Salud pública

100 casos menos de VIH en 8 años: Onusida

En Panamá, en total, se han contabilizado 13 mil 41 casos de personas con VIH.

Comarca Ngäbe Buglé, un región golpeada por el VIH

Temas:

100 casos menos de VIH en 8 años: Onusida 100 casos menos de VIH en 8 años: Onusida Expandir Imagen
100 casos menos de VIH en 8 años: Onusida

El informe más reciente del Programa Conjunto de Naciones Unidas sobre el Sida (Onusida) indica que Panamá, en 8 años, logró reducir un promedio de 100 nuevos casos de virus de inmunodeficiencia humana (VIH).

El documento muestra que en 2010 había unos mil 400 nuevos casos, pero el año pasado el número descendió a unos mil 300. La cifra coincide con las estadísticas del Ministerio de Salud de 2018, que contabilizó mil 302 nuevos casos en el país.

El experto en salud pública Jorge Luis Prosperi manifestó “que hay una discreta reducción, pero no podemos cantar victoria, porque sabemos que las poblaciones que habitan las comarcas indígenas y provincias más pobres no tienen acceso a todas las intervenciones para evitar y tratar esta enfermedad”.

En la comarca Ngäbe Buglé, el año pasado se reportó un total de 71 nuevos casos de infectados con VIH.

Hasta octubre de 2018, en Panamá se han contabilizado 13 mil 41 infectados de VIH desde 1984, cuando se reportó el primer caso en el país, según el Ministerio de Salud.

Panamá logra reducir el número de infectados por el VIH: Onusida

Panamá en ocho años logró reducir “levemente” el contagio del virus de inmunodeficiencia humana (VIH). De un estimado de 1,400 infectados que hubo en 2010 se pasó a 1,300 en 2018.

Así lo plantea el informe global más reciente del Programa Conjunto de Naciones Unidas sobre el sida (Onusida), publicado el pasado 16 de julio, en el que se muestra que la principal reducción se dio en hombres de más de 15 años de edad, pues la cifra de 980 en 2010 descendió a 900 en 2018.

“El número es halagador. Es un ejemplo de trabajo, aunque la incidencia no se ha detenido”, sintetizó el director del equipo de apoyo regional de Onusida para América Latina, César Núñez.

Las cifras del estudio se basan en informaciones proporcionadas por el Ministerio de Salud (Minsa). Sin embargo, asociaciones civiles, que manejan sus propios registros en los que figuran también personas infectadas sin saberlo, discrepan de esta lectura.

“El número de contagios ha aumentado”, indicó la directora de la Asociación Viviendo Positivamente, Dayra García, que junto a otras organizaciones no gubernamentales ha puesto en marcha un sistema para detectar personas con VIH desde 2012 con ayuda del Fondo Mundial para la lucha contra el VIH/sida, la tuberculosis y la malaria.

Tanto Núñez como García coinciden en que los nuevos casos en Panamá se dan, sobre todo, entre la población clave -hombres que tienen sexo con hombres (HSH), mujeres transexuales y trabajadoras sexuales- y sus parejas sexuales.

El documento de Onusida muestra que los nuevos casos siguen apareciendo en Panamá, sobre todo, entre las mujeres transexuales, grupo en el que hay una prevalencia del 22%. Este grupo social, aunque no es el más numeroso de infectados, tiene el riesgo más alto de trasmisión. El organismo también revela una incidencia del virus del 6.7% en HSH, y del 0.6% entre las trabajadoras sexuales.

La terapia es esencial

La medicación disponible hoy en día permite controlar totalmente la infección y, además, hace imposible la trasmisión después de dos semanas de tratamiento. Por eso lo importante es buscar a todas las personas con VIH y someterlas inmediatamente a tratamiento, pero su acceso encuentra obstáculos.

“Las compras de medicamentos retrovirales que se hacen en el país son el principal desafío. En los últimos años han habido dificultades, particularmente en la Caja de Seguro Social, para la adquisición de medicamentos. Incluso, el Ministerio de Salud tuvo que hacerle préstamos para poder cubrir las necesidades. Esto no debe suceder. No es un problema de presupuesto, el dinero está, pero hay una mala gestión”, explicó el experto de Onusida.

Mientras que para García “el sistema de salud debe acoplarse. Es absurdo que no haya compras únicas de medicamentos. Esto nos ahorraría costes y, además, sería más eficiente”.

“También hay que cambiar la ley de compras. La legislación permite a los proveedores que no entreguen los medicamentos a tiempo, después de haber sido aprobada la licitación, pedir prórrogas que se traducen en meses y meses de espera para los pacientes”, añadió.

Panamá se embarcó en la meta 90-90-90, un ambicioso objetivo de tratamiento para contribuir al fin de la epidemia de sida que contempla campañas para invitar a la población a hacerse la prueba. Son válidas, pero insuficientes. “La estrategia de comunicación es muy débil. No hay campañas prolongadas durante todo el año”, subrayó García, quien manifestó que en el caso de la población indígena es aun menos eficaz. (Ver nota relacionada).

El país tampoco ha logrado eliminar la transmisión para los bebés nacidos de mujeres con VIH. Una auténtica desgracia si se tiene en cuenta que la transmisión madre a hijo se puede evitar en un 99% de los casos cuando la madre se encuentra bajo tratamiento y toma una serie de precauciones básicas.

“En diversas ocasiones hemos invitado a las autoridades del Minsa a poner atención a este problema. Creemos que a nivel urbano el trabajo ha sido muy bueno, el desafío está en las comarcas. Esta es una meta que el país puede alcanzar próximamente”, apuntó Núñez.

De hecho, el país tiene una transmisión materno-infantil de VIH de entre 4% y 5%, y la meta establecida por la Organización Mundial de la Salud es de 2%.

Para el experto en Salud Pública Jorge Luis Prosperi, las autoridades de Salud deben esforzarse más para que todos los panameños tengan acceso oportuno a la educación sexual y conozcan cómo protegerse del VIH y las enfermedades de transmisión sexual, las medidas de protección (como el condón), las pruebas diagnósticas y la terapia antirretrovírico continuada.

Prosperi coincidió con lo manifestado por Onusida en su informe de que “aún falta mucho para alcanzar la meta del 90% de las personas en tratamiento con carga viral suprimida”.

Comarca Ngäbe Buglé, un región golpeada por el VIH

En la  comarca  Ngäbe Buglé   el año pasado se registró  un total  de  71  nuevos  casos de virus  de  inmunodeficiencia humana (VIH),  convirtiéndose en una  de las regiones con más  personas contagiadas por el virus,   según el reporte epidemiológico del Ministerio de Salud.

La situación  es  compleja, porque la mayoría de las personas con VIH en la comarca oscilan  entre  15 y 29 años de edad.  Además, en la comarca, el VIH/sida es la tercera causa de decesos (con 48), solo superada por la diarrea (80) y hechos violentos (71).

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan