BRASIL. CASO LAVA JATO.

Ratifican sentencia a Lula

Tres magistrados de Porto Alegre decidieron ratificar y aumentar la privación de libertad al expresidente por ser ‘garante de la corrupción’.

Protestas a favor y en contra

Temas:

El exmandatario brasileño Luiz Inácio ‘Lula’ da Silva compareció ante sus simpatizantes en el Sindicato Metalúrgico de Brasil antes de conocerse el veredicto. El exmandatario brasileño Luiz Inácio ‘Lula’ da Silva compareció ante sus simpatizantes en el Sindicato Metalúrgico de Brasil antes de conocerse el veredicto. Expandir Imagen
El exmandatario brasileño Luiz Inácio ‘Lula’ da Silva compareció ante sus simpatizantes en el Sindicato Metalúrgico de Brasil antes de conocerse el veredicto.

El Tribunal Regional Federal de Porto Alegre complicó ayer con su veredicto las aspiraciones políticas del expresidente brasileño Luiz Inácio Lula Da Silva (2003-2010).

Los tres jueces de la corte de apelaciones: Joao Neto, Leandro Paulsen y Víctor Laus, ratificaron ayer la condena de prisión del juez Sergio Moro a Lula por corrupción y aumentaron la condena de 9 a 12 años y un mes.

Moro condenó en julio pasado al dirigente del Partido de los Trabajadores (PT) tras acreditar en su sentencia que Lula fue beneficiario de un apartamento ubicado en la localidad brasileña de Guarujá, ubicada en Sao Paulo, a modo de soborno por parte de la constructora OAS.

Al momento de explicar su decisión, el juez Joao Neto consideró probado que dicha vivienda no tenía un título de propiedad, con la intención de ocultar que el mismo Lula era el destinatario de ese apartamento.

El magistrado Leandro Paulsen fue más allá y consideró grave que el expresidente “haya sido garante del funcionamiento que vació los cofres de Petrobras”, en referencia al caso Lava Jato.

“Las pruebas aquí recogidas llevan a la conclusión de que, como mínimo, conocía y apoyaba lo que ocurría en el seno de Petrobras, sobre todo en lo relativo a la destinación de buena parte de los sobornos al PT”, argumentó el juez Neto.

“Desafortunadamente, está siendo condenado un expresidente de la República, pero que practicó un delito y pactó directa o indirectamente con la concreción de tantos otros [delitos]”, agregó, citado por la agencia noticiosa AFP.

Da Silva ahora tiene la oportunidad de recurrir judicialmente a la decisión del Tribunal de Porto Alegre.

El abogado del dirigente del PT, Cristiano Zanin, pidió “la nulidad del proceso y de la sentencia”, basándose en una supuesta falta de pruebas.

El magistrado Paulsen aseguró que cuando se resuelvan los recursos judiciales interpuestos por la defensa del exmandatario brasileño, se pedirá su ingreso en prisión.

Antes de conocerse la sentencia, Lula da Silva prometió que iba a pelear hasta el final contra estas resoluciones judiciales.

“Estoy extremadamente tranquilo y con la conciencia de que no cometí ningún crimen”, dijo mientras se encontraba en el Sindicato Metalúrgico de Brasil.

“Que se preparen, porque vamos a volver a transformar a este país”, advirtió ante aquellos que, asegura, tienen montada una conspiración en su contra para que no pueda ser candidato a los comicios presidenciales de octubre.

Más temprano, Lula, acompañado de sus simpatizantes en un acto celebrado en la plaza de Esquina Democrática en Porto Alegre, señaló como responsables de dicho complot al mercado, a una “élite perversa” y a una “prensa mentirosa”.

El expresidente también atacó explícitamente a la cadena de televisión Globo, a la que acusó de librar una campaña mediática contra él. “Dudo que [el presentador del noticiero más visto de la televisión brasileña Jornal Nacional] William Bonner, de Globo, duerma con la conciencia tranquila, yo lo hago. Sé que no cometí ningún delito, él sabe que está mintiendo”, aseveró Lula.

Ahora, la incógnita está puesta en la candidatura presidencial del líder del PT.

Según lo contemplado por la ley conocida como “ficha limpia”, un aspirante presidencial que esté condenado en segunda instancia por la justicia no puede asumir ningún cargo público.

Sin embargo, Lula puede utilizar un recurso judicial denominado “suspensión de ineligibilidad” para poder seguir en la carrera electoral.

Para ello, tendría que presentar una petición para aplicar este recurso ante el Tribunal Supremo de Justicia o la Corte Suprema.

Otro modo de mantenerse como candidato sería que el dirigente del PT pida la suspensión de la sentencia al Tribunal Regional Federal, alegando irregularidades en el proceso.

A pesar de esta sentencia, Lula puede continuar con su campaña presidencial. Si resulta definitivamente inhabilitado, el PT podría presentar un candidato alternativo hasta unos 20 días antes de las elecciones.

(Con información de Folha de Sao Paulo.)

Protestas a favor y en contra

Una vez que los tres magistrados de Porto Alegre justificaron los motivos por los cuales decidieron aumentar la condena por corrupción a Lula da Silva, partidarios y detractores del exmandatario se concentraron en las calles de la localidad brasileña para expresar su punto de vista.

Ante el temor de que se generen enfrentamientos entre ambos sectores, la Policía desplegó francotiradores de élite en los techos de las viviendas y naves patrulleras navales, según constató la agencia Bloomberg.

Igualmente, las autoridades tomaron la decisión de restringir el espacio aéreo sobre el Tribunal Regional Federal de Porto Alegre y cederlo exclusivamente a los helicópteros policiales que patrullaban el edificio de la corte.

En 2016, cuando Lula fue detenido para comparecer ante el juez Moro, hubo un escenario de enfrentamientos entre quienes apoyan a Lula y aquellos que lo
rechazan.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Newsletter