Hollywood contra Iberoamérica

Temas:

El cine iberoamericano se enfrenta en desigualdad de condiciones con Hollywood; así lo manifiestan directores que participaron con sus películas en el Festival Internacional de Cine de Panamá, que terminó ayer.

En 2013, Hollywood proyectó en salas comerciales 685 películas. Si sumamos todas las películas hechas en Iberoamérica el mismo año la cifra llega a 722. Es decir, una sola industria hizo casi la misma cantidad de títulos que una veintena de países juntos.

El mayor éxito de Hollywood el año pasado fue Iron Man 3, que recaudó mundialmente mil 215 millones de dólares. El logro más notable del cine latinoamericano en 2013 fue la comedia mexicana No se aceptan devoluciones, que obtuvo 100 millones de dólares.

Mientras que una superproducción de la meca del cine llega sin esfuerzo a 90 países del mundo, los títulos en español o portugués, con suerte llegan a 40 destinos o menos, salvo que sean dirigidas por Pedro Almodóvar o Guillermo del Toro.

Incluso en su propio territorio el combate no pinta a favor de la producción nacional.

Por ejemplo, el drama romántico Cristo Rey (República Dominicana), de Leticia Tonos, salió con 30 copias en su país, cuando una producción comercial de Hollywood lo hace con el doble o más.

Odio el amor hará su debut en México este 6 de junio. Su director, Humberto Hinojosa, aún no tiene idea del “número exacto de copias, pero será un número importante”. Lo que sí sabe es que cuando una cinta estadounidense visita su patria lo hace con “no menos de 800 copias”.

Mientras que el plan de Diego Quemada-Diez, responsable de La jaula de oro (México/España), es pasar por México con unas 100 copias.

Por su lado, Gustavo Fallas recuerda que su película Puerto Padre (Costa Rica), “salió con una sola copia en la Garbo, una sala de arte y ensayo de San José”.

A su compatriota Neto Villalobos le fue un tanto mejor con su drama cómico Por las plumas, pues estuvo en casa con 7 copias. Mientras, una protagonizada por George Clooney o Johnny Depp aparece por tierras ticas con 20 copias, de acuerdo con cálculos de Fallas y Villalobos.

El Mudo, de Daniel y Diego Vega, estará en su Perú natal el 5 de junio y aún no tiene claro con cuántas copias, pero cuando se trata de un título importante de Hollywood son 70.

Mientras que Iron Man 3 tuvo un presupuesto de 200 millones de dólares (sin incluir los gastos de promoción), No se aceptan devoluciones se rodó con 5.5 millones de dólares.

El superhéroe de las tiras cómicas pasó por 4,273 salas de Estados Unidos y Canadá. La comedia mexicana, en su punto más alto, estuvo en 978 salas estadounidenses.

La clave para seguir adelante es el recorrido que pueda tener un largometraje tanto dentro como fuera de sus fronteras.

Iron Man 3 se dio su vuelta por 91 países y No se aceptan devoluciones todavía no ha llegado a 30 países.

“De nada sirve estrenar una película en una sola sala para que la vean 100 personas. Es importante que nuestras películas se queden en nuestros países y además vayan al extranjero, algo que ocurre cada vez más, y que nuestros compatriotas se sientan orgullosos de su cine”, explica Manuel Martín Cuenca, director y coguionista de Caníbal (España), quien como el resto de los consultados, participó con sus producciones en el Festival Internacional de Cine de Panamá.

SALIR ADELANTE

Una manera de salir de casa es hacer coproducciones. Allí está el documental Tango de una noche de verano (Argentina/Alemania/Finlandia), que si bien no se ha estrenado todavía en las salas argentinas, ya se proyectó en Alemania, “la semana pasada con 40 copias y ya ha alcanzado una cifra récord de 30,000 espectadores”, señala su productora Gema Juárez Allen.

Aunque no todas las historias son de alegría. Diego Quemada-Diez recuerda que en España La jaula de oro (México/España) “fue un desastre comercial por falta de una promoción adecuada”.

Ahora, un desenlace feliz. Javier Ruiz Caldera, director de 3 bodas de más(España), dice con orgullo que su comedia romántica estuvo con 300 copias por su país. “Hicieron una maravillosa campaña de promoción que convirtió a 3 bodas de más en la película española más taquillera estrenada en 2013, así que yo estoy feliz por ello”.

El lío es sobrevivir en su propio territorio y después pensar en otros lugares.

“Una película española pequeña, si cuenta con una distribuidora importante, sale con 50 o hasta 70 copias, pero cuando le toca al productor costear sus copias entonces salen con 8 o 10 y con ellas tratar de mostrarla por toda España”, enumera Luis Tosar, intérprete de Celda 211.

Manuel Martín Cuenca muestra la otra cara de la moneda en España. “Los grandes lanzamientos de Hollywood como mínimo llegan entre 200 y 300 copias, y a veces copan hasta 600 pantallas. Se ha dado algún caso excepcional que una sola película ha ocupado casi 900 copias”.

En Argentina, cuando un peso pesado de la llamada meca del cine pasa por allí lo hace con hasta 300 copias, detalla Gema Juárez Allen.

Luis Tosar lamenta que el mercado en Iberoamérica se someta al sistema de la primera semana, heredado de Estados Unidos.

O sea, si en siete días una cinta no logra colarse entre las más vistas, ya va de salida, indica Tosar, “cuando se sabe que el cine independiente funciona a partir de una relación a largo plazo” para que pueda encontrar su audiencia, y entonces la solución “es moverla mucho por los festivales de cine para darle a conocer”.

¿Qué opinan de esa lucha, desigual, por el mercado entre Hollywood e Iberoamérica?

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Post anteriores

Newsletter