MISIÓN

La sonda Juno de la NASA llega a su esperada cita con Júpiter

'Bienvenido a Júpiter', dijo un comentarista en el control de la misión en el Jet Propulsion Laboratory de la NASA, en Pasadena, California.

Temas:

Juno, una misión de mil 100 millones de dólares lanzada el 5 de agosto de 2011, va de igual modo a cartografiar los campos gravitacionales y magnéticos de Júpiter para determinar su estructura interna. Juno, una misión de mil 100 millones de dólares lanzada el 5 de agosto de 2011, va de igual modo a cartografiar los campos gravitacionales y magnéticos de Júpiter para determinar su estructura interna.

Juno, una misión de mil 100 millones de dólares lanzada el 5 de agosto de 2011, va de igual modo a cartografiar los campos gravitacionales y magnéticos de Júpiter para determinar su estructura interna. Foto por: AFP

Modelo escala de la sonda Juno. Modelo escala de la sonda Juno.

Modelo escala de la sonda Juno. Foto por: AFP

La sonda Juno comenzó a orbitar Júpiter sobre la medianoche del lunes, 4 de julio, un importante triunfo para esta misión de mil 100 millones de dólares que busca descubrir los orígenes del mayor planeta del sistema solar.

"Bienvenido a Júpiter", dijo un comentarista en el control de la misión en el Jet Propulsion Laboratory de la NASA, en Pasadena, California.

La sala estalló en vítores cuando el observatorio propulsado por energía solar, que viajó 2 mil 700 millones de kilómetros desde su lanzamiento hace cinco años desde Cabo Cañaveral, Florida, ingresó exitosamente en la órbita de Júpiter a las 23H53 (03H53 GMT del martes).

LA MISIÓN

Cinco años después de su lanzamiento, la sonda Juno de la NASA llega a la órbita de Júpiter.

La sonda de casi cuatro toneladas, impulsada por energía solar, efectuará una serie de 37 sobrevuelos alrededor de Júpiter, la mayor parte entre 10 mil y 4 mil 667 kilómetros sobre la espesa capa nubosa, durante una misión científica de 18 meses.

Hace más de 20 años, la misión Galileo de la NASA permitió estudiar las lunas de Júpiter, entre ellas Europa, dotada de un océano de agua bajo su espesa capa de hielo, donde podrían existir organismos vivos.

Los sobrevuelos de Juno serán mucho más próximos al planeta gigante que el precedente récord de 43 mil kilómetros establecido por la sonda estadounidense Pioneer 11 en 1974.

Dada la distancia entre Júpiter y la Tierra, unos 869 millones de kilómetros, la señal de radio de confirmación del encendido del motor llegará a los controladores de vuelo 48 minutos después, a las 04H06 GMT.

Después de las dos primeras vueltas de 53.5 días, Juno se colocará a partir de octubre en una órbita de 14 días que le hará pasar sucesivamente cerca de los dos polos.

Durante sus sobrevuelos, los instrumentos de la sonda penetrarán la espesa capa de nubes para estudiar las gigantescas auroras boreales, su atmósfera y su magnetósfera.

"Juno se acercará a Júpiter a una distancia sin precedentes para desentrañar sus misterios", destacó la responsable del programa de la NASA, Diane Brown.

Uno de los objetivos principales de la misión será comprender mejor de qué se compone el interior, hasta ahora inobservable, del planeta gigante.

Juno, una misión de mil 100 millones de dólares lanzada el 5 de agosto de 2011, va de igual modo a cartografiar los campos gravitacionales y magnéticos de Júpiter para determinar su estructura interna.

Los nueve instrumentos de la sonda, entre ellos varios europeos (incluidos franceses e italianos), van igualmente a medir las emisiones radiométricas de la atmósfera profunda del planeta, lo que permitirá conocer su composición, su estructura térmica y su ambiente ionizado.

"Hoy no se sabe si Júpiter posee o no un núcleo central", explicó Tristan Guillot, director del Centro Nacional de Investigación Científica de Francia y miembro del equipo científico de la misión Juno, precisando que la sonda va a permitir hacer "mediciones 100 veces más precisas".

Juno no solamente debe ayudar a desentrañar los secretos que encierra Júpiter, sino también suministrar nuevos índices sobre las condiciones imperantes al momento del inicio del sistema solar, cuando el planeta gigante estaba en formación.

Los responsables de la misión advierten sobre los riesgos potenciales para Juno al aproximarse tanto al planeta.

Mencionan principalmente la capa de hidrógeno -90% de la atmósfera-, sometida a tal presión que actúa como un poderoso conductor eléctrico.Según los científicos, este fenómeno combinado con la rápida rotación de Júpiter -un día jupiterino dura solamente 10 horas terrestres- generan un campo magnético muy potente que rodea al planeta y puede amenazar a la sonda.

Para protegerse de las fuertes radiaciones, Juno está provista de una sólida armadura de titanio que cubre sus instrumentos electrónicos, su computador a bordo y sus cables eléctricos.

De 172 kilos, esta bóveda reducirá las exposiciones a las radiaciones 800 veces en comparación con la parte no protegida. Juno lleva a bordo tres estatuillas Lego hechas de aluminio.

Representan a Júpiter, el rey de los dioses en la mitología romana; a su esposa y hermana Juno; y a Galileo, el científico italiano que descubrió las cuatro grandes lunas de Júpiter.

Hace más de 20 años, la misión Galileo de la NASA permitió estudiar las lunas de Júpiter, entre ellas Europa, dotada de un océano de agua bajo su espesa capa de hielo, donde podrían existir organismos vivos.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Newsletter