MAL SOCIAL

Indigencia, un mal social sin superar

Al caer la noche, las   calles de la ciudad de Panamá  se convierten en albergues para personas con  problemas de alcohol  y drogadicción.

Temas:

Decenas de personas terminan en la calle a consecuencia de sus adicciones. Familiares suelen abandonarlos. Decenas de personas terminan en la calle a consecuencia de sus adicciones.  Familiares suelen abandonarlos. Expandir Imagen
Decenas de personas terminan en la calle a consecuencia de sus adicciones. Familiares suelen abandonarlos. LA PRENSA/Ana Rentería

Reynaldo Argüelles, un panameño de 72 años y figura delgada por su desnutrición, deambula a diario por la ciudad, tras ser abandonado por su familia debido a su problema con las drogas. Argüelles duerme por doquier, con el piso como cama y el cielo como techo. 

Él forma parte de los más de 500 indigentes –según estimaciones de la Alcaldía de Panamá– que encuentran un refugio debajo de cada puente vehicular, parada de autobuses, lote baldío o callejón de la ciudad.

En medio de su situación, Argüelles recuerda que crió y educó a ocho hijos, todos profesionales, y hoy está solo porque no logró superar su enfermedad.  

Cuenta que su adicción comenzó siendo joven, y con el pasar de los años lo consumió.

Su único compañero es un cachorro que lo sigue en su tarea de recoger latas, botar basura y pedir dinero.

Reconoció que cayó en la indigencia por las malas compañías y ahora no tiene casa ni logró jubilarse porque perdió su trabajo.

“Esta vida es dura, cualquiera se muere en las calles si no es fuerte. Yo sufro por esto, yo sufro por vivir en la calle”, relató mientras revisaba una bolsa de basura.

PROBLEMA SOCIAL 

La socióloga Rubiela Sánchez manifestó que hay múltiples factores que llevan a una persona a pernoctar en las calles como las drogas, el alcoholismo, enfermedades de transmisión sexual, la pérdida del empleo o el simple hecho de ser vieja.

Sin embargo, destacó que la drogadicción es el mayor problema que confronta la sociedad, en todos los estratos sociales, además de la desintegración familiar.

Recomendó al Gobierno crear programas de prevención de sustancias narcóticas y alcoholismo, en los que profesionales de la salud brinden apoyo a las personas.

CÍRCULO VICIOSO

En la Dirección de Gestión Social de la Alcaldía de Panamá, el tema de la indigencia es considerado un círculo vicioso, ya que a pesar de los operativos que ejecutan semanalmente, las personas captadas vuelven a la calle, porque no hay ley que las obligue a mantenerse en los albergues.

Isaac Atencio, director de esta oficina de la comuna capitalina, detalló que cuentan con un programa de ayuda y resocialización que, en conjunto con la fundación de Rehabilitación de Marginados (Remar), brindan asistencia social, alimentación y desintoxicación a las personas con problemas de adicción. 

Atencio informó que, al mes, desembolsan 16 mil dólares a Remar para que brinde albergue, alimentación, atención médica, agua potable y orientación a los indigentes.

Cada indigente desintoxicado (por un período de tres meses) le cuesta al Municipio de Panamá 100 dólares; sin embargo, no todos completan el proceso. Solo un 10% lo logra.

Por su parte, María Olmedo, directora de Comunicación de Remar, detalló que de 2000 a 2002 se inició el convenio de ayuda mutua con la Alcaldía de Panamá. Ese año fue suspendido y reactivado en 2009 hasta la fecha.

Destaca que al mes atienden 200 indigentes, quienes son retirados de las calles por personal de la alcaldía y trasladados al albergue en Chilibre, donde inician su proceso de desintoxicación (en su mayoría) y control médico por las diferentes patologías que presentan.

Olmedo señaló que el plan de tratamiento es de tres meses, pero buen porcentaje se queda más tiempo por su problema de adicción. Una vez completada esta fase, se incorporan a su familia y al trabajo.

PROYECTO A FUTURO

Desde la Dirección de Gestión Social de la Alcaldía de Panamá se informó que para 2016 se busca ampliar el programa de apoyo a indigentes con ayuda de la Iglesia católica, habilitando un centro de atención en el antiguo San Vicente de Paúl, en el corregimiento de Santa Ana.

El monto para esta iniciativa no se especificó, aunque Atencio señaló que saldrá del presupuesto al que aspira la entidad el próximo año, que asciende a 203 millones de dólares.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan