Ciudad de gente

La santidad de las aceras: entrevista con Luis Alfaro

En medio del desarrollo de la ciudad de Panamá, la seguridad de los peatones es aún tarea pendiente.

Temas:

Alfaro dice que las aceras deberían ser el lugar más sagrado de la ciudad, pero es el más violado. Alfaro dice que las aceras deberían ser el lugar más sagrado de la ciudad, pero es el más violado. Expandir Imagen
Alfaro dice que las aceras deberían ser el lugar más sagrado de la ciudad, pero es el más violado.

 

Para Luis Alfaro, arquitecto y paisajista, las aceras son el lugar más sagrado de una ciudad. Al menos en teoría. En esta ciudad, dice, son de los espacios más violentados. La seguridad de los peatones no es una de las prioridades de las autoridades municipales cuando, explica Alfaro, debería ser el principal objetivo.

El arquitecto defiende con vehemencia la construcción y el cuidado de las aceras en la ciudad. Quizás es por eso que en redes sociales lo bautizaron como el señor de las aceras. Lo acepta con honor; está convencido que humanizar esta ciudad debería ser la prioridad para todos. 

 

¿Cómo describiría a la ciudad de Panamá?

 

Es un paraíso de biodiversidad, paisajes. Es vibrante, en crecimiento y en apogeo.  Es una ciudad con muchos retos por delante con una rica historia y con un futuro prometedor.

 

¿Qué tan amable es la ciudad para sus habitantes?

 

Con algunos es más amable que con otros. Panamá es una ciudad diseñada para los conductores y hay muy pocas consideraciones para los peatones, que son la mayoría de la población. Todos los que utilizan transporte público son peatones. Y las consideraciones de seguridad y comodidad en espacio público son casi nulas. Hasta recientemente era un tema que no se abordaba. Es un tema difícil y que ha sido olvidado por mucho tiempo. Pero a medida que la ciudad recupere estos espacios peatonales, tendrá una mejor movilidad, será más humana y con mayor calidad de vida para sus ciudadanos y sus visitantes

 

¿Hay conciencia sobre la importancia de las aceras?

 

Muchas personas lo entienden desde antes que se hicieran las nuevas aceras. Pero si no te bajas de un carro no lo vas a entender. Mucha gente piensa que no se puede caminar por el clima cuando la mayor parte de los habitantes caminan sus trayectos. Las aceras son la parte más importante del espacio público. 

 

¿Esta resistencia es normal en las ciudades, o es algo característico de esta en particular?

 

Es normal. Esto es parte de lo que sucede en todos lados cuando hay cambios. Pero no van a obligar a nadie bajarse del carro. La calle hay que compartirla. Tenemos que tener espacios seguros y cómodos para los peatones, no solo para los conductores. Es imposible que todos los ciudadanos sean conductores. No hay espacio y la infraestructura es más costosa. 

 

El diseño de la ciudad tampoco ayuda mucho a la movilidad. ¿Estamos en el camino para enderezar esos errores?

 

Sí estamos en camino. Habrán avances y retrocesos, pero el norte es claro: hay que humanizar la ciudad y compartirla con todos los ciudadanos. No podemos perpetuar esta ciudad desigual en la que se le da espacio a los que tienen auto. Las aceras deben existir y deben ser seguras. No sé por qué pensamos que poner estacionamientos es más importante que la seguridad humana en la calle. Es una aberración total. El Municipio está obligado a dar aceras a sus ciudadanos. Estacionamientos no es una obligación.

 

¿Qué tan necesario es construir más estacionamientos?

 

Es necesario, pero ocupan enormes cantidades de espacio y son carísimos de construir. Cuando ocupas mucho espacio, el espacio es limitado, no se puede volver a crear. Una ciudad es un sitio con espacio limitado, así que el espacio para estacionamientos siempre será limitado. Los suelos se deben utilizar de forma eficiente. Planchas de estacionamientos a un nivel es el uso de suelo más ineficiente que se puede hacer. Hay que sacar los estacionamientos de las aceras. Los estacionamientos se pueden poner donde sea, las aceras no, tienen que estar en la calle. Ese no debería ser un conflicto siquiera. No podemos gastar los espacios en estacionamientos porque tenemos que tener parques, comercios, viviendas. Estamos gastando todo el espacio disponible de forma ineficiente con estacionamientos de una sola plancha. Un estacionamiento es un espacio menos de vivienda en la ciudad. Expulsas de la ciudad a la gente más vulnerable para hacer un estacionamiento.

 

¿Qué tan complicado es combatir el pensamiento de que las buenas aceras son un privilegio más que un derecho?

 

Las aceras aquí son el lugar de la excepción. Es donde van a poner postes, basureros, mupis, bancas, basura. El que debería ser el lugar más sagrado de la ciudad es el más violado. 

 

¿Esa tendencia se combate con castigo?

 

El problema de las aceras no es solamente estacionamientos. Ojalá las multas que ponga el Municipio incluya todas las infracciones sobre las aceras. Pero estamos peor en los cruces peatonales que en las aceras. En Panamá casi no hay cebras, sino puentes anti peatón, que son incómodos, y a los únicos a los que le gusta son a los conductores porque no los utilizan. Esta no es una solución. La solución es compartir la calle. Hay gente que se siente ofendida con colocar un semáforo para detenerse y dejar a la gente pasar. La velocidad es incompatible con la seguridad humana. 

 

¿El automóvil dicta las políticas públicas de movilidad?

 

Lo que dicta estas políticas es la comodidad de los conductores, que usualmente son los que hacen calles y ciudad y que nunca en su vida han caminado más de dos cuadras. Si esas personas no tienen experiencia de caminar terminamos con lo que tenemos hoy día.

 

¿En qué etapa estamos del empoderamiento de espacios públicos como parques y plazas?

 

Panamá tiene espacios públicos de buena calidad. Cada vez las personas los utilizan más porque han mejorado su calidad. Pero todavía tenemos muy pocos. Tenemos 2 metros cuadrados de área verde por habitante cuando la Organización Mundial de la Salud recomienda entre 10 y 15 metros cuadrados por habitante. Parte del problema es que ocupamos espacios disponibles en estacionamientos. 

 

¿Qué es lo que menos le gusta de la ciudad de Panamá?

 

La falta de empatía que hay en la ciudad, la marcada división de clases que sale a relucir en la calle. Construimos una ciudad para los pocos y a los muchos los tenemos en el olvido y en la inseguridad. Una persona que camina le cuesta menos al Estado que alguien que maneja un auto. Tampoco es que me gusta mucho el tramo marino de la cinta costera.  

 

¿Y lo que más le gusta?

 

Los paisajes, la gente, la biodiversidad, la arquitectura, la diversidad cultural y humana de esta ciudad.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan