Gracias por venir, Alicia

Alicia Mon Chambers tocó varias veces a la puerta del edificio donde se imprime el diario La Prensa, un espacio que tomó como su segundo hogar y donde cumplió su sueño: ser una periodista cultural.

Si bien es cierto que fue contratada como reportera-redactora de Vivir+ el 10 de enero de 2012, la primera vez que caminó por la Corporación fue en enero de 2009 para hacer su primera práctica profesional de un mes en la revista Weekend.

Algunas notas que escribió Alicia están disponibles aquí

Temas:

Gracias por venir, Alicia (1) Gracias por venir, Alicia (1)

Gracias por venir, Alicia (1)

Gracias por venir, Alicia (2) Gracias por venir, Alicia (2)

Gracias por venir, Alicia (2)

Gracias por venir, Alicia (3) Gracias por venir, Alicia (3)

Gracias por venir, Alicia (3)

Alicia, quien tenía 20 años por entonces, llegó a La Prensa para quedarse, y para siempre.
 
 
Esta panameña, nacida el 20 de junio de 1988, graduada como licenciada en Periodismo en la Universidad de Belgrano, en Buenos Aires (Argentina), hizo una segunda práctica –esta vez de tres meses- para las revistas Weekend y Ellas en 2010.
 
 
Regresó a suelo patrio con diploma en mano a finales de 2011, decidida a continuar su carrera en las páginas de La Prensa, esas páginas en que su pluma brilló al escribir de sus pasiones: la música, la danza, la literatura y demás formas de hacer arte.
 
 
Quienes editaron sus textos describen su estilo de redacción:  “Alicia era como un cascabel, sonora y amorosa; siempre cantando y chisteando, y con ese mismo buen ánimo enfrentaba sus coberturas. Su estilo de escribir, a imagen y semejanza de su corazón, era vibrante. Sus textos eran iguales a sus ojos, un conjunto de chispas que abrazaban toda la alegría posible”. 
 
 
Alicia, en tan solo tres años y cinco meses de ser asociada de la Corporación, escribió -por voluntad propia- e imprimió su nombre en casi todas las secciones y revistas de La Prensa.  
 
 

Para volver tantas veces, solamente se puede concluir que ese es mi lugar, mi casa, mi patio de juegos y mi escuela. Gracias, #La Prensa

Alicia Mon Chambers Tomado de Facebook
 
Su trabajo era, literalmente, su vida. Su entrega por su profesión era tal que no le importaba sacrificar noches y días libres para hacer una cobertura, independientemente de dónde fuera.
 
Lo suyo era trabajar bajo presión, pero con pasión. Ella decía que si había luchado tanto para ser periodista de La Prensa, no podía hacer otra cosa que no fuera dar lo mejor de sí en cada entrega. Tenía la convicción de que cuando se trabaja con amor los frutos que germinan serían más que hermosos.  
 
El periodismo fue su complemento perfecto, pues escribía de todo aquello que le apasionaba. 
 
 
El entusiasmo que sentía por su carrera quedó plasmado en sus publicaciones. “Nunca dejaré de dar gracias a Dios por la más grande iluminación mental que me dio al momento de decidir que quería ser periodista”, plasmó en Facebook en una ocasión.  
 
 
MÚSICA Y DANZA
 
Su vida tenía una banda sonora. Llegaba a la redacción, se sentaba frente a su computadora y, mientras se organizaba, los audífonos la acompañaban. “Tú lo que quieres es que yo busque a mi capitán”, cantaba el coro de El capitán, tema de Juan Luis Guerra, rompiendo así el silencio del pasillo, y seguía escribiendo.
 
 
Así la recuerdan en Vivir+, que la escuchaban sin querer queriendo. Era imposible no oírla y no sentir curiosidad por saber qué escuchaba. “Ponme a prueba, pregúntame y la que sea te la canto”, le dijo una vez a una compañera de la sección.
 
 
No sé sabe cómo hacía, pero para cada situación tenía un tema. Hace un par de años notó que una de sus compañeras estaba triste, por lo que se le acercó y le preguntó si podía saber qué le pasaba, y añadió: 'Recuerda, como dice Diego Torres: hay que [y cantaba]: tratar de estar mejor”.
 
 
Otro tema que cantaba con frecuencia desde su puesto era Y dale alegría a mi corazón, de Fito Páez. Lo hacía con todo el cuerpo y con una sonrisa que contagiaba.
 
 
Y no solo sabía de música popular. En una ocasión se le escuchó mientras entrevistaba por teléfono al pianista Jaime Ingram, y era como ser testigos de la conversación de dos viejos amigos. Se reía y le preguntaba sobre la dificultad de interpretar la pieza “tal” de piano, o el soneto que no se nombra en este texto porque desconocemos cómo se titula. Alicia conocía a los clásicos casi tan bien como las piezas de moda, y eso le hacía ganarse la amistad, así como el respeto de los entendidos. Por eso, ella era música y nunca jamás será silencio.
 
 
La danza se convirtió en su otro amor y fue la protagonista de varios de sus textos.
 
Escribir sobre danza era su forma de proyectar su entorno, que al igual que el ballet, era siempre alegre, rítmico... iluminado. Sus palabras transcribieron las coreografías de Petipa, Ivanov y Reisinger, y abarcaron mucho más que una vocación. Fue su forma de vida, su convicción y una huella indeleble entre sus lectores.
 
 
AMOROSA Y SOCIABLE  
 
 
“¡Ay, mi amor!”, exclamaba Alicia con una carcajada al momento que alguien en la redacción decía alguna imprudencia o una que otra inocencia, y esa se convirtió en la frase de todos.
 
 
Era una fuerza que movía todo a su paso. No es sorpresa que haya tocado (o mejor dicho, zarandeado) a tantos.
 
 
“¡Ay Fulanita, tan bella, cómo la quiero, mua!”, decía después de una conversación con alguien.
 
 
“¿Tú quieres a todo el mundo, entonces?”, le preguntaba una de sus compañeras en broma, porque ella no se había percatado de que realmente era así. 
 
Alicia veía lo positivo en la gente, y repartía abrazos sin pena. Quería con ganas, y su confianza era plena. Sus amigos eran lo más valioso. Lejos de ser perfecta, era una buena amiga.
 
 
“¡Hola, gorda!”, así saludaba a algunas de sus amigas más íntimas del diario, con su característico cantadito argentino y con un high-five, y especialmente en los días malos ese saludo era como un pinchazo que desinflaba a cualquier amargura. 
 
Aún sus amigos escuchan su risa y sus cantos en los pasillos, y a pesar de las lágrimas que brotan, también se dibuja una sonrisa en el rostro de todos en La Prensa cuando la recuerdan. 
 
Alicia jamás pasaba inadvertida por nadie, ni nunca caerá en el olvido. 
 
 
POR LOS PUESTOS
 
Cuando estaba concentrada escribiendo, no había forma de llamarle la atención, ni cuando era hora de comer. Pero cuando no estaba en cierre, jamás se encontraba en su puesto. Es más, pasaba más tiempo sentada sobre el escritorio de sus compañeross
 
Sin importar lo que tenían sobre el mismo, echaba todo a un lado y ahí se acomodaba. Por más que se hiciera el intento de concentración, era imposible con su risa, aquella que iba agarrando más fuerza y magnitud a medida que soltaba cada carcajada.
 
 
Las paredes de la redacción también la escucharon hablar de su mejor amiga, la Sra. Geneva, su amadísima mamá, y de sus queridas perritas ‘Charlotte’ (q.e.d.p.) y ‘Camila Antonia’.
 
 
Alicia se convirtió rápidamente en una persona en que todos sabían que podían confiar. Jamás se le escuchó decir algo malo de alguien, y a veces era dramática, pero eso era parte de su encanto. 
 
 
Cada vez que alguien decía algo fuera de lo usual, solo lo miraba  y le decía: “jamás había conocido a alguien como tú” o “you’re such an extraordinary person”.
 
 
Ahora, ¿quién se sentará sobre los escritorios de sus amigos en La Prensa?  
 
 
Alicia siempre estuvo agradecida con la Corporación por obsequiarle la oportunidad de escribir. “Para volver tantas veces [a La Prensa], solamente se puede concluir que ese es mi lugar, mi casa, mi patio de juegos y mi escuela”, afirmó  en una ocasión en Facebook.
 
 
Ahora La Prensa le agradece a ella. Como cantaba su querido Cerati: Gracias por venir, Alicia.
 
 
(Esta fue una colaboración hecha con amor de Daniel Domínguez Z., Helkin Guevara, Fanny Arias, Verónica Gutiérrez, Karla Jiménez, Vanessa Crooks, Thalia Morales, Anaximena Esquivel, Tamara Del Moral,  Irlanda Sotillo, Rella Rosenshain, Roy Espinosa, Vincent Shakespeare, Felícita Chávez y Miguel Arrocha)

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan