Día Mundial contra el Cáncer

La reconstrucción mamaria, un arte que restaura la feminidad

En Panamá se puede borrar la cicatriz que deja el cáncer de mama gracias al Programa de Reconstrucción Mamaria del Instituto Oncológico Nacional.

Testimonios para tomar acciones contra el cáncer

Temas:

El Instituto Oncológico Nacional ofrece varios tipos de reconstrucción de mama a las pacientes sometidas a la mastectomía, además de la reconstrucción del pezón, así como el tatuaje de este y de la areola. El Instituto Oncológico Nacional ofrece varios tipos de reconstrucción de mama a las pacientes sometidas a la mastectomía, además de la reconstrucción del pezón, así como el tatuaje de este y de la areola. Expandir Imagen
El Instituto Oncológico Nacional ofrece varios tipos de reconstrucción de mama a las pacientes sometidas a la mastectomía, además de la reconstrucción del pezón, así como el tatuaje de este y de la areola. Fotolia

La cicatriz que le dejó una mastectomía radical del seno derecho le recuerda a Marianela Pereira que ha ganado una batalla. Que ha sido valiente. Que ha vencido al cáncer de mama por sus hijos.  

Pero, a la vez, esa cicatriz en el espacio de su pecho plano la hacía sentir "mutilada".  

Así lo piensa esta paciente del Instituto Oncológico Nacional (ION), quien se considera afortunada al tener una segunda oportunidad gracias a la reconstrucción de seno. 

Hace ocho días entró al quirófano, pero esta vez para ser intervenida por el cirujano plástico y reconstructivo Abraham Malca, del Programa de Reconstrucción Mamaria del ION, quien le colocó un implante. En enero de 2014 ya había sido operada para colocarle un expansor de tejido, el cual sería llenado poco a poco para crear el espacio esperado en el montículo mamario y así recibir la prótesis posteriormente. 

El año 2012 fue difícil para ella. Tras ser diagnosticada con cáncer de seno en enero, recibió un tratamiento de quimioterapia durante siete meses, y en diciembre se le hizo la mastectomía. 

"Durante el período de la mastectomía quedé sin cabello. Es difícil porque no te quieres ver en el espejo mutilada. Las personas te dicen que la vida continúa, y tú sabes que sí, pero es muy difícil", cuenta Pereira, de 49 años. En su caso, sus tres hijos fueron "mi motivación para seguir adelante" y tomar la decisión de reconstruir su seno.

"Yo creo que todas las mujeres deberían darse la oportunidad de hacerse la reconstrucción".

Marianela Pereira Paciente de cáncer de mama del ION

Dar ese paso le dio miedo. "La idea de hacerse la reconstrucción mamaria da temor porque después de pasar por la mastectomía, uno tiene miedo de volver a operarse, pero, al mismo tiempo, te sientes incompleta, y no sabes cómo afrontar el mundo porque no estás completa. En ese punto es cuando consideras la idea de la reconstrucción, y sientes que sería como volver a nacer. Es como si te dijeran que hay una segunda oportunidad para ti". 

Más adelante, Pereira se someterá a otra intervención en la que se le colocará una prótesis en su seno sano, para que haya simetría entre ambos.   

"Yo creo que todas las mujeres deberían darse la oportunidad de hacerse la reconstrucción", dice Pereira, cuyos hijos la ven como su heroína. Sin embargo, el porcentaje de mujeres que se someten a ello es bajo, ya que la mayoría siente temor.  

Pereira las alienta a hacerlo, hoy en el Día Mundial contra el Cáncer. "Yo tengo que buscar lo que me haga sentir bien. Pude superar el cáncer. Si pude con la mastectomía, tengo que poder con esto [la reconstrucción]". 

Este programa –que recibe el apoyo de FundAyuda, así como de FundaCáncer y otros grupos–, se inició en 1974, fecha en que se incorpora al ION el doctor Jorge Selles del Castillo, especialista en cirugía plástica y reconstructiva, indica el ginecólogo oncólogo Aníbal Villa-Real, director del nosocomio. 

A la fecha, el doctor Selles del Castillo continúa haciendo reconstrucciones junto con los cirujanos plásticos y reconstructivos Adalberto Mayorga, Abraham Malca, Roberto Tribaldos y José Miguel Samudio-Horna. 

La cicatriz que deja el cáncer se puede borrar. Según cifras del Departamento de Registros y Estadísticas de Salud del ION, en 2013 se hicieron 154 intervenciones relacionadas con la reconstrucción mamaria; en 2012 fueron 192 y en 2011 se registraron 173.

Reconstruir la feminidad

Contrario a otros países latinoamericanos, Panamá le da la oportunidad a aquellas pacientes sometidas a una mastectomía por cáncer de mama a recuperar parte de su feminidad mediante la reconstrucción mamaria. 

Esto es posible gracias al Programa de Reconstrucción Mamaria del Instituto Oncológico Nacional (ION), un servicio que según el director del hospital, el doctor Aníbal Villa-Real, "ha ido en crecimiento en la medida en que hemos aumentado la atención de pacientes con cáncer de mama, y por haberse incorporado otros profesionales a esta actividad". 

De hecho, es el primero en la región en efectuar la reconstrucción sin costo, afirma Villa-Real. La importancia de ello aumenta si se toma en cuenta que el cáncer de mama ha sido el de mayor incidencia en el ION desde 2003 hasta la fecha, según el Departamento de Registros y Estadísticas de Salud del ION.

Las candidatas

El cirujano plástico y reconstructivo José Miguel Samudio-Horna, miembro del Programa de Reconstrucción Mamaria del ION, explica que para una reconstrucción mamaria se toman en cuenta la edad, contextura, porcentaje de grasa corporal, tejido con el que se cuente para hacer la reconstrucción, así como qué tipo mastectomía se le hizo.

Cuando el oncólogo o el cirujano oncólogo de la paciente indica que está libre de enfermedad, se le informa que es candidata para la reconstrucción. Si ella la desea, es atendida por un cirujano plástico y reconstructivo del ION, quien le indica cuál es su mejor opción de reconstrucción.

La reconstrucción podría ser inmediata –es decir, que se puede empezar durante la cirugía de la mastectomía– o se lleva a cabo luego de que se recupere de ella.

Sin embargo, no todas deciden hacerse la reconstrucción, ya sea por temor a ser operadas nuevamente, o por factores socioeconómicos, plantea Samudio-Horna.

Formas de reconstruir 

De todas las cirugías plásticas realizadas en el ION, la reconstrucción mamaria es la más frecuente.

Entre los tipos de cirugías reconstructivas de mama que realiza el ION están la reconstrucción con expansor de tejido mamario, así como la reconstrucción con colgajo de abdomen (colgajo miocutáneo de recto abdominal transverso o TRAM, por sus siglas en inglés) y con colgajo de espalda (de músculo dorsal ancho, o de músculo dorso epigástrico).

La Prensa Expandir Imagen
La Prensa

En el caso de la reconstrucción con expansor, se crea un "bolsillo virtual" debajo del músculo mamario para poner el expansor –similar a un implante, pero desinflado–, de manera que este quede protegido.  

El expansor es llenado por el cirujano plástico cada una o dos semanas a través de una pequeña válvula, y así "se comienza a hacer la expansión del tejido", hasta que el expansor sea reemplazado por un implante. 

Por otro lado, en la reconstrucción mamaria con colgajos, el cirujano traslada parte de ciertos músculos del abdomen o de la espalda para darle tamaño y forma, explica Samudio-Horna. Algunos casos pueden requerir la implantación de la prótesis, mientras que otros no.

De estas, la técnica de expansor ha sido la más frecuente en los últimos años, según el Departamento de Registros y Estadísticas de Salud del ION. 

Adicional, a las pacientes del ION se les practican otras cirugías pequeñas. "Para reconstruir el pezón implementamos una técnica especial; levamos el tejido y queda un pezón a base de la piel de ese color. Después lo mandamos a tatuar, así como la areola, para que tenga el toque final. Es como la cereza del pastel de la reconstrucción mamaria".

Signos de feminidad

Con la reconstrucción se trata de devolverle la feminidad que la paciente siente que ha perdido, ya que los senos constituyen "parte de lo que es ser mujer", aclara Samudio-Horna, y agrega que "no tener un seno altera el estado emocional de la paciente, su trabajo, sus relaciones familiares, así como sus relaciones sexuales. Es decir, cambia su vida, y la hace sentir menos mujer, lamentablemente.

Nosotros, al hacer la reconstrucción, le devolvemos algo de calidad de vida a la paciente, porque [no tener un seno] no es algo que comprometa su vida, pero la afecta grandemente (...) Por ello sentimos que le cambiamos la existencia al darle una segunda oportunidad para estar como antes, o muy parecida a cómo era".

Testimonios para tomar acciones contra el cáncer

Según la Organización Mundial de la Salud, 14.1 millones de nuevos casos de cáncer se detectaron en 2012 en el ámbito global y se prevé que la cifra anual de detección se incremente a 22 millones en los siguientes decenios si no se lleva un estilo de vida saludable o se toman medidas preventivas.
En Panamá, el registro de casos nuevos de cáncer en 2012 fue de 5 mil 143, según el documento Indicadores Básicos de Salud de 2014 del Ministerio de Salud.
Este año, la Unión Internacional para el Control del Cáncer busca a través del lema “A nuestro alcance” mostrar un enfoque positivo en la lucha contra la enfermedad por medio de estilos de vida saludables, detección precoz y tratamiento para todos.
Testimonios
En esta línea de cómo sobrellevar esta dolencia y qué hacer luego de ganarle la batalla al cáncer, personas que ya han pasado por esta afección ofrecen algunos consejos para tener una mejor calidad de vida.
En primera instancia y “aunque en un inicio sea difícil, tenemos que aprender a vivir con la enfermedad... hacerse amigos de este mal”, indica la profesora Martina Marín, diagnosticada con cáncer de mama hace 10 años y hoy está libre de esta dolencia.
“No fue fácil, pero todo tiene un por qué... además yo tenía por quien vivir, mi esposo y mi hijo que tenía 7 años en ese entonces”, comparte.
“Hay que saber que tenemos una nueva oportunidad para vivir”, expresa.
La vida cambia por completo una vez detectan el cáncer. Hay que comer diferente, hacerse amigos de los vegetales, verduras y frutas, eliminar las grasas y las comidas enlatadas.
Muchas personas le temen al tratamiento, y si bien es cierto que algunos son muy fuertes te salvarán la vida, prosigue.
Algunos de estos tratamientos causan malestares como vómitos y la caída del cabello, pero “es mejor estar sin cabello, porque el cabello crece... qué vas a hacer sin vida y con cabello”, reflexiona Vielka de Icaza, a quien también la operaron de un cáncer de mama y continúa con sus chequeos periódicos.
“En el tema de la caída del cabello hay que dejar la vanidad a un lado”, subraya. Marín comenta que hay pelucas hermosas e, incluso, sostenes especiales que la harán lucir igual.
Después del cáncer la vida sigue, de hecho es bueno hacer ejercicio, recomienda de Icaza.
Por otro lado, cuenta que cuando va a sus citas brinda apoyo a otras personas que tienen la enfermedad, “les converso y los escucho”.
Ambas sobrevivientes recuerdan que las personas deben estar pendientes de sus exámenes anuales, ya sea la mamografía o la prueba de la próstata para una detección temprana.
Y resaltan hoy, Día Mundial contra el Cáncer, que esta dolencia no se contagia y que tiene cuatro aspectos: no conoce edad ni raza ni sexo ni posición económica.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Newsletter