SALUD PÚBLICA

Turismo médico de China continental agota vacuna contra el VPH

Temas:

La escasez del medicamento en Hong Kong se ha agravado por el aumento de la demanda de China continental. La escasez del medicamento en Hong Kong se ha agravado por el aumento de la demanda de China continental. Expandir Imagen
La escasez del medicamento en Hong Kong se ha agravado por el aumento de la demanda de China continental.

El turismo médico ha sido un gran negocio para Manna Wang, una agente de seguros de Shenzhen que viene ayudando a mujeres chinas a viajar a Hong Kong para darse una vacuna contra el virus del papiloma humano o VPH, el cual puede causar cáncer de cuello uterino.

Los negocios vienen tan bien, de hecho, que se está acabando el medicamento.

En los dos años transcurridos desde que Gardasil 9, de Merck & Co., comenzó a estar disponible en Hong Kong, alrededor de 2 millones de personas provenientes de China continental han acudido a darse la vacuna, según la agencia de noticias Xinhua.

Como la farmacéutica no ha logrado sostener el abastecimiento, algunas clínicas están rechazando a las pacientes chinas, y algunas de ellas, enojadas, han protestado en la oficina local de Merck.

El costo de la vacuna aumentó más del triple, a 8 mil dólares de Hong Kong (aproximadamente mil dólares), y las quejas han inundado la agencia de protección al consumidor de la ciudad.

“El precio de la vacuna es una locura”, dijo Wang, quien el mes pasado dejó de aceptar reservas para las mujeres de la parte continental que buscan el fármaco. “Es una buena vacuna, pero no vale ese precio”.

Frenesí de compras

La crisis de la oferta es solo el último ejemplo de cómo la magnitud de la demanda china puede perturbar la vida en Hong Kong. En 2013, un frenesí de compras por parte de chinos continentales causó escasez de fórmula para bebés en las tiendas de la ciudad. El año anterior faltaron camas de hospital porque demasiadas mujeres chinas venían a dar a luz a la ciudad.

Los eventos que llevaron a la lucha por las vacunas en Hong Kong comenzaron el verano boreal pasado, cuando Merck sufrió un ataque cibernético que interrumpió la producción de Gardasil 9, que es la mejor vacuna contra el VPH porque ofrece la más amplia gama de protección.

La ciudad no es el único lugar de la región donde escasea el suministro. Algunas clínicas en Nueva Zelanda y Singapur también informaron escasez.

Pero la escasez en Hong Kong se ha agravado por el aumento de la demanda de China continental, donde el cáncer de cuello uterino mató a 30 mil mujeres en 2015. 

Al año siguiente, los reguladores comenzaron a aprobar versiones más antiguas y menos eficaces de la vacuna de Merck y GlaxoSmithKline Plc.

Las medidas aumentaron la conciencia sobre los riesgos del virus del papiloma humano y tuvieron el efecto involuntario de enviar mujeres en busca de Gardasil 9, que estaba disponible en la vecina Hong Kong.

Gardasil 9 requiere tres inyecciones durante 12 meses. Numerosas clínicas privadas dicen que se han agotado las vacunas, lo que impidió a algunas pacientes completar el tratamiento.

Eso llevó a un aumento en las quejas al Consejo del Consumidor de Hong Kong, que recibió más de 400 reclamos relacionados con la vacuna en los primeros cuatro meses y medio del año, en comparación con 478 para todo el año 2017.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan