Teletón 20-30

Roy, el niño símbolo 2015 sí cree

El niño símbolo de la Teletón "Yo Creo" se siente optimista de conseguir la meta que se espera supere la de 2014, valorada en 4.3 millones de dólares.

Roy Thompson viene de la comunidad de La Palma de Las Tablas, en Los Santos.

Temas:

Roy Thompson Castillo tiene 11 años. Roy Thompson Castillo tiene 11 años. Expandir Imagen
Roy Thompson Castillo tiene 11 años. LA PRENSA/Eric Batista

Ataviado con un sombrero típico, camisa manga larga de cuadros y una sonrisa que hace brillar sus ojos, Roy Thompson Castillo viene de La Palma de Las Tablas a repartir su alegría con quien esté más próximo.

No camina sin andaderas, pero en su silla de ruedas va conquistando corazones, dando besos a las chicas, y ahora más porque se la pasa animando a la gente para que done a la Teletón 20-30. El papel de niño símbolo casi lo ensayó Roy desde el 2014, al ser entrevistado por su caso de éxito durante el programa artístico del evento del año pasado, calificando la suya como una recuperación milagrosa.

Su madre, Sissi Castillo, aún recuerda, que cansada tras el complicado parto del cuarto y único varón de sus hijos en 2004, esperaba por el suspiro final de su criatura. Los doctores que le habían asistido en el alumbramiento le dieron como plazo 24 horas de vida al neonato. Atenida a este panorama, Sissi no deseaba otra cosa que pasar el mayor tiempo posible a su lado. La incubadora desde donde observaba al pequeño tenía pegada la calcomanía de un corazón rojo, el de la Teletón.

Roy tiene 11 años, oye, habla y ve, va a la escuela, contrario a los diagnósticos desalentadores que le reportaban a Sissi cada vez que asistía a un chequeo médico con su bebé. “Nació parado. Los pies fueron los primeros que sacaron en vez de la cabeza...”, cuenta mientras se distrae a socorrer las inquietudes de Roy. En palabras técnicas “hipoxia”, es decir, que al prematuro de seis meses “le faltó oxígeno” al nacer.

Cuando a Sissi le anunciaron que su hijo sería designado niño símbolo 2015, se acordó de aquella calcomanía. “Por esos costosos aparatos mi hijo vive y ha mejorado”, reconoce.

Ella sueña con ver a Roy en la universidad. Puede que su sueño, después de todo, tampoco resulte imposible.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan