BIENESTAR DEL BEBÉ

Consumo adecuado de proteínas

El riesgo de padecer enfermedades no transmisibles  tiene una estrecha relación con la alimentación que la madre brinda a su bebé en los primeros mil días de vida.

Temas:

La cantidad de proteínas debe ser satisfactoria, porque el exceso acarrea problemas en la edad adulta. La cantidad de proteínas debe ser satisfactoria, porque  el exceso acarrea problemas en la edad adulta. Expandir Imagen
La cantidad de proteínas debe ser satisfactoria, porque el exceso acarrea problemas en la edad adulta. FOTOLIA

La dieta de la madre durante el embarazo hasta la lactancia influye directamente en la salud de su hijo. Esos primeros días de vida son cruciales para evitar algunas dolencias en la edad adulta.

Así lo recordó Roderick Bejarano, pediatra del Hospital San Fernando en la charla “Alimentación durante los primeros mil días de vida”.

El galeno hizo hincapié en en el consumo correcto de proteínas.

El riesgo de padecer enfermedades no transmisibles, como obesidad y diabetes, así como afecciones cardiovasculares e hipertensión, tiene una estrecha relación con la alimentación de la madre y el consumo de proteínas. A este vínculo se le denomina “programación metabólica”.

Por esta razón, es necesario que la madre desde el inicio del embarazo ajuste su consumo diario de este componente y de igual forma el de otros nutrientes.

Si un bebé consume un aporte excesivo de proteína se altera su metabolismo, estimulándose actividad hormonal que favorece un crecimiento acelerado, acumulación de tejido graso, sobrepeso y obesidad, explicó.

Además, debe asegurarse de proveerle el consumo exclusivo de leche materna a su pequeño durante los primeros seis meses.

Este alimento le brindará las cantidades apropiadas de proteína y todos los nutrientes necesarios para su desarrollo.

Después de estos meses hay que empezar con la introducción de alimentos sólidos, pues la cantidad de proteínas que provee la leche materna se reduce de forma gradual y de acuerdo con la velocidad del crecimiento del lactante.

“Es decir, la naturaleza provee la cantidad exacta que el niño necesita acorde a su crecimiento saludable”, detalló Bejarano.

Después de la leche materna, los primeros alimentos que se recomiendan incluir en la alimentación de los pequeños son frutas, verduras o cereales, unas dos raciones de alimentos en el día.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan