Deforestación

El incendio de los bosques del Amazonas

Temas:

La cantidad de incendios y el número de días que tienen de estar ardiendo en el bosque del Amazonas, necesariamente tiene que llamar la atención, no solo por ser alarmante sino por todos los efectos que podría tener a largo plazo. El presidente Jair Bolsonaro, en un gesto de arrogancia ignorante, se ha atrevido a acusar a las oenegés como causantes de los fuegos bajo el supuesto de atraer la atención contra su gobierno por haber reducido los fondos destinados para estas situaciones de emergencias. Parece ilógico una estrategia de desprestigio organizada por las oenegés cuyos efectos son obviamente autodestructivas del movimiento ambiental.

Un comentario de las agencias de noticias indica que los fuegos pueden ser producidos naturalmente por las sequías en algunas de las regiones del Amazonas, como también intencionalmente por los ganaderos y campesinos para reconvertir los bosques en potreros. No me extraña esta práctica. En Darién y Bayano el proceso es igual.

Al menos en tres ocasiones he tenido la oportunidad de observar grandes fuegos en la estación seca no provocados por accidentes, en los que los fuegos hechos en las fincas se pasan a los bosques, cuando la obligación del productor consiste en establecer una separación de varios metros para evitar precisamente eso. Hace 10 años trabajaba en un estudio sobre pescadores en el golfo de San Miguel. Era la estación seca, mes de marzo, cuando los campesinos interioranos inician sus quemas para la siembra del mes siguiente o en mayo. Desde el pueblo cabecera de La Palma era posible ver en las noches la costa del frente arder, literalmente. Al día siguiente, navegando por el golfo, sorprendía ver sobre nosotros un techo denso de humo cuya altura podría ser no mayor de 50 metros. Como si las nubes se hubieran bajado al nivel del mar.

En otra ocasión, saliendo de río Congo, también en el golfo, pudimos observar el mismo fenómeno. Pero en esta ocasión había estado precedida por instrucciones de lo que entonces era la Autoridad Nacional del Ambiente (ANAM). Estas planteaban no quemar y las multas como advertencias. Pues entonces, los fuegos fueron más intensos y provocados. Posteriormente me comentaron que un jaguar liberado en la serranía del Sapo, detrás de Garachiné, pereció en ese fuego.

Una situación similar ocurrió hace menos de dos años. Salíamos de una comunidad emberá en el Bayano, cuando notamos que toda la orilla de la carretera ardía. Esta parte pertenecía a la comarca Wargandí y era un bosque bastante bien mantenido, pero sometido a presiones de ocupación por campesinos. También en esta ocasión estuvo precedida por instrucciones de no quemar y la consabida advertencia de multas. Después nos enteramos que lo mismo estaba ocurriendo en muchas partes de Darién y por las mismas razones.

Durante mucho tiempo, la resistencia de los campesinos a la autoridad, como el Instituto Nacional de Recursos Naturales Renovables (Inrenare), la Autoridad Nacional del Ambiente y el Ministerio de Ambiente, ha sido constante. Una manifestación ha sido hacer lo contrario a lo solicitado, y sobre todo hacerlo calladamente, pero con efectos muy claros.

La cultura ganadera es muy similar en muchas latitudes. Por eso no extraña que la actitud sea similar en el Amazonas, sometida a la presión de apertura de la llamada frontera agrícola, que en definitiva no lo es, sino ganadera. La agricultura es una fase pasajera que da paso de inmediato al pasto y al ganado, pero con rendimientos dudosos. La cultura del potrero es persistente, que insiste en el desarrollo de una economía que funciona en los pequeños, como una alcancía para tiempos de urgencia, y para los grandes, como un aval en los préstamos bancarios.

El autor es antropólogo

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan