Tribunal de Juicio

El fallo exabrupto

Temas:

A decir verdad, este lío de Ricardo Martinelli se ha convertido en la máxima expresión de la politiquería y la ignorancia de los jueces que han actuado en los diversos procesos tanto en la Corte Suprema de Justicia como en el recién Tribunal de Juicio que resolvió el lío. Realmente no es que me interese mucho porque eso de estar espiando la vida de los demás, hasta en sus intimidades, ha sido práctica cotidiana de todos los gobiernos, incluso en el país de la democracia “maravillosa”; y por otra parte, el problema mayor que tuvimos en el exabrupto gobierno de Martinelli, fueron cientos de millones de dólares, dinero del Estado, que se fueron a cuentas personales empobreciendo más nuestro país y dejando al Estado sin recursos para aumentarle a los jubilados, para los centros de salud, las escuelas, carreteras, y mil etcéteras más; y estoy convencido de que si con unos vulgares pinchazos se hizo tanto teatro, con los fondos del Estados se burlarán sin compasión.

Aunque no seguí muy de cerca el melodrama, me siento como deprimido el haber leído que el magistrado Harry Díaz diga que el fallo a favor de Martinelli es un exabrupto porque él sabía perfectamente que eso comenzó con ellos. Los magistrados de la Corte Suprema de Justicia no podían declinar su competencia porque violaron la Ley con esa decisión; y segundo, la declinaron mediante un amparo de garantías, cuando los conflictos de competencia se resuelven como un proceso de incidente. Así que ellos son perfectamente cómplices del exabrupto. Pero el problema son las consecuencias de ese susodicho.

Para mí este es un asunto muy delicado. Porque el Tribunal de Juicio, al rechazar las pruebas, nos está diciendo que todos: querellantes, fiscales, testigos y testigo protegido, mintieron. Pero los jueces pierden de vista que el presidente es el jefe de la inteligencia del país, por lo que Martinelli era el responsable directo de lo que hacían los “vidajenas” y según las declaraciones de Álvaro Alvarado, el mismo Martinelli en persona hizo pública la noticia de que, por su dirección, el espionaje inteligente le había suministrado un dossier de todo el mundo en Panamá. Siendo así, ¿por qué el Tribunal de Juicio rechaza tod as las pruebas? Y por qué tenía que rechazarlas si eso ya no se podía en esa etapa; la etapa de tachar las pruebas era en la fase intermedia de acusación, según el código del sistema acusatorio que al parecer ni el Órgano Judicial, ni el Ministerio Público saben qué bicho raro es eso. Al momento de fallar el Tribunal de Juicio solo tenía que condenar o absolver al acusado; el verdadero exabrupto aquí fue rechazar las pruebas. Y estos jueces aprendieron lo que los magistrados de la Corte Suprema de Justicia les enseñaron. Ahora testigos, testigo protegido, querellantes y los funcionarios del Ministerio Público quedarían cometiendo el delito de calumnia y perjurio por haber mentido ante un honorable Tribunal de Juicio perjudicando la honradez de un “honorable” señor que una vez dijo públicamente que él no se ha robado “ni un fucking real” del Estado.

Al parecer en Panamá seguiremos teniendo historia negra para rato.

El autor es abogado y profesor

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan