Planificación urbana

El cuarto puente sobre el Canal

Temas:

Construir el cuarto puente sobre el Canal de Panamá, entre la ciudad de Panamá y los municipios de La Chorrera y Arraiján sin un estudio serio y un plan de desarrollo urbano sería un acto oprobioso y hasta ilegal. Sería una obra en honor a la mediocridad, ineptitud e irrespeto a la ciudadanía.

Las autoridades falsamente prometen que el puente resolvería el penoso peregrinaje diario de los de La Chorrera y Arraiján que viajan de 3 a 4 horas entre sus residencias y su lugar de trabajo y escuelas.

La condición de estos residentes es horrible y es parte de un problema más grande. El peregrinaje también ocurre del lado este de la ciudad de Panamá. Residentes de Pacora, Tocumen, Chepo y otras comunidades viajan por 2 a 3 horas diarias entre sus residencias y su lugar de trabajo y escuelas. Esta migración diaria del este y del oeste atiborra las calles de la capital por unas 12 horas, de lunes a sábado, entre las 6 y 7 a.m. y las 4 y 6 p.m. Se estima que en ese período la ciudad de Panamá tiene una “invasión” de unos 40 mil vehículos. Solamente el día domingo los capitalinos se pueden movilizar tranquilamente con sus vehículos en la ciudad. Ningún puente desde la capital resolvería esta situación. Las ciudades deben contar con transporte público eficiente y cómodo a un costo razonable.

Funcionarios del MOP y los contratistas diseñadores y constructores del cuarto puente se reunieron en agosto de 2019 con residentes de Ancón, La Boca, Balboa, Albrook, Quarry Heights y otras comunidades para informarles sobre el puente. Brevemente, el siguiente diálogo resultó.

De parte de los funcionarios:

No indicaron la capacidad vehicular del puente; sería de seis carriles vehiculares y dos carriles ferroviarios; construirían un restaurante sobre la estructura del puente; estimaron que completarían el diseño para diciembre de 2019; la construcción tomaría cinco años, a un costo de $1.42 mil millones.

De parte de los vecinos:

Cuestionaron la vigencia del estudio de impacto ambiental (EIA). El EIA es para un puente diferente, además, la fecha de vigencia ha caducado. Muchos consideraron la construcción de un restaurante como una falta de seriedad.La idea de conectar el tráfico del puente con los corredores Norte y Sur no tiene sentido. Estos corredores transportan gran parte de la migración vehicular del este y parte del oeste. Las normas de uso de suelo contenidas en la Ley 21 de 1997 serían violadas en múltiples instancias. Algunas de las columnas del puente se ubicarían en medio de comunidades residenciales. Los puntos de encuentro de las vías de alto flujo vehicular con las áreas residenciales crearían grandes conflictos. El ruido y la contaminación atmosférica vehicular causarían malestares de salud para los ocupantes de las áreas residenciales y de trabajo. Se afectaría la belleza escénica y el paisaje histórico del complejo de edificaciones del área canalera en Balboa. Esto incluye el edifico de la Administración de la Autoridad del Canal y la vista del emblemático cerro Ancón. No hubo mención de los efectos del cambio climático. Los desarreglos y malestares descritos de esta obra se magnificarían durante el periodo de construcción. El caos en la ciudad sería colosal, sin garantía de mejorías en el futuro.

La población espera que la solución de este problema venga de un estudio serio y del desarrollo de un Plan Urbano Integral de la ciudad capital que incluya los municipios vecinos, como La Chorrera, Arraiján, Pacora, etc.

Este estudio debe incluir los siguientes criterios clave:

Los ciudadanos deben vivir cerca de su lugar de trabajo, escuela, culto y recreación. Esto se debe ejecutar tesoneramente para lograr esta meta dentro de los próximos 10-15 años. Las comunidades deberán contar con un sistema efectivo de circulación peatonal y un eficiente transporte público de buses.

Comparando el tiempo de construcción y costo del puente con la compra de buses articulados, consideramos que en menos de cinco años, el tiempo requerido para construir el puente, y por menos de una tercera parte del costo del puente, habremos significativamente mejorado la calidad de vida de nuestros conciudadanos en los municipios vecinos y en la ciudad capital. El medioambiente también saldría aventajado.

El autor es ingeniero

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan