Becas

La otra cara de estudiar afuera

Temas:

No se puede negar el gran esfuerzo que ha estado realizando la Secretaría Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Senacyt) en conjunto con otras entidades del país, para brindar becas a panameños que aspiren a prepararse a nivel de postgrado en el exterior. Sin duda alguna, cada becario de la Senacyt es orgullo nacional, que al regresar al país contribuye a su desarrollo en diferentes ámbitos. Sin embargo, existe una cantidad desconocida de profesionales en Panamá que no pertenecen a familias adineradas y que han logrado, de alguna manera u otra, hacer sus estudios superiores en el extranjero sin la ayuda del Estado. Ellos y ellas también son orgullo nacional, y me atrevería, incluso, a llamarles héroes anónimos, que al regresar también contribuyen al desarrollo del país.

No obstante, ¿cómo se puede estudiar en el extranjero sin financiamiento del Estado? Solicitar préstamos al Instituto para la Formación y Aprovechamiento de Recursos Humanos (Ifarhu), hipotecar la casa, vender el carro, trabajar como profesor asistente o en algún proyecto de investigación en la universidad donde se estudia. Estos son algunos de los mecanismos utilizados por universitarios panameños para estudiar en el extranjero. Cada uno con su nivel de incertidumbre y sacrificio único. Diferentes son las razones por las que algún estudiante decide optar por uno o varios de estos mecanismos para mejorar su formación profesional. Una de las grandes razones es que la Senacyt no provee becas para todas las profesiones, sino para aquellas que ellos consideran “áreas específicas del conocimiento identificadas por la Senacyt o de interés para la Autoridad del Canal de Panamá”.

Pese a ello, prevalece la carencia de profesionales con alto nivel de preparación en el país. ¿Qué entidad gubernamental tiene programas de becas formales en áreas no científicas?

Además, algunos panameños no cumplen con los requisitos de la Senacyt, a pesar de ser admitidos en programas en universidades extranjeras. Entre los requisitos de la Senacyt hay dos complejos: (1) tener un índice académico universitario mayor a 2.00, y (2) tener codeudores. Obtener un índice mayor a 2.00 es una tarea imposible para muchos universitarios, que no debe atribuirse a falta de interés o inteligencia, sino a desventajas inherentes a la realidad de cada estudiante. Bajos recursos económicos y distancia con respecto al centro de estudios son solo algunas de las desventajas . Estas realidades son exacerbadas por la carencia de alojamiento universitario y el desafío del transporte.

Además, muchos de los aplicantes a los que les son otorgadas becas las pierden por falta de codeudores, quienes deben pasar un filtro similar al que se exige para un préstamo bancario. ¡Que les sobre dinero! Ello perpetúa la dinámica de extirpación de la clase media, en la que solo aquellos con los recursos económicos necesarios tienen la oportunidad de educarse y tener una vida decente. Y es que aunque te hayas esforzado por obtener buenas calificaciones, no eres apto para la “beca de excelencia” si no tienes familia o amigos con recursos para actuar como codeudores.

La Senacyt tiene un presupuesto limitado que no alcanza para becar a todos los aplicantes. ¡No hay plata pa tanta gente! La pregunta es, ¿por qué en un país con un PIB mayor a $65 billones, según cifras del FMI para el 2018, hay panameños que deben considerar las opciones antes citadas para hacer una maestría o doctorado en el extranjero, incluso cuando algunos estudian carreras que urgen en el país? No lo sé, tal vez el MEF y la Asamblea tengan la respuesta.

El autor es biólogo 

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan