Octubre

Tratados, emblemas y egocentrismos

Temas:

Omar Torrijos, en su incansable peregrinar por la faz de este noble país, quiso garantizar a través de su propuesta revolucionaria, entregar la esperanza de mejores días, con esa naturalidad que lo personificaba, un hombre de pueblo como su natal Veraguas, tierra de grandes hombres, no en vano Urraca, fue protagonista de grandes incursiones en pos de la libertad y la dignidad de los hombres.

Con esa visión, el general Omar Torrijos retomó como era de esperar, el clamor de una comunidad, cansada del acoso sistemático que proporcionaba la nación más poderosa del orbe, a través de sus incesantes demostraciones de irrespeto a los derechos humanos y el hostigamiento de una política sesgada, que negaba el principio a ser un país soberano.

40 años han pasado, desde esa fecha de cumpleaños, como él la llamó y vemos con cierta pena, como gente sin sentido de pertenencia y velando por sus intereses personales, han querido desprestigiar la hazaña y logro de este notable panameño. Tal es el caso, en el renovado Conjunto Monumental y Patrimonial del Palacio Bolívar, que rememora los aportes significativos del Libertador de América, Simón Bolívar, el cual presenta las actas originales del Congreso de 1826, como también la Sala capitular del Convento e Iglesia San Francisco de Asís (Patrimonio de la Humanidad) y es que la Cancillería de la República ha querido aportar nuevas salas, como lo es Consultas del Acervo Histórico, que expone, con una museografía imprecisa, los logros de su máxime líder, observando en su diagramación y exposición fuera de balance y del espectador, un simple y escueto relato, situándolo en jerarquía, fuera de foco y designándolo al último segmento del recorrido, como también, dando connotación a las figuras partidistas que mal han gobernado a Panamá y que solo dejan entrever con esta propuesta, la falta de madurez y de cordura en cuanto a los hechos históricos y sus principales exponentes.

De más está decir que esta sala, difiere en tiempo y espacio, de una museografía cónsona, desprestigiando a sus actores en un recuento rebuscado y técnicamente mal acabado, de manera forzada y mal ejecutada, con poco contenido, en el ocaso de una gestión, de aquel aprendiz que, siendo presidente, dio sus muestras de arrogancia, soberbia y egocentrismo.

Al recrear los eventos y situaciones que marcan la historia patria debemos respetar y dar garantías a visitantes nacionales y extranjeros, que la dinámica de los museos y sus exposiciones, más que sugerir, es transmitir, informar y educar con responsabilidad con base en los hechos y con un apego irrestricto y formal del acontecimiento.

Es el nuevo Ministerio de Cultura y el despacho del señor canciller, corregir con la coherencia del caso, las imprecisiones que llevan a cabo, malos ciudadanos, que se ponderan como adalides de la libertad y al final terminan siendo, simples mortales que dejan a su paso, el ridículo y desatino de su pobre gestión.

El autor es diseñador 

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan