Aviación nacional

Tareas pendientes en la industria

Temas:

Tareas pendientes en la industria Tareas pendientes en la industria Expandir Imagen
Tareas pendientes en la industria

Una de las industrias que más éxito y crecimiento ha tenido en el país en estos últimos 20 años es, sin lugar a dudas, la industria de la aviación. Uno de los elementos principales que ha impulsado este crecimiento fue la creación de la sociedad Tocumen, S.A., que tiene su fundamento jurídico en la Ley 23 de 29 de enero de 2003. Esta sociedad administra el aeropuerto de Tocumen, el cual es una de las terminales aéreas más modernas e importantes de Latinoamérica por número de destinos y tráfico movilizado. Cabe destacar que recientemente se inauguró la terminal 2 de este aeropuerto, la cual ampliará las operaciones de este. El aeropuerto de Tocumen es el hub principal de operaciones de Copa Airlines y centro de conexiones de Star Alliance para América Latina y el Caribe.

Anualmente, 25 millones de pasajeros surcan el espacio aéreo panameño, aportan más del 14.6% del producto interno bruto (PIB) panameño y generan 250 mil puestos de trabajo directos e indirectos, hecho que refuerza que la industria de la aviación es uno de los motores principales de la economía nacional.

No debemos soslayar que el éxito de la industria de la aviación nacional también se lo debemos al crecimiento y expansión en el continente de la aerolínea de bandera nacional Copa Airlines y a la operación de aerolíneas de bandera extranjera, gracias a memorandos de entendimiento firmados por el Estado panameño con otros Estados.

Sin embargo, pese al vertiginoso crecimiento de la industria de la aviación nacional, aún hay tareas pendientes que resolver, y si estas no son solucionadas en corto o mediano plazo podrían afectar considerablemente a la aviación y a la economía nacional.

Cabe recordar que el Estado panameño recibió una baja calificación en la auditoría de la Vigilancia de la Seguridad Operacional (USOAP, por sus siglas en inglés) que realizó la Organización de Aviación Civil Internacional (OACI) en el mes de enero del año 2001, hecho que tuvo como consecuencia que la Administración Federal de Aviación de Estados Unidos de Norteamérica (FAA) colocara a Panamá en categoría 2 respecto al cumplimiento de las normas del Convenio de Chicago, lo cual afectó las frecuencias y la adición de destinos de las aerolíneas desde y hacia Panamá, y afectó negativamente a la economía nacional por el atraso de proyectos, como el establecimiento de un hub de las Américas en el aeropuerto de Tocumen.

Afortunadamente, el Estado panameño ejecutó las medidas correctivas recomendadas por la OACI, pudo elevar sus calificaciones y como consecuencia de ello la FAA otorgó a Panamá en el año 2005 la categoría 1 respecto al cumplimiento de las normas del Convenio de Chicago, y en la auditoría que realizó la OACI en el año 2004 Panamá logró alcanzar la calificación de 86.5% de cumplimiento de la auditoría USOAP.

En el año 2015, los auditores dela OACI visitaron nuestro país y el Estado panameño obtuvo, en esa oportunidad, una baja calificación, del 35.90%, en la auditoría USOAP. De igual forma, la OACI cumplió la misión de validación coordinada (ICVM) de la auditoría USOAP en la República de Panamá en el año 2017, en la cual el Estado panameño elevó su calificación al 61.79%.

Para poder cumplir cabalmente con las exigencias de la OACI, se hace necesario explorar y estudiar la real y efectiva separación de los proveedores de servicios aeronáuticos de navegación aérea y de aeródromos, de los entes de inspección y vigilancia, es decir, es necesario que la Autoridad Aeronáutica Civil cese su labor de prestador de servicios para que termine con el papel de juez y parte que hoy desempeña y se pueda consolidar como una autoridad reguladora transparente.

Además, también es necesario que por las razones descritas el ente de investigación de accidentes de aviación y el ente de la seguridad de la aviación civil también se independicen totalmente de la Autoridad Aeronáutica Civil, tal como ha sido la experiencia en otros países de la región. Además, la autoridad debe replantearse una reingeniería que tenga como resultado un cambio radical de todas sus estructuras, tendiente a su modernización.

Estoy seguro de que la nueva administración de la Autoridad Aeronáutica Civil tendrá la suficiente capacidad para cumplir con las tareas pendientes de la industria y se logrará construir un sistema aeronáutico seguro, moderno y eficiente, cónsono con las normativas nacionales internacionales.

El autor es abogado especialista en derecho aeronáutico

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan