Derechos humanos

Rayo de luz esperanzador

Temas:

Al escuchar los discursos iniciales de la JMJ, dieron la impresión de que serían contundentes, que traía consigo temas dirigidos a los mandatarios latinoamericanos, pero especialmente para Panamá, con esas increíbles frases de gobernar con austeridad y transparencia, dichas en la reunión realizada en el Ministerio de Relaciones Exteriores, como un llamado a la moderación y al servicio desde el Estado.

La JMJ, para algunos, ha despertado muchas esperanzas de cambios y transformaciones en nuestro país, afectada por la corrupción, la falta de líderes que promuevan una mayor credibilidad y los escándalos internacionales que hemos vivido.

Sin embargo, esa sensación duró muy poco y se derrumbó estrepitosamente durante la vigilia en la presentación del vía crucis, en la decimocuarta estación, donde hacen un llamado a borrar las leyes que amparan la interrupción del embarazo.

Por lo que es imperante analizar los temas presentados, tratando de desmontar las emociones suscitadas, y mirando desde el marco de los derechos humanos, las diversas situaciones que enfrentan las mujeres de diferentes edades, razas, niveles sociales y creencias.

El asunto de la interrupción del embarazo y las leyes que lo protegen, es un tema de derechos que está consignado en los protocolos y normas de salud y enfatizan que cuando se trata de causas graves de salud que pongan en peligro la vida de la madre o cuando se compruebe que el producto de la concepción presenta malformaciones incompatibles con la vida, se debe realizar una interrupción del embarazo, y la otra causal es legal y protege a la mujer víctima de violación.

Ante lo enunciado en la JMJ, hago un llamado a la reflexión general, recordando que también es violencia y discriminación contra las mujeres, no considerar las condiciones que viven y enfrentan tantas mujeres en América Latina y Panamá, víctimas de guerras internas y violaciones sexuales perpetradas desde sus propias familias.

En cuanto al modelo de familia presentado durante la Jornada, el mensaje central anima a mantener la gestación de embarazos con diagnósticos de incompatibilidad con la vida, con muy pocas probabilidades de desarrollar condiciones óptimas de vida y que deben ser aceptados en nombre del “amor”.

Este aspecto lleva a señalar que, aunque nuestro país presenta mayores ingresos per cápita de la región, la actual condición socioeconómica de la familia panameña, en las áreas de mayor pobreza en Panamá, se caracteriza por brechas significativas en educación, salud y otros servicios básicos, enmarcando una gran desigualdad. Las mujeres son las más afectadas. (Informe: Fundación Micro Finanzas BBVA, 2017).

Se hace necesario hacer un alto y pensar desde el ámbito de las políticas en salud pública, la urgencia de que las familias panameñas y las mujeres de escasos recursos puedan hacerle frente a una condición que requiere que estas cuenten con una situación socioeconómica apta, que le permita brindar los cuidados necesarios a estos niños (as), y que un discurso lanzado sin considerar los aspectos del desarrollo humano, dista mucho de la realidad y la necesidad de justicia social proclamada durante la JMJ.

Finalizo indicando que sin las mujeres no hay derechos, y menos humanos.

La autora es trabajadora social

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan