JMJ 2019

Peregrinos, voluntarios y revelación

Temas:

Culminó el gran encuentro mundial de las juventudes católicas en ciudad de Panamá. Todas las crónicas sobre el evento celebrado en el país llegan a una conclusión sobre la sociedad que recibe a los jóvenes peregrinos: la nobleza de su pueblo, su generosidad, su alegría y espontaneidad.

Las tareas de un gran voluntariado pusieron la acción del servir al otro, actitud que logró encender la hoguera que alimenta el fuego de lo divino.

También quedó en evidencia que como sociedad somos capaces de trabajar guiados por un interés común, y que las tareas pertinentes de la administración del Estado son realizables, solo con voluntad y motivación. Falta ahora la rendición de cuentas para contribuir a la transparencia y borrar- parafraseando al papa- opacidades en la gestión de la cosa pública.

Notas de prensa informan que un cuarto de millón de personas entró al país. El intercambio cultural entre los jóvenes participantes es a mi juicio uno de los mayores beneficios del encuentro intercultural que tuvo escenario. Tuve la oportunidad de conversar con jóvenes de Irlanda, México, Colombia, Ecuador, Polonia, China, Corea… y realmente encontrar en ese contacto la diversidad, elemento que garantiza, al menos a mi parecer, una actitud de respeto y tolerancia ante la diferencia “del otro”. Este, creo que es el invaluable legado del encuentro mundial para las juventudes del mundo.

Algunos de los peregrinos con quienes hablé estuvieron alojados en la Escuela Ricardo Miró, en las faldas del cerro Ancón. Les conté quién fue Ricardo Miró y compartimos, sin haber escuchado aún la cita del poeta en el discurso del papa. Les conté sobre el Premio Nacional de Literatura que lleva su nombre. Nadie les contó detalles de la persona cuyo nombre honraba el techo que los albergó esos días. La experiencia me llevó a otras reflexiones. La ciudad ofreció poca oferta cultural que alcanzase a contar elementos claves de nuestra sociedad. Hubo un esfuerzo importante del Patronato de Panamá Viejo, que puso en escena una recreación de un momento de la sociedad colonial de la primera ciudad en el Pacífico americano. La Alcaldía y la Comisión de los 500 años debió observar esa iniciativa. Acá una oportunidad perdida.

Lamento que no hubo oportunidad para compartir información sobre el Panamá ancestral y milenario. El Museo Antropológico Reina Torres de Araúz (Marta) permaneció cerrado durante la JMJ 2019. Creo que el patronato del Marta fue la única instancia que no fue capaz de subirse a la cresta de la ola para impulsar la apertura de esa ventana cultural. Habrá que evaluar la necesidad de fortalecer el sector cultura para que cumpla su misión. Se hace necesario la reflexión sobre el interés y motivación de sus miembros, quienes fueron los únicos que no lograron aprovechar la motivación de la JMJ 2019 para catalizar el objetivo de su misión. La apertura del Marta hubiera podido coadyuvar al encuentro mundial de juventudes católicas, a promover la designación de Panamá como Capital Cultural Iberoamericana y a la celebración de medio milenio de la primera ciudad en el Pacífico de América. El INAC reveló debilidad y pareciera que hay poco interés o motivación por parte del patronato en lograr el objetivo de la apertura de esa ventana cultural. Revelaciones de la JMJ 2019.

La inversión efímera en tarimas y requerimientos para la visita del papa pudo haber impulsado la transformación de espacios urbanos mediante el legado de algún equipamiento cultural de carácter permanente que pudo haber dejado una memoria permanente de la fiesta de las juventudes católicas en Panamá. Pudo ser la oportunidad para un legado permanente para recordar el medio milenio de historia urbana de la primera ciudad en el Pacífico americano. Un legado permanente que pudo recordar la primera diócesis en tierra firme, una visión convergente para conciliar intereses históricos y religiosos. La visión de la inversión efímera de la JMJ 2019 no tuvo esa proyección. Acá, una oportunidad perdida.

Los peregrinos estrenaron una línea dos del Metro sin terminar. Caminaron una ciudad sin aceras. Ellos sortearon todos los obstáculos con alegría y tenacidad. Observé sobre los entronques de corredores entre Albrook, Clayton y la terminal de transporte a los caminantes sin aceras sorteando todo tipo de obstáculos. Para los alcaldes y autoridades en campaña política, el dotar de equipamiento a una ciudad sin aceras se presenta como una oportunidad. Para los administradores del Metro, una medalla.

La JMJ 2019 puso en evidencia aspectos sociales que merecen ser destacados. Panamá, un pueblo noble con capacidad de articular acciones para el interés colectivo. Reveló oportunidades para las futuras autoridades de elección popular para la mejora del espacio público. También pone en evidencia la necesidad de fortalecer el sector cultura, evaluar el compromiso legítimo de instituciones y personas, en aspectos culturales, particularmente el relacionado con el gran ausente en la fiesta de la JMJ 2019, el Museo Antropológico Reina Torres de Araúz y las instancias que lo administran. Vacíos revelados.

Sigamos en modo de celebración y evaluando el legado permanente de la gran celebración de la JMJ 2019, las oportunidades que revela, los vacíos que deja y las fortalezas que subraya. Somos un país que cuando quiere, puede; solo voluntad y compromiso.

El autor es ingeniero civil

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan