Política de Estado

Panamá, país de cielos abiertos

Temas:

Panamá ha sido históricamente un país de encuentro y de apertura, con una clara vocación natural de ser puente, brindar servicios y unir al mundo a través del comercio y la logística, temas que han generado importantes beneficios y bienestar para los panameños.

Desde el Camino de Cruces, al primer ferrocarril transcontinental en América, al Canal de Panamá y otros desarrollos vanguardistas en sus tiempos, Panamá ha marcado la pauta al conectar, facilitar y prestar servicios de valor agregado, vitales para la humanidad e indispensables para el desarrollo de nuestra nación.

En esta línea histórica, Panamá adoptó a inicios de la década de los años 90 un enfoque hacia la apertura aérea mediante la aplicación de una política de Estado de cielos abiertos. Esta iniciativa se originó en la Dirección de Aeronáutica Civil de Panamá, como se llamaba la institución en esa época. Dicha política de Estado se ha promovido y mantenido sin interrupción durante casi 30 años, a través de las diversas administraciones que han gobernado al país durante estas décadas.

Ofrecer cielos abiertos de forma consistente ha brindado importantes frutos a Panamá, como el hecho de hoy ser el país con la mayor conectividad aérea en América Latina, según IATA. La aviación comercial, junto con su aporte al turismo, contribuye el 15% del producto interno bruto (PIB) de la economía panameña, impulsando y potenciando otras actividades económicas importantes, como hotelería, restaurantes, comercio, sedes regionales de empresas multinacionales, entre otros servicios y actividades.

En aviación comercial, la apertura aérea se establece mediante “acuerdos aéreos bilaterales”. Es decir, la apertura se gestiona mediante negociaciones entre países y se garantiza igualdad de derechos para todas las aerolíneas de ambas partes. A la fecha, Panamá ha suscrito más de 40 acuerdos de apertura aérea con diversos países de América, Europa, África y Asia. Más allá de estos acuerdos, Panamá ofrece y promueve apertura aérea con cualquier otro país con interés de tener vuelos hacia el istmo.

Como resultado de la apertura aérea con países en Europa, Panamá hoy es líder en la región en la atracción de vuelos de dicho continente, contando con los servicios de KLM (Ámsterdam), Air France (París), Lufthansa (Frankfurt), Iberia y Air Europa (Madrid) y Turkish (Estambul).

De igual forma, como resultado de los cielos abiertos de Panamá con Estados Unidos, hoy día el país recibe vuelos de American Airlines, Delta Airlines, United Airlines y Spirit, a la vez que ofrece apertura para que cualquier otra aerolínea norteamericana vuele a Panamá. Gracias a la reciprocidad que ofrecen estos acuerdos, Copa Airlines vuela a 13 ciudades en Estados Unidos, con apertura para volar a más puntos en el futuro, y cualquier aerolínea panameña puede obtener los mismos derechos si así lo desea.

Existen varios otros ejemplos de la apertura aérea de Panamá. A muestra de botón, los cielos abiertos con Colombia han facilitado que hoy día hay cuatro aerolíneas volando regularmente, dos son panameñas, dos son colombianas. En el caso de Venezuela, la apertura permite que hoy día vuelen a Panamá cuatro aerolíneas venezolanas. La apertura con China permite que Panamá reciba vuelos operados por Air China, desde Pekín. Todos estos acuerdos permiten aumentar vuelos libremente.

Conocido como el “hub de las Américas”, el Aeropuerto Internacional de Tocumen es una de las terminales aéreas más abiertas y dinámicas de la región, atendiendo de forma regular a 39 aerolíneas (23 de pasajeros y 16 de carga). Este aeropuerto está disponible para todos los operadores y, a diferencia de otros, las aerolíneas no son dueñas de los derechos de aterrizaje (slots) o puertas de abordaje (gates). A raíz de esta apertura, Tocumen cuenta con vuelos directos a más de 85 ciudades internacionales, superando a otros aeropuertos de la región.

La aviación comercial en Panamá es una industria diversa, dinámica y altamente competitiva, que genera importantes beneficios para el desarrollo de nuestro país. Además del aporte del 15% al PIB de Panamá, la industria de aviación genera más de 260 mil empleos directos e indirectos.

Otros países en la región buscan alcanzar el liderazgo de Panamá como principal “hub aéreo” de la región. Están invirtiendo en infraestructura, mejorando su competitividad y adoptando las mismas políticas de apertura aérea que nuestro país asumió hace 30 años. Ahora, depende de Panamá seguir avanzando para consolidar nuestro liderazgo regional, manteniendo a la conectividad aérea como eje estratégico para el desarrollo de nuestro país.

El autor es ejecutivo  de Copa Airlines

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan