Legado de Torrijos

Omar resiliente

Temas:

De acuerdo con la definición de Google… “La resiliencia es la capacidad que tiene una persona o grupo de recuperarse frente a la adversidad para seguir proyectando el futuro. En ocasiones, las circunstancias difíciles o los traumas permiten desarrollar recursos que se encontraban latentes y que el individuo desconocía hasta el momento”.

La resiliencia de Omar fue clave en definir el éxito de su lucha por recuperar el Canal de Panamá para los panameños. Sin esta, no le hubiera sido posible a Omar aglutinar y armonizar el apoyo de hermanos países latinoamericanos, así como de países europeos y orientales, algunos de ellos miembros de los países no alineados. Qué decir del apoyo de Jimmy Carter a la iniciativa de Omar; fue determinante que sintiera la causa panameña como propia, y así se la transmitió Omar, con ese sentimiento profundo del hombre del campo interiorano panameño.

Muchas cosas se dicen de Omar, pero jamás le podrán negar la iniciativa de la lucha por recuperar tierra y soberanía, así como los recursos económicos de la franja canalera.

Muchas cosas también se pueden decir de sus detractores, pero a esos los dejamos para que la historia se encargue de ellos y los ubique; hoy deseamos hablar de cosas positivas.

Omar no fue perfecto –no conozco ser humano que lo sea-, cometió errores, pero en el juicio final de la historia sus aciertos pesan mucho más.

Aquí en este afortunado país hubo ilustres coterráneos que contribuyeron con sus acciones al bienestar que muchos disfrutamos hoy día. Ciudadanos como Manuel Amador Guerrero, Belisario Porras Barahona, Justo Arosemena, Enrique A. Jiménez, Roberto F. Chiari, Harmodio Arias Madrid y otros… por qué negarle a Omar Torrijos Herrera su valor, reconociendo lo mucho que hizo por Panamá.

Así en positivo encontramos a un institutor, Adolfo Ahumada, abogado negociador del Canal, junto con Rómulo Escobar Betancourt (Q.E.P.D.); ellos fueron instrumentales en la negociación y ejecución de los tratados Torrijos-Carter. Nicolás González- Revilla, Fernando Manfredo (Q.E.P.D.), Gabriel Lewis Galindo (Q.E..PD.), fueron también importantes gestores del tratado que devolvió a todos los panameños la soberanía sobre las tierras y recursos del Canal de Panamá.

Se preguntará, amable lector, ¿por qué traigo a la memoria a estos panameños dignos y patriotas? Es que la resiliencia de Omar fue precisamente la que le permitió concitar el apoyo de ilustres panameños, así como la lealtad de compañeros de armas hacia un objetivo ansiado por generaciones, la recuperación de la soberanía del Canal de Panamá, sus tierras y recursos.

Fue modesto en su éxito, no se pavoneó ni se volvió prepotente, todo lo contrario, fue más humilde promoviendo el repliegue de las fuerzas armadas, de vuelta a los cuarteles. Muchos otros logros ubican a Omar en importante y privilegiada posición en la historia. Podemos citar algunos, como las hidroeléctricas de Bayano y Estrella -Los Valles; el nuevo aeropuerto de Tocumen, hoy convertido en primerísimo punto de encuentro para la aviación internacional. El puerto de Vacamonte; la iluminación de las pistas de aeropuertos del interior del país… La autopista Arraiján - La Chorrera, y muchas otras acciones que con toda seguridad los amables lectores recordarán, como los miles de ciudadanos que fueron becados para estudios dentro y fuera del país.

La negación del reconocimiento a Omar de lo que hizo por Panamá para todos, empequeñece a quien intente quitarle los méritos que le ha concedido la historia.

Pienso que son innecesarios señalamientos sobre “una tumba vacía” han ofendido a la gran mayoría de los panameños jóvenes, adultos y viejos… Algunos que no le conocieron, otros que hoy día son profesionales gracias a becas promovidas por Omar, el otro que viviendo en lo profundo del país interiorano agradeció el pozo que le perforó el MIDA para aumentar su cosecha de arroz. Todos agradecidos de un Omar gentil, conversador, que sabía escuchar y resolvía entuertos, sencillo, sin complicaciones.

Irrumpió en la historia del país en un momento de grave deterioro institucional y de gran corrupción política. Esto fue hace 50 años. Hoy día vivimos los mismos hechos. En aras de la “gobernabilidad”, en lugar de pactar programas económicos con objetivos sociales que funcionen para todos los panameños y los diferentes partidos políticos, nos encontramos que se pactan partidas 080 y 172, así como el aumento de 25 millones adicionales para el presupuesto de la Asamblea de Diputados, a cambio de aprobar el presupuesto de 2019.

Bajo estas circunstancias político-sociales, la incipiente democracia criolla está continuamente amenazada. Panamá necesita liderazgo fuerte que corrija estas distorsiones. Así lo percibo, así lo escribo.

El autor es analista político

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan