Certificación

Oda a la mediocridad

Temas:

Los diputados han seguido con su descarado festival de absurdos, reforzando la opinión de la población que cada vez se convence más de que ese órgano del Estado parece no tener remedio.

Hace tan solo una semana, una de esas lumbreras que consumen oxígeno en la plaza 5 de Mayo se salió con otro análisis digno de un protozoario. El caso es que este señor dijo, textualmente (no es que me dio un derrame, la construcción gramatical es textual): “El primer proyecto que tenemos en mente es un proyecto de salud. En donde vemos de que muchos médicos salen de las universidades y no se le permite ingresar al internado, debido a que tienen que presentar un examen en la cual algunos no pasan. Este examen es un examen que, según los jóvenes que salen de las universidades, ellos no están preparados”.

Lo peor de todo es que quien dice semejante barrabasada es médico. La razón del interés de este señor para modificar el examen no la conozco a ciencia cierta, pero no sobran historias de si es para “proteger del examen” a algún familiar o porque algún pariente no lo aprobó. El caso es que está cuestionando una herramienta invaluable para medir la calidad de nuestros médicos.

Ya hace buen rato que algunos diputados vienen ñarreando sobre el examen de certificación que deben presentar todos los médicos que aspiran a comenzar el internado. Si no se han dado cuenta, la idea de una prueba como esa es garantizar que todos tengan un mínimo de conocimientos antes de atender enfermos en los hospitales del país. Esta prueba permite no solamente evaluar conocimientos, sino que también nos da la oportunidad de compararnos con el resto del mundo, donde se hace el mismo examen.

Ese examen de conocimientos generales se presenta tres veces durante el año. La última vez fue en el mes de mayo. De 270 médicos graduados en Panamá, lo aprobaron 137. Tengo los datos de la Universidad de Panamá, en la que soy profesor. De 78 estudiantes que lo presentaron, lo aprobaron 75, con una calificación promedio superior a lo que se considera el puntaje de aprobación de las universidades internacionales (fuera de Estados Unidos).

Entendamos que nadie se gradúa de la carrera de medicina sin haber tenido que estudiar mucho. Sin embargo, es importante hacer énfasis en la necesidad de equiparar los contenidos académicos para garantizar que todos tienen el conocimiento mínimo necesario para atender adecuadamente a los enfermos. Si bien el internado es una etapa de formación, se tienen que tomar decisiones que requieren un conocimiento básico, que es lo que se busca garantizar.

La única manera de realmente saber qué está pasando con nuestros estudiantes es hacer estos exámenes estandarizados, haciendo del conocimiento público los resultados. En los países más avanzados existe la obligación de publicar las evaluaciones, para que toda la población pueda tomar decisiones informadas a la hora de enviar a sus hijos a estudiar a determinada universidad. No es un tema de discriminar a nadie, es un tema de ser transparente en algo tan importante como la atención de salud de los panameños.

No podemos permitir que, a nivel de quienes hacen nuestras leyes, la mediocridad se considere “aceptable”, si es para favorecer a alguien. Eso no es responsable.

El autor es cardiólogo 

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan