Alzhéimer

Neurociencia, psiquiatría y física

Temas:

Neurociencia, psiquiatría y física Neurociencia, psiquiatría y física Expandir Imagen
Neurociencia, psiquiatría y física

Para una investigadora panameña de la neurociencia aplicada a desentrañar los misterios del envejecimiento del ser humano, debe ser muy desalentador desconocer qué es lo que causa el Alzhéimer. Sin embargo, causa mucha satisfacción saber, aunque sea con certeza ambigua, que el gen APOE4 es considerado el principal factor de riesgo en el mismo, de tipo esporádico.

Para los legos en el tema, todo lo anterior no dice algo de valor o interés, lo cual implica que el articulo publicado en La Prensa es inocuo, y por tanto contradice su propósito de divulgación científica.

Un psiquiatra es la persona apropiada para coadyuvar en la evaluación objetiva de un ser humano en proceso de degeneración no entendida.

Sabemos que el sistema límbico es común a todos los seres vivientes, en mayor o menor grado. También sabemos que en un 2.34% los genes de la especie del ser humano difieren del chimpancé, subespecie pan-troglodita. Los sapos que viven semisumergidos tienen, por ese hecho, cuatro ojos. ¿Cómo la trasmisión de la percepción de la realidad objetiva, como diría Einstein, o la realidad ordinaria, como diría el suscrito, es representada en su sistema límbico? Esta pregunta podríamos muy bien aplicarla al ser humano, con dos ojos, e impacta directamente en el estudio de la neurociencia.

Los griegos, entre otras elucubraciones, pensaban que se veía porque cada ser visible emitía algo. Ese algo sabemos ahora que se llama fotones. Este fenómeno corresponde a la luz amarilla.

Mucho tiempo, esfuerzo y agonía ha transcurrido y se hace perentorio entender cómo el nervio óptico efectúa una doble inversión -¿o es la corteza cerebral o el sistema límbico quien lo hace?- de la representación de la imagen de la realidad ordinaria que llega como una enorme multitud de fotones a la retina, después de haber sido invertida inicialmente sobre un eje horizontal, es decir, la cabeza se vuelve el pie, y viceversa, por el cristalino, y nuevamente invertida sobre un eje vertical. Es decir, la mano izquierda se vuelve la derecha, y viceversa, tal como ocurre en un espejo.

Todo lo anterior se requiere entenderlo para poder evaluar correctamente el estado cognitivo de un ser humano en proceso de degeneración.

Por lo tanto, además de una investigadora de neurociencia del Indicasat, se requiere de un psiquiatra y de un físico. De más está decir que sería muy prudente que la entrevista/evaluación/diagnóstico, debe ser llevada a cabo por personal idóneo y nunca por un estudiante universitario.

El autor es físico

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan