IDEOLOGÍA DE GÉNERO

Incongruencias entre ser y no ser

Temas:

Incongruencias entre ser y no ser Incongruencias entre ser y no ser Expandir Imagen
Incongruencias entre ser y no ser

Las políticas de Naciones Unidas relacionadas con la lucha y esfuerzos que se hacen para erradicar el flagelo del VIH/sida en el mundo, ameritan obligatoriamente varias aclaraciones conceptuales.

En primer lugar, desde que se inició el virus del VIH/sida en los años 80, la Organización Mundial de la Salud (OMS) certificó que la única forma de erradicar el virus sería a través de cambios en la conducta sexual y promover políticas que eviten conductas de alto riesgo: promiscuidad sexual y sodomía.

Sorpresivamente, Naciones Unidas cambió la propuesta, ahora solo se habla de “cero discriminación”. ¿Qué significa cero discriminación?

Las nuevas políticas que se dan a personas que padecen el VIH/sida y no solo a ellas, sino a las que se identifican como Lgtbi (homosexuales, lesbianas, bisexuales, transexuales, travesti, intersexo), es darles un trato privilegiado por su preferencia sexual. Ahora hay campañas que tienen como objetivo negar todo tipo de diferenciación sexual; decir que los niños nacen con pene y las niñas con vulva es ahora considerado un crimen de odio y enseñar en las escuelas a los niños que estas preferencias sexuales son normales, es parte del adoctrinamiento. Los padres de familia tendrán que someterse, so pena de que le quiten a sus hijos; niños que se identifiquen como niñas y al revés podrán recibir terapia hormonal sin que sus padres se enteren; la libertad de expresión y de religión estarían vulneradas por estas políticas. ¿Cree usted que exagero? Basta con una ojeada a la prensa mundial y ver qué sucede en Europa, Canadá, Estados Unidos y algunos países de Latinoamérica.

Sin embargo, las cifras demuestran que con estas políticas el VIH/sida no ha disminuido. Han pasado 36 años desde que el virus se inició y la gran mayoría de quienes lo padecen es por promiscuidad sexual y sodomía, tal como pronosticó la OMS en 1981. Aunado a esto, la Organización de las Naciones Unidas sigue imponiendo leyes sobre “derechos sexuales y reproductivos”, “sexo seguro con condón” en niños y adolescentes con el argumento de evitar embarazos y enfermedades de transmisión sexual. Obviamente, la lógica indica que estas propuestas incitan a las relaciones sexuales incontroladas, como lo hemos visto hasta ahora. Esto más bien pareciera el gran negociado de los insumos.

Desde el punto de vista filosófico sorprende escuchar a muchos ufanarse de ser “católicos” y promover estas propuestas incoherentes de “cero discriminación” como la gran solución al VIH/sida. Utilizan el nombre de católicos y con la mayor desfachatez manipulan las palabras del papa Francisco tratando de lograr credibilidad.

El papa Francisco denuncia frecuentemente estas políticas, lo hizo recientemente, cuando la Jornada Mundial de la Juventud en 2016: “Quisiera concluir con este aspecto, porque detrás están las ideologías. En Europa, América, América Latina, África, en algunos países de Asia, hay verdaderas colonizaciones ideológicas. Y una de estas –lo digo claramente con nombre y apellido–¡es la ideología de género!”. Cuando aquel “quién soy yo para juzgarlo”, el papa Francisco se refería al “homosexual de buena voluntad que buscaba a Dios” y seguidamente recalcó “los lobbies (gay) sí son malos”.

Ha denunciado en muchísimas ocasiones el gran peligro que la ideología de género representa para el buen funcionamiento de la familia. Ha denunciado cómo estos organismos internacionales tratan de imponer bajo ley la ideología de género, vulnerando principios religiosos y de práctica sexual, el derecho de los padres a educar a sus hijos; el derecho a la práctica pública de la religión y la libertad de expresión. Por lo que, es importante recalcar, nadie puede identificarse como católico y apoyar ideologías que van contra los principios religiosos y familiares que se dicen profesar.

Recordemos por último, lo muy significativo que ha sido que tanto el papa emérito Benedicto XVI como el papa Francisco nos han advertido sobre el peligro de esta propuesta y de esa manera: “La ideología de género es la última rebelión del hombre contra Dios creador”.

La autora es miembro de Fundación Vida y Familia

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Newsletter