Convivencia

Educación para la vida ciudadana

Temas:

Los eventos nacionales e internacionales ponen de relieve la indiferencia de los seres humanos frente a los problemas que afectan su calidad de vida y la sostenibilidad del planeta.

Nos hemos acostumbrado a escuchar que el cambio climático nos amenaza, pero creemos que eso solo ocurre en otras latitudes y no frente a nuestros ojos. La mala disposición de la basura, el plástico en nuestros mares y ríos, la tala indiscriminada de árboles, la extinción del hábitat de muchas especies nativas son solo unos pocos ejemplos de la falta de cuidado de la naturaleza. Muchos esperan que los gobiernos se encarguen de resolver nuestros problemas por arte de magia, como si los mismos no fueran generados por el propio hombre.

Somos testigos de la cantidad de homicidios en Pedregal, que ha llevado a la comunidad a pedir un alto a la violencia y a la agresión y a las iglesias a llamar a la paz y a la reconciliación social. Sin embargo, las pandillas y los grupos delincuenciales se toman los barrios y las calles y las balaceras repentinas le ciegan la vida a nuestros niños y jóvenes, ante la aflicción de padres, familiares y vecinos.

El número de feminicidios sigue en aumento y las denuncias sobre violaciones sexuales han desenmascarado una práctica ancestral de abuso sexual, que encubre incestos, violaciones y toda clase de agresiones físicas y sexuales en un número importante de niñas, niños y jóvenes en nuestro país.

La violencia y el maltrato familiar y escolar hace explosión en las redes sociales y llama poderosamente la atención que los agresores, gran parte de las veces, son quienes, se supone, deben ofrecer cuidados y tratos cariñosos.

La movilidad urbana genera una enorme cantidad de estrés, faltas al tránsito, falta de cortesía e intolerancia y otras expresiones de agresión física y hasta armada, que observamos con frecuencia creciente.

Este recuento de comportamientos socialmente inadecuados nos pone de relieve que las prácticas de convivencia ciudadana deben cambiar. No se justifica ver basura en parques, ciudades y a lo largo de la vía pública. Los valores ciudadanos y de convivencia se sustentan en conceptos sencillos, de limpieza, orden y respeto; que se aprenden en las casas y en las escuelas y se refuerzan o no en la sociedad. Esta sociedad del siglo XXI, moderna y avanzada, requiere de una persona humana que cuide su casa, su comunidad y la sociedad en general. No querer y no cuidar nuestro país es poner en riesgo la sostenibilidad de todos. Hacemos un llamado a desarrollar la conciencia cívica, a través de una educación de calidad y basada en valores, que nos permita construir una cultura de paz y una convivencia sana y pacífica para toda la sociedad.

La autora es psicóloga 

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan