Realidad

Educación y subdesarrollo

Temas:

La aspiración de muchos panameños es convertir su nación en un país del llamado primer mundo. Para que esto pueda suceder es necesario que una nación exhiba múltiples condiciones relacionadas con su desarrollo económico, político y social. En términos económicos, Panamá está muy lejos de serlo. El aparente desarrollo económico no existe en esta nación. Solo existe un crecimiento económico. Hay gran diferencia entre desarrollo y crecimiento económico. Las enormes rentas que posee un pequeño grupo en Panamá proceden de la corrupción gubernamental, de los servicios que vende y de la explotación obrera.

En términos políticos, en Panamá gobierna una pequeña oligarquía, la cual no solo controla el poder político, sino también las riquezas económicas del país, controlando el 90% de sus riquezas. Esta pequeña oligarquía se estima que la componen apenas 100 familias.

La educación en Panamá no se considera como una inversión social y económica para lograr un desarrollo en el país. Los diferentes gobiernos la han considerado como una carga económica para la Nación. La educación es un elemento clave para salir del subdesarrollo. En Panamá la educación más bien reproduce las condiciones sociales y económicas

Panamá solo invierte en el sector educativo el 3% del producto interno bruto (PIB), un porcentaje inferior al promedio de Latinoamérica y el Caribe. Esa reducida cantidad de dinero no alcanza para lograr las metas del Ministerio de Educación (Meduca).

En este país se siguen construyendo las escuelas rurales en ranchos. Muchas de ellas funcionan como multigrados, lo que reduce la atención personalizada de los alumnos. Los altos administradores que dirigen el sistema educativo no son educadores. El Meduca se considera una agencia política más.

Algunas de las causas principales de la pobre educación en el país son:

1. La educación no está desligada del proyecto de Nación que se piensa y eso lo determinan quienes gobiernan. Panamá no tiene un proyecto de Nación con el cual los estudiantes se puedan identificar. También no hay pertinencia de la educación con los empleos creados o por crear en el país. En Panamá existe un disloque entre lo que se enseña y lo que el mercado laboral demanda. Es por esta razón que muchos de los nuevos empleos que se crean son ocupados por inmigrantes, principalmente colombianos y venezolanos.

2. La mala distribución del ingreso en el país. Muchos estudiantes se convierten en desertores y están obligados a trabajar en el mercado informal, recibiendo una pobre remuneración, lo que perpetúa las condiciones de pobreza en el país.

3. El Meduca es decadente, patético, con muchas trabas burocráticas y con funcionarios que no se comprometen con su labor dentro de la institución (López Aguilar, Panamá América, 12/4/15 ).

4. La asignación presupuestaria es muy baja para el sector educativo. Solo un 3% del presupuesto nacional se le asigna a este sector. En el caso de las universidades del Estado, su presupuesto raya en lo ridículo.

El autor es docente jubilado de la Universidad de Puerto Rico.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan