Psicología de masas

Cabello largo y pantalones rotos

Temas:

En los años 60 hubo mundialmente un espectáculo musical inolvidable: Hair (Cabello), donde se cantaba en inglés: “ Denme cabezas con cabello, largo y hermoso pelo”. Los Beatles y muchos otros artistas de ambos sexos, empezaron a mostrar cabelleras largas, fueran lisas o encrespadas. En los estados de Estados Unidos, donde vivían los campesinos conservadores, los bajaban con violencia de sus motocicletas y rapaban, a los que se atrevían a llegar por estos lares de la campiña. ¡Les cortaban el pelo con furia!

La moda atrae a casi todos, niños, jóvenes y adultos. Cuando la actriz Jennifer López se presentó en un concierto peinada con una “tortita” en la parte superior de la cabeza, creó un furor que ha alcanzado muchos países. Niñas y jovencitas escolares, adolescentes y adultos de ambos sexos, se las ingenian para hacerse su remolino de cabello arriba o atrás de la cabeza. Es la increíble necesidad de pertenencia de los seres humanos; de ser aceptados y “estar a la moda”, lo que produce cómo peinarse, maquillarse, teñir el cabello de muy diversos colores y vestir.

Me dicen que los pantalones jeans, rotos en las rodillas y deshilachados en los bordes,  son los únicos que venden en los almacenes. No hay blue jeans (“diablofuertes”) sin estar rotos, como si hubieran tenido una pelea con un perro. Extravagante y surrealistamente antiestética versión de la moda.

Algún famoso los usó y se volvió tendencia, como un excelente recurso para llamar la atención de esa espesa masa que son las multitudes en las calles y transportes.

El cabello largo de los 60 y la era de las cavernas ha vuelto a estar “de moda”, muchos años después. “No estás en nada”, si no tienes el pelo largo, con diversos colores, rapado a los lados (con dibujos hechos por el barbero), o no te haces una “tortita” en la cabeza, por grande o mínima que sea; si no te vistes con pantalones rotos o superpegados llamados leggins, los cuales, elásticos como si fueran de hule, se ponen a la fuerza y muestran atrevidamente cada contorno de las piernas, los muslos y asentaderas. Así funciona la psicología de masas: sigue a la mayoría, o te sentirás rechazado.

El autor es psicólogo, docente y escritor

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan