Desarrollo humano

La Beca Universal: un desafío para la educación

Temas:

Tendríamos que hacernos la pregunta, ¿para qué ha servido la Beca Universal en Panamá? Estos nos lleva a respondernos que ha servido para mantener o aumentar la deserción estudiantil; para aumentar la mediocridad de los jóvenes; para que nuestros estudiantes no valoren el esfuerzo por conseguir con poco lo mucho; para que los propios padres se aprovechen de sus hijos, so pretexto de necesidades o faltantes dentro de sus hogares los cuales ellos mismos deben suplir; en cierta forma, para desalentar a los estudiantes que si se esfuerzan por tener calificaciones muy buenas; para fomentar la venta de celulares y videojuegos, entre otras muchas más excusas.

Lo que hay que valorar es si en verdad ha mejorado la formación de nuestros estudiantes; la respuesta sería indudablemente no.

Por qué no enfocamos la beca universal a un subsidio por estudios, por lo menos, de $20 mensuales a los que mantienen calificaciones de 3.0 a 3.5; de $30 a los que mantienen calificaciones de 3.6 a 3.9; de $40 a los que mantienen calificaciones de 4.0 a 4.4, y, finalmente, los que mantienen calificación de 4.5 en adelante, becarlos con $75, y que el subsidio no sea acumulable por trimestre en caso tal que el estudiante repruebe el trimestre en una o más materias.

Mantener el subsidio escolar en el interior de la República, principalmente y en las áreas de extrema pobreza (comarcas, áreas montañosas, etc.), para contribuir en algo con la seguridad alimentaria del estudiante y su familia (controlando de alguna forma la adquisición de los mismos).

Con los fondos ahorrados, asegurarnos en suministrar a una cantidad importante de estudiantes, para el turno matutino, el desayuno y merienda y, para el turno vespertino, el almuerzo y la merienda, asegurándonos por lo menos con su alimentación.

Hay una cantidad significativa de estudiantes que no se alimentan por circunstancias muy especiales en sus hogares (algunos no tienen o completan su alimentación para la quincena; otros no pueden comer muy temprano, etc.) y de qué vale procurar la no deserción de los jóvenes si muchos de ellos no tienen para comer y su desarrollo intelectual, especialmente desde su infancia, es muy importante para la formación de su cerebro.

La autora es estudiante de maestría en la Universidad Interamericana de Panamá (UIP) 

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan