CLIMA  

La tormenta tropical Barry se dirige a Luisiana y amenaza con convertirse en huracán este sábado

Temas:

En Plaquemines Parish, los cierres de vías dejaron a algunas comunidades aisladas mientras se preparaban para la llegada de Barry. En Plaquemines Parish, los cierres de vías dejaron a algunas comunidades aisladas mientras se preparaban para la llegada de Barry. Expandir Imagen
En Plaquemines Parish, los cierres de vías dejaron a algunas comunidades aisladas mientras se preparaban para la llegada de Barry. AFP/Seth Herald

Millones de habitantes de la costa de Luisiana se preparaban este viernes para la llegada de la tormenta tropical Barry, que amenaza con convertirse en un huracán y provocar lluvias e inundaciones potencialmente devastadoras en el estado sureño de Estados Unidos.

Las autoridades incrementaron las evacuaciones, y las aerolíneas cancelaron los vuelos cuando el Centro Nacional de Huracanes (NHS, por sus siglas en inglés), pronosticó que la fuerte tormenta podría alcanzar el estado de huracán el sábado y rugir a lo largo de la costa central de Luisiana.

El gran sistema de tormentas, que se encuentra actualmente en el Golfo de México, trae consigo fuertes lluvias y posibles marejadas e inundaciones que recuerdan al mortal huracán Katrina de 2005.

Miles de personas empacaron y abandonaron sus hogares cuando las inundaciones azotaron áreas bajas como Plaquemines Parish, donde los cierres de carreteras dejaron a algunas comunidades aisladas mientras se preparaban para la llegada de Barry.

El viernes por la noche, la tormenta ya acumulaba vientos de 100 kilómetros por hora.

Decenas se refugiaron en el auditorio Belle Chasse de Plaquemines, mientras que otros se dirigieron tierra adentro para quedarse con amigos o familiares y evitar lo que el NHC llamó "inundaciones que amenazan la vida" en las zonas costeras y fluviales.

El gobernador John Bel Edwards dijo que Nueva Orleans estaba bien preparada para resistir a la tormenta, pero instó a los residentes a estar atentos, ya que las autoridades llamaron a la gente a permanecer fuera de las calles.

"Nadie debería tomar esta tormenta a la ligera, e insto a todos a mantenerse informados", dijo Edwards en Twitter.

Si el pronóstico se cumple, Barry será el primer huracán de la temporada en el Atlántico, que se extiende de junio a noviembre.

Ante la amenaza de lluvias torrenciales, se declaró en emergencia a varios estados, incluyendo Luisiana, Misisipi, Alabama, Arkansas y Tennessee, para desbloquear fondos federales con el fin de afrontar el temporal.

En el Barrio Francés la mayoría de los comercios han protegido sus infraestructuras. Expandir Imagen
En el Barrio Francés la mayoría de los comercios han protegido sus infraestructuras. AFP/Scott Olson

Luisiana se enfrenta a una confluencia de condiciones extraordinariamente peligrosa, dijeron los expertos.

El nivel del río Misisipi, ya crecido por lluvias históricas e inundaciones río arriba, estaba a 4.9 metros de altura en Nueva Orleans.

Con marejadas ciclónicas de entre casi un metro y cerca de dos, y un pronóstico de lluvia de entre 25 y 50 centímetros, el río podría romper el sistema de diques de más de seis metros de altura que protege a la ciudad de 400 mil habitantes.

"Gran parte de la costa del Golfo, especialmente Luisiana, ya tiene niveles de agua extremadamente altos y, por lo tanto, las fuertes lluvias y cualquier posible marejada ciclónica darán lugar a peligrosas inundaciones repentinas", dijo en un comunicado Jill Trepanier, experta de la Universidad Estatal de Luisiana.

Mike Yenni, presidente de la parroquia Jefferson Parish cerca de Nueva Orleans, dijo que la comunidad ha dado el paso "sin precedentes" de cerrar cientos de diques, en gran parte debido a los altos niveles casi históricos del río Misisipi.

Las autoridades cerraron autopistas en varios lugares a lo largo de la costa cuando las aguas de la inundación comenzaron a adentrarse.

Luisiana sigue traumatizada por el recuerdo del devastador huracán Katrina (categoría 5) en agosto de 2005. Los diques que protegían Nueva Orleans sucumbieron entonces a la presión del agua, que inundó el 80% de la ciudad y causó unas mil 800 muertes durante el desastre.

Pero para la red GSCC, que reúne a profesionales del clima de todo el mundo, "el riesgo de Barry es diferente al de Katrina: en 2005 cedieron los diques de la costa, y esta vez, son los diques del río los que estarán a prueba".

"La temperatura en la superficie del agua del Golfo de México está por encima de la media y provee al sistema de la fuerza para intensificarse", explicó Trepanier, que estudia los fenómenos climáticos en la Universidad de Luisiana.

Según la experta, Barry muestra un nuevo ejemplo de cambio climático: "Una temperatura cálida del océano y una temperatura del aire superior a la media son la receta para intensas lluvias; todas las condiciones 'por encima de la media' son una señal de cambio climático".

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan