El periodismo venezolano se convierte en una actividad ‘criminalizada’

Temas:

“La hegemonía comunicacional de Estado es un hecho indiscutible. Restan pocos medios independientes a quienes les cuesta sobrevivir en medio del deterioro institucional, social y económico”.

Así empieza el informe preliminar sobre el estado de la libertad de prensa y de expresión en Venezuela, leído hoy en la reunión de medio año que la Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) lleva a cabo en Panamá, hasta el próximo lunes.

"Es criminalizada y judicializada toda forma de expresión social y política disidente, sea de periodistas, estudiantes o políticos", agrega el documento.

El informe fue presentado por Asdrúbal Aguiar, exjuez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos, quien advirtió que los pocos medios independientes que sobreviven, son víctimas de una economía adversa provocada por el gobierno de Nicolás Maduro, en el que la inflación llegó a 65% y la moneda se ha devaluado en más de 3,000%.

La criminalidad también está rampante: en 2014 se registraron 24 mil 890 homicidios, lo que representa 82 muertes violentas por cada 100 mil habitantes, “la segunda tasa más alta del mundo”.

El año pasado, se contaron 579 violaciones a la libertad de expresión y 25 medios de comunicación han cambiado de dueños en los últimos cinco años, “sin que se conozca la verdadera identidad de sus accionistas”, dijo Aguiar.

El informe también incluye una veintena de ataques a periodistas y medios de comunicación. Entre estos se cuenta la situación del diario Tal Cual, que dirige Teodoro Petkoff, que tuvo que convertirse en un semanario ante la falta de papel, acusado por siete denuncias en su contra interpuestas por “personeros del régimen”. Igualmente, la detención y procesamiento judicial de siete blogueros, por orden del presidente de la Asamblea, Diosdado Cabello.

Acerca de Cabello, la canciller venezolana Delcy Rodríguez amenazó con emprender acciones legales contra el diario ABC, que publicó el testimonio de un antiguo escolta de Hugo Chávez que identificó a Cabello como el cabecilla del Cartel de los Soles.

Cabello también ha arremetido con varios comunicadores. A Mónica Villamizar la acusó de ser espía estadounidense y a Mariengracia Chirinos, de ser la autora de un informe adverso que sería presentado ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Lea el informe preliminar completo aquí.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Newsletter