Papa: Nalgadas están bien, si se mantiene dignidad del niño

Temas:

El pontífice preside la audiencia general celebrada en el aula Pablo VI en el Vaticano. El pontífice preside la audiencia general celebrada en el aula Pablo VI en el Vaticano. Expandir Imagen
El pontífice preside la audiencia general celebrada en el aula Pablo VI en el Vaticano. EFE/Ettore Ferrari

El papa Francisco dice que está bien que los padres les den nalgadas a los niños para disciplinarlos, siempre y cuando se mantenga su dignidad.

El pontífice hizo esa afirmación esta semana durante su audiencia general semanal, la cual estuvo dedicada al papel de los padres en la familia.

Francisco esbozó los rasgos de un buen padre: uno que perdona pero es capaz de "corregir con firmeza", al tiempo que no desalienta al niño.

"En una ocasión, escuché decir a un padre en una reunión con parejas casadas: 'En ocasiones tengo que pegarle un poco a mis hijos, pero nunca en la cara para no humillarlos''', relató Francisco".

"¡Qué hermoso!", dijo el Papa. "¡Él conoce el sentido de la dignidad! Él tiene que castigarlos pero lo hace en forma justa, y sigue adelante".

El padre Thomas Rosica, que colabora con la oficina de prensa del Vaticano, dijo que es obvio que el pontífice no habló de cometer actos de violencia o de crueldad contra un niño, sino más bien sobre "ayudar a alguien a crecer y madurar".

¿Quién no ha disciplinado a su hijo o ha sido disciplinado por sus padres cuando estamos creciendo?, afirmó Rosica en un correo electrónico.

"íSimplemente observen al papa Francisco cuando él está con niños y dejen que las imágenes y los gestos hablen por sí mismos!

Inferir o distorsionar cualquier otra cosa... revela un mayor problema para aquellos que no parecen comprender a un Papa que ha abierto paso a una revolución de la normalidad con discursos sencillos y gestos simples".

La posición de la Iglesia católica en torno al castigo corporal fue criticada duramente el año pasado durante un interrogatorio efectuado por una comisión de las Naciones Unidas sobre derechos humanos que monitoreaba la implementación del tratado de la ONU sobre los derechos del niño.

En su informe final, los integrantes de la comisión le recordaron a la Santa Sede que el tratado requiere explícitamente que los firmantes tomen todas las medidas, entre ellas legislativas y educativas, para proteger a los niños de todas las formas de violencia física o mental, incluido el tiempo que se encuentran bajo el cuidado de los padres.

Recomendó que el Vaticano enmiende sus propias leyes para prohibir específicamente el castigo corporal de los niños, inclusive en el interior de la familia, y crear formas de hacer valer dicha prohibición en escuelas e instituciones católicas de todo el planeta.

Las recomendaciones fueron emitidas luego de que el comité recibió reportes de abusos físicos generalizados y el uso de castigos corporales en escuelas e instituciones operadas por católicos, en especial en Irlanda, que según integrantes del comité habían alcanzado "niveles endémicos".

El Vaticano había argumentado que de ninguna forma había promovido el castigo corporal, pero que tampoco tenía ninguna forma de hacer valer alguna prohibición a colegios católicos, sobre los que no tiene jurisdicción.

Hizo notar que sólo es responsable de hacer valer el tratado sobre los derechos de los niños dentro de la ciudad-estado del Vaticano.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Newsletter