CONTROVERSIA

Papa: ‘Está claro que las guerras y el cambio climático ocasionan el hambre’

Temas:

‘Está claro que las guerras y el cambio climático ocasionan el hambre. Evitemos pues presentarla como una enfermedad incurable’, manifestó el papa Francisco. ‘Está claro que las guerras y el cambio climático ocasionan el hambre. Evitemos pues presentarla como una enfermedad incurable’, manifestó el papa Francisco. Expandir Imagen
‘Está claro que las guerras y el cambio climático ocasionan el hambre. Evitemos pues presentarla como una enfermedad incurable’, manifestó el papa Francisco. AFP

En un contexto de repunte de las personas que pasan hambre en el mundo –38 millones más que en 2015–, conflictos bélicos en aumento y el riesgo latente del cambio climático, el papa Francisco volvió a afear responsabilidades ante la comunidad internacional sin medias tintas.

“Está claro que las guerras y el cambio climático ocasionan el hambre. Evitemos pues presentarla como una enfermedad incurable”, manifestó el papa Francisco en un discurso en la sede de la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, por sus siglas en inglés) ante los ministros de los países que integran el G7.

De este modo, determinó con gesto adusto que garantizar el derecho a la alimentación es de “tal envergadura” que “está en juego la credibilidad de todo el sistema internacional”.

Por ello, pidió “mayor responsabilidad” y acciones concretas que se alejen de la “tentación de actuar en favor de grupos reducidos de la población” o que favorezcan “la corrupción o la ausencia de legalidad”.

Para el papa Francisco lo importante "no es solo para garantizar la producción necesaria o la equitativa distribución de los frutos de la tierra, sino sobre todo para garantizar el derecho de todo ser humano a alimentarse según sus propias necesidades”.

El pontífice también aprovechó su alocución para condenar la decisión de Estados Unidos de romper el pacto del clima. Sin hacer una referencia explícita a la retirada del gobierno de Donald Trump del pacto histórico para evitar el calentamiento global, aseguró que la comunidad internacional ha ido elaborando instrumentos jurídicos para afrontar el cambio climático como el Acuerdo de París, del que, “por desgracia, algunos se están alejando”.

En la celebración del Día Mundial de la Alimentación, cuyo objetivo es sensibilizar ante la falta de alimentos y las migraciones forzadas, el papa apuntó directamente a la raíz de la problemática: “no es lícito sustraer las tierras cultivables del pueblo permitiendo que se acaparen con la complicidad de quien debería defenderlos”, denunció. “Ante el aumento de la demanda es preciso que los frutos de la tierra estén a disposición de todos. Reducir es fácil, compartir es exigente”, agregó. 

Así se ha preguntó: “¿Sería exagerado introducir en el lenguaje de la cooperación internacional la categoría del amor conjugada como gratuidad, don?”. “¿De qué vale denunciar que los conflictos producen hambrunas si no se actúa eficazmente en aras de la paz y el desarme?”, añadió. 

SÍMBOLO

La fotografía del niño sirio de 3 años cuyo cadáver apareció en una playa de Turquía conmocionó al mundo. Su familia había estado intentando conseguir asilo en Canadá tras huir de la localidad de Kobani, en el norte de Siria y que durante meses estuvo controlada por Estado Islámico.

Su hermano de 5 años, Galip, y su madre, Rehan, de 35, también murieron después de que el barco en el que viajaban hacia Grecia naufragara. Su padre, Abdulá, fue encontrado casi inconsciente y llevado al hospital cerca de Bodrum.

El pontífice donó a la FAO una estatua en mármol de carrara del niño Aylan. La obra del artista autodidacta Luigi Prevedel (Cles, Trento. 1969) ha sido colocada en el atrio principal de la organización internacional.

El pasado mes de septiembre, Prevedel donó al obispo de Roma la citada escultura, titulada La muerte y el llanto. De forma hiperrealista, como analiza la experta en Patrimonio Cultural Alice Salavolti (Twenty Cent Art Group), el artista italiano ha esculpido la figura de Aylan, tal y como apareció hace dos años en una playa de Turquía. Sentado junto al pequeño, Prevedel ha representado a un ángel alado, que llora desconsolado ante la tragedia.

Según la FAO, este es el momento en que más personas se han visto forzadas a huir de sus hogares desde la Segunda Guerra Mundial, debido al aumento de los conflictos y la inestabilidad política. El hambre, que aumenta mundialmente por primera vez en décadas, la pobreza y el auge de los fenómenos meteorológicos extremos relacionados con el cambio climático, son otros factores importantes que contribuyen al fenómeno migratorio.

Comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia, S.A.

Newsletter