ACUSA A SU HERMANA DE ROBO

Lavítola debió vender carros de lujo para pagar abogados

Temas:

Lavítola, aparentemente, se ha quedado sin dinero tras la confiscación de sus propiedades. Lavítola, aparentemente, se ha quedado sin dinero tras la confiscación de sus propiedades. Expandir Imagen
Lavítola, aparentemente, se ha quedado sin dinero tras la confiscación de sus propiedades. Tomado de internet

Después de que la Guardia de Finanzas italiana confiscara a Valter Lavítola bienes por valor de más de 4 millones de dólares, el reo tuvo que vender un automóvil Maserati y un Jeep para poder pagar a sus abogados.

Así lo ha relatado su hermana, María Lavítola, en un video que ha colgado en internet. La grabación es la respuesta a las declaraciones espontáneas efectuadas por Lavítola en la sede judicial el 3 de junio, en las que arremetió contra los principales testigos de la Fiscalía, entre ellos, María Lavítola, y los culpó –sin fundamento– de haber mentido a la magistratura.

“Vendí un Jeep y un Maserati, y con el dinero pagué a sus abogados. Solucioné algunas situaciones personales y resolví problemas de las empresas”, explicó María Lavítola.

Su hermano, que suma hasta ahora cuatro condenas por fraude, extorsión y corrupción, con un total de siete años y siete meses de prisión –que incluyen dos casos relacionados con Panamá– había acusado a su hermana de haberle robado.

Por su parte, María Lavítola detalla en el video que el dinero que restó tras la venta de los automóviles de lujo se lo entregó –previa petición del intermediario entre Italia y Panamá– a dos personas “de aspecto no amigable ni limpio”.

“No me quedé con un céntimo porque para mí no era dinero limpio y no quería que entrara en mi casa”, aseguró.

El viejo aliado de Ricardo Martinelli es trasladado prácticamente todas las semanas en un furgón de la Policía penitenciaria desde una celda de la cárcel de Secondigliano, en Nápoles –en la que cumple condena– hasta los tribunales de Roma, Bari y Nápoles, donde tiene tres causas pendientes.

VÍCTIMA DE UN PASADO AZAROSO

La próxima semana quedará visto para sentencia el juicio que se le sigue por corrupción política.

Antes de que Lavítola, en representación de Italia, comenzara a trazar la red de contactos en Panamá, que le permitieron fraguar los contratos millonarios en parte corruptos que preveían –según la Fiscalía de Nápoles– el desvío de más de 60 millones de dólares en coimas destinados al entorno del hoy expresidente Martinelli, su currículo ya estaba manchado con hazañas sucias que lo apartaron de su sueño político.

De 2006 a 2008 lideró, junto con el ex primer ministro italiano Silvio Berlusconi, un atentado contra el corazón de la democracia italiana al comprar –según la acusación– a varios parlamentarios para hacer caer el gobierno de Romano Prodi, en 2008.

La fiscalía de Nápoles ha pedido cinco años para Berlusconi [en calidad de corruptor] y cuatro años y cuatro meses para Lavítola [mediador de la corrupción] por este delito.

La próxima audiencia del juicio Finmeccanica se celebrará el 29 de octubre de este año en el Tribunal de Roma.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan