Europa vive fin de semana electoral con atenciones centradas en partidos antisistema

Temas:

Este sábado es el turno para que voten los ciudadanos de Letonia, Malta y Eslovaquia. Este sábado es el turno para que voten los ciudadanos de Letonia, Malta y Eslovaquia. Expandir Imagen
Este sábado es el turno para que voten los ciudadanos de Letonia, Malta y Eslovaquia. AFP/Ilmars Znotins

Tres países se suman el sábado a la danza de las elecciones europeas, seguidos por una veintena el domingo, para escoger a los nuevos miembros del Parlamento del bloque en comicios en que se prevé un fortalecimiento de los partidos antisistema y de extrema derecha.

¿Cuál será la extensión de este fortalecimiento? ¿Cuál será su impacto en el equilibrio de fuerzas del poder legislativo europeo? ¿Qué consecuencias tendrá para la carrera hacia los puestos clave?

Una elevada tasa de abstención entre los 427 millones de electores no está fuera de los escenarios contemplados. El interés en estas elecciones no ha cesado de caer en las últimas décadas, aún si los eurodiputados han aumentado considerablemente sus prerrogativas.

Los británicos y los holandeses dieron el puntapié inicial el jueves, seguidos por los irlandeses y los checos (aunque estos últimos votan en dos días el viernes, para que este sábado sea el turno de Letonia, Malta y Eslovaquia.

Los 21 países restantes tendrán su turno el domingo. Así, los resultados oficiales apenas se tornarán públicos al fines del domingo, cuando se haya completado el ciclo de elecciones en los 28 países de la unión.

En el Reino Unido, donde no hubo otra salida que organizar la votación ante la postergación de la fecha límite para el Brexit, esta elección ha sido claramente eclipsada por las turbulencias en el seno del gobierno conservador.

Luego de una interminable serie de marchas y contramarchas, la primera ministra Theresa May terminó por anunciar, entre lágrimas, que dejará el poder el 7 de junio, al fracasar en su intento de retirar ordenadamente al Reino Unido de la UE.

En Holanda, la elección del jueves reservó la primera sorpresa, ya que los proyecciones sitúan a los laboristas (PdvA) de Frans Timmermans por delante de los liberales (VVD) y de los populistas (FvD).

Timmermans es, además, candidato a substituir a Jean-Claude Juncker al frente de la Comisión Europea.

En tanto, en Irlanda el partido proeuropeo del Primer Ministro Leo Varadkar también aparecía al frente de los sondeos de pié de urna luego de las elecciones del viernes.

Considerado a nivel europeo, el conjunto de las llamadas fuerzas euroescépticas y nacionalistas deberían, de cualquier forma, experimentar un fortalecimiento en el Parlamento Europeo, de acuerdo con las proyecciones.

En ese Parlamento actúan 751 eurodiputados, por un mandato de cinco años, quienes tienen un papel central en la elaboración de las leyes europeas.

En Italia, la Liga del ministro del interior Matteo Salvini, con su discurso marcadamente hostil a los inmigrantes y a las instituciones europeas en general, podría ampliar su representación con varias nuevas bancas.

Igualmente, en Francia Marine Le Pen, líder de la extrema derecha, aparece a la cabeza de las intenciones de voto, por delante de los esfuerzos del presidente Emmanuel Macron.

La alianza que une la Liga de Salvini y la Unión Nacional de Le Pen cuenta actualmente con 36 legisladores en el Parlamento Europeo, pero en esas elecciones aspira a llegar a los 60 representantes.

En tanto, el grupo populista EFDD, donde el Movimiento Cinco Estrellas italiano espera atraer al nuevo partido del británico pro-Brexit Nigel Farage, también debe crecer.

"Estoy preocupado con Europa", dijo el viernes el ministro francés de Relaciones Exteriores, Jean-Yves Le Drian, para quien la UE está "bajo amenaza de ser desollada, de ser desconstruida" y de "salir de la historia".

Pero aún si se cuentan las plazas del grupo ECR, donde se instalan los conservadores británicos y los polacos del partido PiS en el poder en Varsovia, las fuerzas euroescépticas y eurófobas aún están lejos de conseguir una mayoría en el Parlamento.

Además, esa alianza no esconde ciertas profundas divergencias, como, por ejemplo, la actitud con relación a Rusia.

De acuerdo con sondeos, estas elecciones deberán marcar el fin de la división entre los demócratas cristianos del PPE y los socialdemócratas, que domina el conjunto del Parlamento Europeo desde 1979.

Estos dos grupos ya no deberán reunir juntos la mayoría de las bancas, y los liberales del grupo ALDE esperan consolidarse como la tercera fuerza del Parlamento, impulsados fundamentalmente por los legisladores franceses aliados a Macron.

Los juegos de recomposición de las alianzas en el Parlamento, donde los Verdes también aspiran a fortalecerse, serán cruciales para el destino de los puestos más importante de las instituciones del bloque.

"Nadie podrá ser presidente de la Comisión [en substitución de Juncker] sin tener el apoyo de por lo menos 376 diputados europeos", recordó el portavoz de ese organismo, Jaume Duch.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan