Australianos se preguntan cómo un criminal pudo burlar a la justicia y tomar rehenes

Las 16 horas de sitio culminaron con un intenso tiroteo y gritos de terror.

Dos rehenes murieron, lo mismo que el asaltante, Man Haron Monis, iraní de 50 años.

Temas:

Cómo puede alguien que tiene un prontuario tan amplio y escabroso no estar en una lista de vigilancia adecuada, se preguntó Abbott. Cómo puede alguien que tiene un prontuario tan amplio y escabroso no estar en una lista de vigilancia adecuada, se preguntó Abbott. Expandir Imagen
Cómo puede alguien que tiene un prontuario tan amplio y escabroso no estar en una lista de vigilancia adecuada, se preguntó Abbott. EFE

La desolación provocada por un mortífero asedio dio lugar a la furia, cuando los líderes de una nación enlutada se preguntaron perentoriamente cómo un hombre con antecedentes criminales violentos pudo burlar a la justicia y tomar a 17 rehenes en un café en Sídney.

Las 16 horas de sitio culminaron con un intenso tiroteo y gritos de terror cuando la Policía irrumpió en el Lindt Chocolat Cafe en un intento desesperado por liberar a los rehenes.

Dos rehenes murieron, lo mismo que el asaltante, Man Haron Monis, iraní de 50 años, autotitulado clérigo musulmán a quien el primer ministro Tony Abbott calificó de persona mentalmente trastornada que estaba llevando a cabo una “fantasía enfermiza”.

“¿Cómo puede alguien que tiene un prontuario tan amplio y escabroso no estar en una lista de vigilancia adecuada? ¿Y cómo puede alguien como él estar en libertad?”, se preguntó Abbott en conferencia de prensa. 

“Son preguntas que tenemos que revisar con cuidado, con calma y metódicamente. Esto es lo que haremos en los próximos días y semanas”, agregó.

Monis fue condenado el año pasado a 300 horas de servicio comunitario por haber escrito cartas ofensivas a las familias de los soldados muertos en Afganistán entre 2007 y 2009. Posteriormente fue acusado de ser cómplice del asesinato de su exesposa.

A principios de este año, fue acusado de agresión sexual a una mujer en 2002. Estaba en libertad bajo fianza por esos cargos.

Ese historial dio origen a una serie de preguntas que seguían sin respuesta el martes: ¿Por qué salió bajo fianza el pistolero, un hombre con un sórdido historial delictivo? ¿Por qué no estaba en una lista de vigilancia de terrorismo? ¿Cómo consiguió un arma en un país con una estricta legislación al respecto?

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan