tragedia en centro de cumplimiento de menores

Pese a los gritos, ‘la celda no se abrió’

Relato de las amargas horas que vivieron jóvenes en riesgo social en enero de 2011. Madres piden la pena máxima para policías implicados.

Temas:

Teresa Rentería explicó ante el Segundo Tribunal de Justicia cómo falleció su hijo, José Frías.  Teresa Rentería explicó ante el Segundo Tribunal de Justicia cómo falleció su hijo, José Frías. Expandir Imagen
Teresa Rentería explicó ante el Segundo Tribunal de Justicia cómo falleció su hijo, José Frías. LA PRENSA/Archivo

El incendio que el 9 de enero de 2011 acabó con la vida de cinco adolescentes y causó lesiones graves a otros dos, todos recluidos en la celda número seis del Centro de Cumplimiento de Menores de Tocumen, se extinguió solo porque no se le permitió a los bomberos ingresar para sofocar las llamas.

Así lo narró ayer Cristian Mora, uno de los dos sobrevivientes del fuego provocado por una bomba lacrimógena, en el segundo día del juicio que se le sigue por este caso a nueve policías, dos custodios y a la entonces directora del reclusorio en el Segundo Tribunal Superior.

Según Mora, la celda estaba cerrada con candado y los custodios tenían la llave. Pese a los gritos de auxilio de él y sus compañeros, la puerta permaneció cerrada.

Mora reconoció durante la audiencia a dos de los sindicados como parte del grupo de policías que los golpearon y los maltrataron ese día.

Contó que el 9 de enero de 2011, los internos del Centro de Cumplimiento de Menores iniciaron una protesta pacífica por falta de agua, ya que en el reclusorio tenían varios días sin bañarse. Por eso, manifestó, algunos de sus compañeros salieron del encierro.

Ayer, también compareció al estrado del Segundo Tribunal de Justicia Teresa Rentería, madre de José Frías, uno de los jóvenes que murió en el hecho. Rentería relató que se enteró de lo ocurrido a través de una llamada telefónica.

Llorando, la mujer recordó que cuando llegó al hospital le costó trabajo reconocer a su hijo, ya que tenía quemaduras en el 95% de su cuerpo. Los médicos, aseguró, no le dieron esperanzas de recuperación. 

Reveló que a su hijo solo le hacían falta 15 días para salir de prisión, ya que le habían concedido un cambio de medida cautelar por buena conducta.

Rentería pidió a los magistrados que apliquen la pena máxima de prisión a los responsables de la muerte de su hijo y de sus cuatro compañeros.

También rindió declaración Santa Pardo, madre de Víctor Jiménez Pardo, quien contó que vio por televisión cómo los policías golpeaban a su hijo a pesar de las quemaduras en el 60% de su cuerpo.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan