AMBIENTE

Ricardo Moreno, la voz del jaguar

El biólogo panameño Ricardo Moreno será reconocido hoy por la National Geographic Society, por sus esfuerzos en la preservación del jaguar.

Temas:

El trabajo de Ricardo Moreno en Panamá es reconocido en Estados Unidos. El trabajo de Ricardo Moreno en Panamá es reconocido en Estados Unidos. Expandir Imagen
El trabajo de Ricardo Moreno en Panamá es reconocido en Estados Unidos. LA PRENSA/Luis García

La primera vez que Ricardo Moreno estudió a un felino, lo hizo con la mascota de su casa, un gato callejero llamado Tao que hallaba refugio en el portal de su hogar en Monte Oscuro, San Miguelito.

Era entonces un vivaz adolescente con una curiosidad insaciable provocada por su afición a ver documentales que relataban los pormenores de la vida en la selva. Le fascinaban los animales de supremacía, los de fauces con dientes afilados. Los feroces depredadores.

Desde los 14 años Moreno jugaba y aprendía de Tao, cuyo comportamiento no distaba del gran felino, el jaguar.

Terminando su bachiller, Moreno no sabía qué camino tomar en su vida académica. Entre sus aspiraciones destacaban convertirse en médico veterinario o en piloto de Fórmula Uno, pero le pareció más viable ser biólogo. “Me encanta el campo, caminar entre la naturaleza”, repite con frecuencia cuando charla de su pasado.

Ricardo Moreno creó la Fundación Yaguará para la obtención de datos sobre el trasiego de jaguares y para ayudar a sobrevivir al felino más grande del continente.

El Valle de Cana en el Parque Nacional Darién, sería un lugar de experimentación real. Allí desarrolló su maestría sobre el estudio del jaguar y la propuesta atrapó a la Wildlife Conservation Society, que le financió el proyecto.

Airoso con los resultados, Moreno creó la Fundación Yaguará para la obtención de datos sobre el trasiego de jaguares y para ayudar a sobrevivir al felino más grande del continente.

Las amenazas para el jaguar, al igual que otras especies, son la destrucción de su hábitat y el conflicto con las comunidades.

Al ir desapareciendo los parajes naturales donde el jaguar conseguía sus presas, se dispersaron las poblaciones elementales de su dieta y, por ende, el jaguar caza lo que esté a su alcance, excepto el humano.

El resultado es el deceso de al menos 295 jaguares entre 1989 y 2016 abatidos por el hombre, asegura Moreno.

Casi 20 años después de incursionar en la selva en busca de las huellas del jaguar, el biólogo recibirá el reconocimiento de Explorador Emergente de la National Geographic Society.

El premio le será entregado hoy en una ceremonia en Washington, Estados Unidos, junto a otros 13 personajes que abanderan proyectos de conservación en vida silvestre en el mundo.

VEA: El mensaje de Ricardo Moreno

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan