Fomento

El beneficio de una ley de cine

Un actor y un director dominicanos conversan sobre el gran valor que trae consigo una positiva ley de cine.

Temas:

‘Carpinteros’ fue la primera producción dominicana en ser aceptada en el Festival de Sundance. Cortesía ‘Carpinteros’ fue la primera producción dominicana en ser aceptada en el Festival de Sundance. Cortesía Expandir Imagen
‘Carpinteros’ fue la primera producción dominicana en ser aceptada en el Festival de Sundance. Cortesía

Carpinteros es fruto de la Ley 108-10 de Fomento de la Actividad Cinematográfica en República Dominicana, promulgada mediante el decreto presidencial en 2010, por el mandatario Leonel Fernández.

El actor Jean Jean, figura clave del drama Carpinteros, calcula que de la mano de este incentivo se han beneficiado alrededor de 100 películas a lo largo de seis años de entrar en vigencia.

“El verdadero crecimiento del cine nacional es con esta ley de cine, que nosotros los realizadores hemos podido arriesgarnos a contar otras historias y llevarlas a distintos lugares del mundo. Con esta ley se está creando una identidad cinematográfica que será la que nos podrá mantener en vigencia como marca-país en la industria”, opina José María Cabral, director y guionista de Carpinteros.

La muestra perfecta es precisamente Carpinteros, un retrato del día a día de los privados de libertad, tanto para los hombres como para las mujeres, en las cárceles de República Dominicana.

El filme plantea los retos que deben sortear, que va desde rencillas internas, la ausencia de libertad y el precio que debieron pagar por sus errores delictivos.

Aunque Carpinteros hace mayor hincapié en cómo mantener una relación amorosa entre un reo y una privada de libertad.

El título de este largometraje, que se presenta hoy miércoles en el Teatro Balboa, hace referencia a un particular sistema de comunicación interna, conocido por los presos como “carpinteriar”.

Se trata de la manera de entenderse entre los que están en las instalaciones de los caballeros y las que están en el aparte carcelario de las damas, dos mundos separados por unos 100 metros de distancia y por enormes rejas.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan