La última palabra

Huésped muy famoso

Temas:

Se encuentra en la lista corta de los influenciadores de la humanidad. Se encuentra en la lista corta de los influenciadores de la humanidad. Expandir Imagen
Se encuentra en la lista corta de los influenciadores de la humanidad. AP

Jorge Bergoglio es uno de los contemporáneos más famosos. No tiene el poder de otros de la taquilla mundial, como Xi, Putin, Trump o Gates, pero se encuentra en la lista corta de los influenciadores de la humanidad.

Completó en diciembre 82 años. Es jefe de una de las religiones con más seguidores, la católica, fundamentada en la vida de Jesús, nacido en el Medio Oriente, y adoptada en el siglo III por el Imperio Romano. Es líder político y moral y jefe de Estado del Vaticano, pago enclavado en Roma.

Bergoglio, papa desde hace cinco años, se apoda Franciscus, en homenaje a un santo, Francisco de Asís (siglo XIII). Es el primer papa americano, porteño de nacimiento, y, por tanto, amante del tango y usuario del lunfardo, argot de la espectacular Buenos Aires.

Jorge, o Francisco, será huésped durante cinco días de nuestra nación. Privilegio que pocos países han tenido, fuera de Argentina (en Córdoba y Buenos Aires ha desarrollado su carrera eclesiástica desde sacerdote jesuita) y el Vaticano.

Ese huésped no solo viene a presidir un encuentro terráqueo de jóvenes católicos (JMJ, sigla que casi se me olvida), sino a ponerle el pulso al globo terráqueo en esos días estelares para la Patria de Justo Arosemena, tanto en sus penas, desafíos y alegrías, desde la perspectiva de la moral de una de las más de 4 mil religiones.

¿Es Bergoglio el argentino latinoamericano y argentino más famoso? No. Es Messi. Bergoglio, no obstante, está en esa lista de lujo, que encabezan, según encuestas, que puede ser Dichter& Neira, Gates, la Jolie, Oprah, Dalai, Isabel II (ni sé a qué se dedica), Emma Watson, Ángela Merkel, Yang Mi, Jackie Chan, Xi (nuevo amigo), Putin, Cristiano y Jordan. Jorge Bergoglio, primero que papa, es porteño, che, futbolero, y experto en humanidades, filosofía y teología, si bien su primer oficio fue de inspector químico.

Su fuerte es la palabra y la catequización, no solo de materia religiosa. Ha dicho que la teoría religiosa de la creación y el Big Bang pueden ir de la mano para explicar el origen del universo, y ha asestado golpes fuertes a los grupos entronizados en su Iglesia que han cometido pedofilia y han encubierto los delitos.

Su discurso es muy fuerte en favor del diálogo interreligioso y contra las causas de la pobreza y la desigualdad social. Se opone, como sus antecesores, al aborto, la eutanasia, la anticoncepción y el matrimonio entre personas del mismo sexo.

Aún arzobispo de Buenos Aires, cargo que ocupó por 15 años, mantuvo una acalorada batalla verbal con la presidenta Cristina Kirchner, quien alentó la aprobación de ese tipo de matrimonio y la autorización de la adopción de niños por parejas homosexuales. En 2010. A términos con sentido negativo usados en el argot porteño, Bergoglio les ha colocado componente positivo en su afán evangelizador, como primerear (primero yo; el que pega primero) y, en el caso de balconear (quien solo mira) para animar a los seguidores en la participación.

El autor es es periodista y docente.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan