RETO

‘El Gordo’ Oliver Hardy aterra e inspira al actor John C. Reilly

Temas:

Y asumió el papel de Hardy por completo, física y mentalmente, sometiéndose a horas de maquillaje los días de rodaje y aceptando todo el peso de su cuerpo. Y asumió el papel de Hardy por completo, física y mentalmente, sometiéndose a horas de maquillaje los días de rodaje y aceptando todo el peso de su cuerpo. Expandir Imagen
Y asumió el papel de Hardy por completo, física y mentalmente, sometiéndose a horas de maquillaje los días de rodaje y aceptando todo el peso de su cuerpo. AP

Interpretar a “El Gordo” Oliver Hardy, el comediante de gran tamaño con una personalidad aún más grande, fue un peso que se convirtió en una misión para John C. Reilly.

El actor dudó que podría convertirse en el hombre cuya legendaria sociedad con Stan Laurel se explora en Stan & Ollie (“El Gordo y El Flaco”), que se estrena hoy en Estados Unidos.

“Era un prospecto bastante aterrador”, dijo Reilly tras enterarse de que el papel le mereció una nominación al Globo de Oro.

“Esos son unos zapatos muy grandes de llenar, sin dobles sentidos. No sabía que iba a funcionar tan bien. Fue realmente un acto de fe”.

Desde temprano en el proceso, Reilly desarrolló un profundo afecto por Hardy por medio de libros, cartas que el humorista le escribió a su esposa y las más de 100 apariciones en pantalla que tuvo con Laurel, interpretado por Steve Coogan.

Fue al descubrir lo abandonados que Hardy y su socio estaban hacia finales de sus vidas y sus carreras _ el periodo explorado en la película, que documenta una complicada gira por el Reino Unido a principios de la década de 1950, cuando ambos ya eran unos sesentones _ que Reilly no solo sintió una compulsión sino un deber.

“Simplemente al principio no sentí que lo merecía”, dijo Reilly. “Pero cuando aprendes sobre Laurel y Hardy, y cómo el mundo los olvidó al final de sus vidas, me di cuenta de que tenía que hacer esto por Oliver. Me decía todo el tiempo, ‘hazlo por Oliver”.

Y asumió el papel de Hardy por completo, física y mentalmente, sometiéndose a horas de maquillaje los días de rodaje y aceptando todo el peso de su cuerpo.

“Y creo que comencé a lamentar esa decisión hacia el final porque era demasiado peso como para cargar todos los días”. Otros aspectos de Hardy fueron más fáciles de emular.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan