Sociedad

Apropiación cultural y la necesidad del conocimiento

Las culturas nacen y evolucionan en un continuo proceso de alimentación de otras formas de expresión, pero dicho fenómeno se puede convertir en pérdida si no se realiza con cuidado.

Pueblos Originarios

Temas:

Hoy en día es muy fácil que un elemento o varios componentes de una cultura pasen a ser parte de otra cultura. Hoy en día es muy fácil que un elemento o varios componentes de una cultura pasen a ser parte de otra cultura. Expandir Imagen
Hoy en día es muy fácil que un elemento o varios componentes de una cultura pasen a ser parte de otra cultura. Fotolia

¿A quién le pertenece la cultura? Si bien las distintas definiciones que se pueden encontrar sobre cultura concuerdan en que es el conjunto de costumbres, modos, conocimientos, incluyendo el desarrollo artístico, científico, etc., que caracterizan a una sociedad o a un grupo social; la autoría de estas formas de expresión se va perdiendo a medida que se adentran en sus orígenes.

Para la antropología la cultura es dinámica e inexorable, en otras palabras: se alimenta de distintas fuentes en un proceso indetenible que permite que nuevas expresiones aparezcan y florezcan.

Un ejemplo claro se puede ver en el folclor panameño, cuya mezcla de elementos de orígenes africanos, europeos y mediterráneos, entre otros, creó la identidad cultural que hoy en día posee el istmo.

Para Carlos Fitzgerald, investigador de la Universidad Santa María la Antigua , esta hibridación o mezcla de tradiciones, es un proceso constante en la historia humana. “La cultura no es algo estático e inamovible. Todas las culturas han estado en contacto unas con otras a lo largo de la historia, por lo tanto, la interacción y difusión es lo que permite que la cultura cambie y da elementos para la innovación y creatividad cultural”. explica.

Pero si bien las culturas nacen y evolucionan debido al intercambio continuo, la apropiación cultural, como también se le conoce a este fenómeno, no siempre es un proceso apacible, y puede tener connotaciones negativas si resulta en agravantes como “pérdidas de derecho, económicas, de identidad y de conocimientos”.

La acción de tomar elementos que identifiquen a una sociedad, llámese lenguaje, indumentaria, cultura material e inmaterial, sacarlos de contexto y reutilizarlos, es quizás la forma de apropiación más disonante. “Se dan los casos en que un elemento artesanal, iconográfico o simbólico de una cultura se saca de un contexto y de un lugar, se coloca en otro contexto y en otro lugar y sirve a otras personas para ganar dinero, para tener beneficios del que el grupo originario no recibe regalías, donde nadie les pidió permiso ni les consultó o pensó si era de carácter respetuoso o no la utilización de dicho elemento simbólico”, explica Fitgerald.

La cantante Ariana Grande ha sido acusada de apropiación cultural banal por sus tatuajes japoneses mal escritos Expandir Imagen
La cantante Ariana Grande ha sido acusada de apropiación cultural banal por sus tatuajes japoneses mal escritos

Para el investigador, aparte de esos “procesos de comercialización” donde se pierde el significado y el contexto cultural, otro problema es pérdida de conocimientos. “Una vez lo sacas de contexto no sabes qué significa ni cómo se hace, pierde noción de identidad y herencia”, agrega, subrayando la importancia de conocer las identidades y tradiciones de los pueblos, “cuál es su historia, su origen y el significado de los elementos simbólicos que conforman sus expresiones culturales”.

Un trato con respeto

El mundo de la farándula es quizás el que más veces ha puesto el tema de apropiación cultural sobre la mesa. El reciente caso de la intérprete Ariana Grande, quien para promocionar su nuevo álbum Thank u, next, ha utilizado toda una campaña publicitaria a base de la cultura japonesa, incluyendo un tatuaje mal escrito en dicho idioma o la constante discusión sobre si el cantante Bruno Mars puede o no interpretar música funk, ritmo creado por afroamericanos en la década de 1960, fusionando otros ritmos como soul, jazz, ritmos latinos, entre otros.

“Es casi imposible hacer arte sin alimentarte de otras culturas”, explica Karla Jiménez, aprendiz e instructora del grupo de danza Proyección Leyla Salam, dedicados a la apreciación cultural de la danza oriental, haciendo la salvedad de que hay una diferencia entre hacer arte conociendo el significado e historia de los elementos culturales, a realizar una apreciación y proyectarla. Jiménez explica que el proceso de conocer otra cultura es un constante aprendizaje, “nunca dejas de aprender, siempre conoces algo nuevo, y te tienes que apoyar mucho en las personas reales que viven el día a día esas realidades. No puedes bailar danza oriental (belly dance) pensando que no vas a leer noticias de lo que está pasando en Oriente, sin saber, por ejemplo, qué piensan las personas de ese tipo de baile, qué piensa la gente de las mujeres que bailan o se expresan de esa manera, de dónde viene el vestuario o lo más básico qué dice la música que estás bailando”.

Para ella, se puede sentir cierta apreciación por una cultura, pero si no se conoce el trasfondo de los elementos utilizados, se está cayendo en una apreciación banal.

“En el caso específico de lo que hago, para mí es muy importante conocer el significado de cada elemento cultural para poder transmitirlo. Enseñarle a las personas que lo que están haciendo es una apreciación de lo que realmente pasa en Medio Oriente. Nunca va a ser igual, porque no tenemos el mismo contexto geográfico ni social, pero estamos apreciando un arte que nació allá y que ha trascendido a otras tierras”.

Para Jiménez, uno de los puntos claves de la apreciación cultural es siempre respetar la tradición y la parte folclórica.

Pueblos Originarios

Ivette Rogers, representante del pueblo guna, explica que la cultura de los distintos pueblos originarios de Panamá está llena de riqueza y significado. En el caso específico de las molas, habla de leyendas donde tres deidades les enseñaron la mola y tiene que ver la relación del ser humano con lo exterior, con la madre tierra y la naturaleza.

‘Pero sabemos que nuestras molas se iniciaron con tatuajes con semillas inspiradas en la naturaleza. Solamente nos cubríamos con tatuajes, después llegan los españoles y nos traen las telas y las agujas e hilos y así se inician las molas, al principio geométricas con colores más terracota, y con diferentes significados, y algunas molas que son para protección’, explica Rogers, agregando que ‘mola’ significa mariposa, así como blusa o vestimenta.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

Newsletter