Proyecto legislativo

El reto de legalizar el cannabis

El proyecto establece que habrá una lista de productos regulados, y solo se venderá en farmacias hospitalarias.

Temas:

En 2018, la mayor producción de cannabis medicinal en el mundo se situaría en Colombia, de acuerdo con datos del diario ‘El Tiempo’. Archivo En 2018, la mayor producción de cannabis medicinal en el mundo se situaría en Colombia, de acuerdo con datos del diario ‘El Tiempo’. Archivo Expandir Imagen
En 2018, la mayor producción de cannabis medicinal en el mundo se situaría en Colombia, de acuerdo con datos del diario ‘El Tiempo’. Archivo

La iniciativa legislativa que establece el uso medicinal del cannabismarihuana está lista para el segundo debate en la Asamblea Nacional.

De ser aprobada, a los ministerios de Educación, de Salud y de Comercio les corresponderá las funciones de vigilancia, control y regulación; habrá un período de 90 días para crear la reglamentación. Gremios médicos miran la propuesta con cautela.

El uso medicinal del cannabis, un tema puesto sobre la mesa

Para unos es una planta inocua que ayuda a los enfermos terminales a soportar las dolencias; para otros es una sustancia tóxica que puede llevar a la adicción. Se trata del cannabis o la marihuana.

El debate del uso medicinal de esta planta en el país está en la Comisión de Trabajo, Salud y Desarrollo Social de la Asamblea Nacional, donde se aprobó en marzo pasado, en primer debate, el proyecto de ley 595, “que autoriza y regula el uso medicinal del cannabis” en Panamá. La propuesta beneficiaría a pacientes con patologías como epilepsia, trastornos mentales y cáncer, entre otros.

El proyecto original, presentado por el diputado panameñista José Luis Castillo, proponía derogar y modificar “todas las disposiciones que sean contrarias a la presente ley, con el fin de despenalizar el uso del cannabis con fines médicos”.

No obstante, cuando el proyecto fue discutido en primer debate, la comisión acordó eliminar este artículo, “ya que [en] el proyecto solo se regula el uso medicinal del cannabis, por ende no le es aplicable el tipo penal vigente”.

En México, se elaboran distintos productos con el cannabis. Archivo - Expandir Imagen
En México, se elaboran distintos productos con el cannabis. Archivo - AFP

Al proyecto también se le integró parte de la propuesta del Ministerio de Salud (Minsa), relativa a los principios activos, sintéticos y naturales del cannabis, así como sus componentes o derivados. De la propuesta legislativa se excluyó todo lo concerniente a la producción de la sustancia.

Al Minsa le corresponderá incluir al cannabis en el listado de patologías elaboradas por la entidad, que dará lugar a su uso conforme al protocolo de medicamentos.

Corresponderá a la Dirección de Farmacia y Drogas del Minsa y al Ministerio de Comercio e Industrias (MICI) controlar la importación y comercialización del producto en cualquiera de sus formas.

El diputado Castillo, que además de proponente es el presidente de la comisión legislativa a cargo del primer debate, reconoció que hubo “contraindicaciones y cierta inconformidad” en cuanto a la instalación de industrias extranjeras cuyo fin fuera la comercialización de los productos con cannabis. Esto fue finalmente excluido del proyecto de ley.

Castillo expresó que los últimos días de discusión en primer debate sirvieron para conversar con algunos sectores contrarios a esta iniciativa y aclarar dudas, por lo que considera “positivo” el ambiente para que, eventualmente, se puedan instalar industrias de cannabis en el país.

Adelantó que hay varias empresas de ese sector -particularmente de Israel- interesadas en producir en Panamá. Todas estarían sometidas al cumplimiento de los requisitos que estipulen el Minsa, el MICI y el Ministerio de Desarrollo Agropecuario.

“Existe inquietud, porque piensan que habrá una siembra a cielo abierto, pero esto no será así, va a estar controlada”, precisó Castillo.

Aunque la producción del cannabis quedó excluida del proyecto de ley, este tema podría ser planteado nuevamente en segundo debate.

Castillo mencionó que en Estados Unidos las empresas dedicadas a la siembra del cannnabis colocan un chip a cada hoja.

También se refirió al caso de Puerto Rico, donde, remarcó, existen controles estrictos para poder ingresar a un invernadero de cannabis.

Los beneficios

Según el Centro de Control de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, por sus siglas en inglés), la marihuana tiene componentes como el tetrahidrocannabinol (THC) y el cannabidiol (CBD). Este último es, según el organismo, el que alivia el dolor de la enfermedad y contribuye a bajar la inflamación sin causar la adicción que conlleva el componente THC.

La CDC indica que no hay estudios que comprueben la efectividad de la marihuana en los tratamientos contra el cáncer. No obstante, plantea que hay informes que evidencian el alivio de los síntomas en pacientes que se someten a tratamientos agresivos, como la quimioterapia.

Incluso la Organización Mundial de la Salud emitió una recomendación pública en diciembre del año pasado para no catalogar el cannabis como una droga.

El presidente de la Federación Nacional de Pacientes con Enfermedades Críticas, Crónicas y Degenerativas, Orlando Quintero, se expresó a favor del uso medicinal del cannabis, por los beneficios que trae en el alivio de ciertos síntomas, como las náuseas y la pérdida de apetito causadas por los tratamientos intensivos.

“Siempre y cuando los ingredientes del cannabis sean bien utilizados, dan una ventaja enorme a los pacientes”, comentó Quintero, al resaltar que ya hay varios países donde se probó la efectividad del uso medicinal de esta planta.

La cautela

El doctor y miembro de la Comisión Médica Negociadora Nacional (Comenenal) Domingo Moreno alegó que el potencial uso del cannabis como medicina para algunas patologías debe pasar el mismo control sanitario al que fueron sometidos todos los demás medicamentos que entraron al país, que fueron aprobados por la Administración de Alimentos y Drogas de Estados Unidos (FDA, por sus siglas en inglés).

También resaltó la necesidad de un estudio para evaluar la cantidad de habitantes que necesiten el cannabis para sus dolencias.

Con respecto a la aprobación de la ley, Moreno consideró “que no se deben tomar decisiones apresuradas para su aprobación, sin haber hecho los estudios clínicos apropiados”, que evalúen el impacto en la vida de los pacientes. Instó a ver la experiencia de otros países para evaluar si en Panamá los enfermos graves se podrán beneficiar de ello.

La psiquiatra y exdirectora del Instituto Nacional de Salud Mental Juana Herrera abogó por tener una “mente abierta” al uso medicinal del cannabis, pero advirtió que se debe ser cauteloso “a la hora de vender la idea” del uso de esta planta.

“Los jóvenes dicen: ‘si es una medicina, ¿por qué yo no la puedo usar?’. No la van a usar en tableta, no la van a usar en líquido, la van a usar mediante el cigarrillo. Nada que ver con el proyecto de ley”, recalcó Herrera, quien también se manifestó en contra del cultivo y la comercialización de la planta.

Herrera reconoció que los componentes THC y CBD de la marihuana atribuidos a fines medicinales tienen un “mínimo potencial adictivo”. Sin embargo, la psiquiatra señaló que las adicciones no solamente son físicas, sino psicológicas, por lo que es necesario evaluar los daños y beneficios que podría acarrear el uso del cannabis.

“Hay personas que cuando consumen un medicamento con ningún componente adictivo, como la aspirina, desarrollan una conducta compulsiva y obsesiva frente a una sustancia”, agregó.

“Si hay una cantidad de personas que se beneficiarían por tener una patología refractaria a los medicamentos tradicionales, el Minsa debería tener un listado de los médicos que tratan a estos pacientes, para elaborar un permiso especial para ellos en, por lo menos, los tres primeros años, como si fuese un proyecto piloto”, sugirió Herrera.

Panorama regional

En varias partes de América Latina ya se aprobó el uso medicinal del cannabis.

Por ejemplo, en México, el Senado de la República aprobó en diciembre del año 2016 la legalización del cannabis como medicina.

En tanto, la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria de Brasil autorizó la prescripción médica y la importación de las medicinas de los componentes del cannabis THC o CBD.

El único país en la región que permite el uso de la marihuana recreativa es Uruguay, que también considera legal la siembra y el consumo de la planta. Incluso, el Estado controla el proceso de distribución y comercialización de esta sustancia.

 

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Newsletter