EDUCACIÓN

Un proyecto nutricional con enfoque regional

Un proyecto que desarrolla la Dirección de Nutrición y Salud del Ministerio de Educación  en cuatro escuelas de esta zona indígena  propicia la unión de los pobladores y activa la economía local.

Temas:

Proyecto Nura, del Meduca, gana premio en Guadalajara LA PRENSA

El Ministerio de Educación (Meduca) desarrolla en la comarca Ngäbe Buglé un proyecto que busca garantizar que los estudiantes de cuatro escuelas tengan acceso a una alimentación de calidad y con enfoque regional.

Con dos años de ejecución, los involucrados en el plan fomentaron, además, la producción de alimentos en la comarca y movieron la economía del lugar a través de la compra de las propias cosechas que allí se producen.

Producción local para nutrir a alumnos de comarca Ngäbe

Un cartel sobre un proyecto de alimentación que ejecuta el Ministerio de Educación en cuatro escuelas de la comarca Ngäbe Buglé ganó el primer premio en el congreso que cada tres años realiza la Sociedad Latinoamericana de Nutrición.

La lámina informativa, que contiene los detalles del proyecto Semilla, Niño, Parcela (NURA, por sus siglas en ngäbere), compitió con otros mil 295 presentados por países de Latinoamérica y el Caribe, además de algunos de Europa y Medio Oriente (ver gráfica).

Este plan es uno de los que desarrolla la Dirección Nacional de Nutrición y Salud Escolar del Meduca para garantizar el acceso a una alimentación balanceada a los niños de escuelas públicas.

Gilda Montenegro, coordinadora del NURA, explicó que comenzaron a ejecutar el proyecto en 2016 con la ayuda de la organización no gubernamental Acción Cultural Ngäbe (ACUN), la cual tiene amplia experiencia en trabajar con la población indígena del país, especialmente con los grupos ngäbe y buglé. Montenegro subrayó que como parte de este proceso, un año antes de arrancar con la iniciativa, se reunieron con las autoridades tradicionales y la comunidad educativa, para identificar la disponibilidad de alimentos y los ciclos de cosecha.

Ensayo

La funcionaria detalló que cuando todo estaba preparado, el proyecto comenzó como un ensayo para evaluar la facilidad de adquirir alimentos tradicionales, de manera que fuera posible alimentar nutritiva y balanceadamente a unos 2 mil 89 estudiantes de la zona.

La iniciativa se ejecuta en las escuelas Llano Ñopo, Llano Tugrí, Nutivi y San Agustín, y en los dos años que lleva su ejecución han comprado 35 mil libras de productos tradicionales de la agricultura familiar de la comunidad, entre ellos, frijol, cereal, maíz, frutas, verduras y carnes. Esta actividad movió la economía de la región, porque los productos se compran a las propias familias de la comarca indígena.

Se calcula que las compras han generado unos $40 mil en la economía familiar comarcal y permitido que la población estudiantil reciba “alimentación escolar con pertinencia cultural”.

Esta propuesta se diferencia de los demás planes de nutrición del Meduca, que se centran en la entrega de granos, como arroz y frijol; en la cría de gallinas de engorde y huertos escolares, pero sin tomar en cuenta la producción local y tampoco la alimentación tradicional de los sitios donde se implementan.

Los mayores índices de desnutrición se encuentran en las comarcas indígenas y áreas rurales del país. Expandir Imagen
Los mayores índices de desnutrición se encuentran en las comarcas indígenas y áreas rurales del país. Alexander Arosemena

Variedad

Uno de los aspectos que dejó en evidencia esta iniciativa es que en la comarca Ngäbe Buglé existe una gran variedad de productos.

En ese sentido, el director ejecutivo de ACUN, Blas Quintero, expresó que las poblaciones indígenas son muy versátiles; es decir, tienen una gama de alimentos propios y que forman parte de su sistema de alimentación. Quintero, quien es antropólogo, sostuvo que en el Meduca se consideró que si existe toda una variedad de alimentos que esta población utiliza dentro de su alimentación diaria, era necesario tomarla en cuenta al momento de decidir cuáles serían los platillos para los alumnos.

A su vez, expresó que otro aspecto que deseaban cambiar es el pensamiento o estigma de que la comida de esta población indígena no es nutritiva, cuando la realidad es que tienen cientos de años consumiéndola y se puede aprender de ellos.

Añadió que el proyecto generó en la comunidad las ganas de aumentar los cultivos, dado que tienen un mercado fijo para las escuelas donde se implementa el plan.

Flavia Fontes, profesora de la Escuela de Nutrición de la Universidad de Panamá, expresó que se trata de una propuesta de seguridad alimentaria, cuyo enfoque consiste en brindar alimentos a los escolares, respetando sus costumbres y dando oportunidad a que los productores locales puedan vender sus productos a un “precio justo”.

Dijo que la adquisición de estos productos también beneficia al Meduca, porque no tiene que comprar a un distribuidor para luego llevarlo hasta las comunidades de difícil acceso.

“Los alimentos se compran allí mismo y ello garantiza que lleguen a los estudiantes”, puntualizó.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan