taboganos RECLAMaN DERECHOS

Por presión ediles anulan venta de islas

Miembros del Consejo Municipal debieron votar, frente a su comunidad, la derogación de acuerdos de venta de islas. Un trato que se intentó esconder.

Temas:

La otrora indiferente comunidad de Taboga obligó a sus autoridades a anular los acuerdos según los cuales vendieron, de forma irregular, parte de cuatro islas municipales a Ernesto Bósquez Ditrani, un panameño ligado a especuladores de tierra.

Azael Ortíz, presidente del Consejo Municipal, y José Chirú, alcalde de Taboga, firmaron los acuerdos 81, 82 y 83 mediante los cuales se autoriza la venta de 78 hectáreas de las islas desde junio de 2013, pero fueron publicados en enero pasado en Gaceta Oficial, y la comunidad se enteró.

En ellos se estableció venderle a Bósquez 61.9 hectáreas de Taboguilla; 14.8 hectáreas en Taboga; 2 hectáreas en Tórtola y 6 mil metros cuadrados en Tortolita, parte del nuevo ejido tabogano, pedido a la Autoridad Nacional de Administración de Tierras (Anati) supuestamente para beneficiar la titulación de sus moradores.

Bósquez no tiene derechos posesorios en ninguna de esas islas, pero le bastó con prometer un desarrollo turístico a los ediles para ser privilegiado de forma directa. Los proyectos que formaban parte de este plan de desarrollo fueron aceptados sin consulta ciudadana.

Por ello, el viernes, voceros de un grupo de moradores reclamaron la decisión al Concejo, donde sus autoridades eludieron responsabilidades criticando publicaciones de La Prensa.

“... Es la única forma que los periódicos se tienen que vender... diciendo muchas cosas”, afirmó Chirú.

“La hoja aguanta lo que sea y [los periodistas] ponen lo que les da la gana”, reclamó Ortíz por su lado.

Fue una reunión acalorada, de más de dos horas, en la que se observó a una comunidad que exigía cuentas a sus autoridades. Estas leyeron un comunicado en el que negaban la venta, lo que según el tabogano Rodolfo Benítez estaba “irrespetando la inteligencia de todos”.

Hubo gritos, manoteos, y Ortíz perdió la calma.

“Deja esa vaina... eso está derogado oye, ¿qué te pasa a ti?... ¿cuál es la necedad?”, gritó Ortíz a otro residente. Acto seguido se levantó de la mesa y amenazó con retirarse. La comunidad lo ovacionó para que se fuera y pidió su renuncia.

“Hicieron la promesa de derogar. Que se haga”, inquirió posteriormente Federico Brid, otro isleño, y luego de esta petición, el Concejo aprobó, por unanimidad, derogar los acuerdos.

Cubriendo su rostro de este diario, Ortíz admitió que la Autoridad del Canal de Panamá advirtió que no pueden vender isla Tortolita por ser patrimonio de uso de esa entidad.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan