Knockout

‘La medida perfecta es la que te haga feliz’: Piky Zubieta

Piky Zubieta, la cabeza detrás de Entre Libras, viaja hoy por la JMJ, por su caso de acoso y, por supuesto, por la gordura que tantas lágrimas le ha sacado, pero de la que ha sabido aprender y enseñar.

Temas:

¿Te hubiera gustado que aprovecháramos la visita del papa...?

Ay, para hablar de Venezuela y de la migración. Y de la salud mental.

El mensaje que esperas que les haya quedado a los políticos.

Que la ubicada magistral que les dieron les sirva para entender que no se pueden endiosar. Ellos estaban ahí gracias a los que no podían estar. Debieron estar en su circuito con ellos. Aquí hay que hacer una buena purga...

Los tres mejores milagros de la JMJ.

La unión de religiones, que no son más que caminos a un mismo destino; que los jóvenes vean a sacerdotes y monjas como gente divertida, y la iglesia renovada. Ah, y nos taparon las calles. A mí me deben cuatro llantas.

Lo más maravilloso que viste.

Que la gente se va pensando que somos amables. Si supieran de verdad cómo somos… en mi vida me habían dado play cinco taxis en un día. La gente te saluda en la calle. Me sentía como Moisés cuando pasaba por el mar.

¿Qué nos deja la JMJ?

Esperanza. Espero que por mucho tiempo, pero es una decisión personal. Y dependerá de nosotros el 5 de mayo.

¿Qué aprendiste en la JMJ?

Que un talento sin Dios es una vocación incompleta.

¿Cómo así que querías ser monja?

Mi abuela me contaba de la vida de los santos y yo aspiraba a tener esa vida. Para mis 15 años ni quise fiesta como penitencia; lo veía como vanidad. No le hacía caso a nadie que no me dijera Flor de Dios. Después me gustó un pelaito y entendí que eso no era lo mío.

¿Por qué el acosador de la procuradora quedó preso y el tuyo, que ya confesó, sigue libre?

Me hago la misma pregunta y espero que no me salgan raíces esperando...

¿Dónde se estancó tu caso?

Estoy esperando fecha de juicio.

¿El MP solicitó la detención?

No, porque él se declaró inestable. Pero no puede ser que uno se declare loco y no pase nada. Y lo mío no fue lo peor. Hubo peores hostigamientos, pero nadie denunció, nadie cree en el sistema. Y para muestra este botonsón.

¿Por qué tu caso fue peor?

Lo de ella fueron fotos, y no de ella. Lo mío fueron imágenes de mi hija, mi esposo, mías, videos de nosotros picados, donde mostraban mi casa, amenazas de violación y muerte. Yo le conté mi caso a la procuradora cuando trabajamos en la ley de no más violadores libres: fui abusada sexualmente de niña y esto me revolvió todo. Y todavía, ella ni por solidaridad de género…

¿Qué dejó ese abuso sexual en ti?

Muchas heridas, pero la enseñanza de que no pasa nada por casualidad y que cuando te victimizas no avanzas. Tu gran ancla puede ser tu trampolín.

Eres la tercera de cuatro hermanas y siempre fuiste la más gorda. ¿Cómo fue eso, creciendo en una sociedad tan estigmatizante como esta?

Muy doloroso... siempre comparan. Cuando mi papá se refería a nosotros decía la inteligente, y todas lo éramos; la bonita, y todas lo éramos, y la gorda. Y yo tenía y tengo otras cualidades.

¿Hasta dónde llegó tu complejo?

Como tenía los dientes “en recreo” no me reía. No iba a fiestas porque era patuleca y usaba bota ortopédica, ni iba a la piscina. Hasta hace seis años que estuve en el hospital. Yo decía que tenía asma y era depresión. Y dije “estoy harta de que mi estabilidad dependa de inestables”.

¿Qué tan delgada es la línea entre la gordura y la depresión?

Es lo único delgado que tenemos.

¿Pensaste en suicidarte alguna vez?

Sí, he pensado que nada vale la pena. Pero en mi religión dicen que el cuerpo es templo del Espíritu Santo y el que atente contra él divagará en las tinieblas y no quiero saber si es verdad...

¿Y cómo fue tu adolescencia?

Lejos de lo común, pero no aburrida. Tengo a Melvin y Rousana, amigos desde prekínder, un novio que murió quemándome…

¿Cuáles son las medidas ideales?

Las que te hagan feliz.

Algo que los flacos jamás sentirán.

Comerte un cinnamon roll a las 11:00 p.m. viendo una película sin estresarte porque a las cuatro horas debes pararte a correr más que Forrest Gump.

¿Qué sientes por los que comen a la par tuya y no engordan?

Mucha envidia.

Por los que piden ensalada mientras tú pides pasta.

Tener la tentación y ser fuerte, eso merece respeto.

Por los que dicen que no comen y pesan lo que pesas tú.

Dizque “mis huesos son grandes”. De aquí pal’ museo de antropología.

La respuesta para los que dicen que el ‘animal print ‘ es solo para flacas.

Oye, es que no importa el peso, si no usas el corte adecuado, el animal print te hará ver como el animal en cuestión. Yo he visto cosas que parecen 3D.

Si el cuerpo es un templo, el tuyo es...

Una catedral.

¿Qué es para ti la palabra dieta?

Hay idiotas que juran que yo avalo la obesidad. Yo hago dieta… pero cada quien la hace como quiere.

Los concursos de belleza son...

Siguen imponiendo que encajes en un patrón. Aceptan personas que nunca han menstruado, pero no panzas ni mujeres con vitiligo.

¿Por qué todo el que ve la luz se quiere volver ‘life coach’?

Porque quieren protagonismo. He visto coach de finanzas sin carro, de nutrición sin estudiar, de salud mental sin ser psicólogos. Todos quieren ser abanderados... la sazón está en la tuna.

Lo que te queda mejor que a nadie.

Todo lo que me ponga, si me lo pongo con actitud, me va a quedar mejor que a cualquiera. No hay gorda fea, sino mangaja e insegura.

A la hora de la hora, ¿cuánto influye el físico en el trato de la gente?

100%. Te ves como te sientes y la gente te trata como te ves.

¿Y a la hora de conseguir trabajo?

Es actitud. Pero tampoco apliques para el departamento de nutrición.

Mas allá del aspecto estético, ¿qué piensas de las enfermedades asociadas a la obesidad?

Cada vez son mayores. Es importante diferenciar gordura y obesidad y en el segundo caso buscar ayuda.

¿Te ofenden las campañas contra la obesidad?

No, las apoyo. Lo que no apoyo son los patrones que nos quieren imponer. La anorexia es tan horrible como la obesidad.

¿Ser gordo aquí es más o menos difícil que en otras sociedades?

Es mucho menos grave que en Colombia y Venezuela, donde la belleza es una industria. Nosotros todavía salimos en “tubi tubi” y bata, oye.

Escribes mucho en redes sociales. El comentario más hiriente.

¿Te violaron rico? Me lo dijo Gretta Aizprúa Bernal. Le dije que el día que la viera la cacheteaba, y la vi y la cachetee.

La anécdota más bonita.

Una niña que me escribió que la mamá la criticaba porque estaba gorda y ella no sabía cómo decirle que su padrastro la tocaba. La remití donde un psiquiatra y él la ayudó gratis. Un día se me acercaron las dos en el mall y me agradecieron. Nada pasa por gusto.

¿Compartir tus historias alejó a tu gente cercana?

Sí. De la gran mayoría. Es más fácil convivir en un mundo de mentiras que aceptar la verdad y afrontarla. En mi vida están los que deben estar y como deben estar. Yo no mendigo cariño.

¿Qué es más incómodo que la faja?

Usar la faja incómoda. No es lo mismo tener las 50 libras en una sola llanta que repartirlas espléndidamente.

¿Qué dieta no has hecho?

La de la piña, porque soy alérgica.

¿Los gordos tenemos amor propio?

Si trabajamos en eso, sí.

Tu hija, ante tu gordura, te decía que tenías dos bebés en la barriga. ¿Por eso te hiciste la manga gástrica?

Eso detonó, pero mi esposo decidió operarme al verme desesperada en el hospital. ¿Cómo le explicaba a ella que era ansiedad? Y dos bebés, qué hue...

¿Recomiendas la manga?

Sí, pero más un buen doctor. El mío dice que yo no soy un caso de éxito. No logré lo que él quiso, pero sobrepasé lo que yo esperaba. Y gané amor propio.

¿La gente es hiriente por ignorante, porque se sienten incómodos o por hacerse los graciosos?

Por ignorancia.

¿Hasta dónde llega el bombardeo emocional a las gordas?

Está en todas partes. El día que entendamos que el peso más grande que carga una persona es el emocional, las aguas llegarán a su nivel.

¿Por qué la adicción a la comida es peor que otras adicciones?

Porque hay promociones, es legal y se consigue hasta en la farmacia del hospital. Y nadie te invita a echar cuentos y a comer en el parque Omar caminando. Todo es alrededor de la comida.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan