tras 15 meses de investigación, el CASO DE LOS MENORES QUEMADOS LLEGA A los TRIBUNALES

´Nunca intentaron salvarlos´

La Fiscalía Primera Superior, a cargo de Geomara Guerra, pidió el encausamiento criminal de los 12 imputados, que niegan todos los cargos.

Temas:

La investigación del incendio ocurrido el 9 de enero de 2011 en el Centro de Cumplimiento de Tocumen, que segó la vida de cinco adolescentes, dejó al descubierto que los policías que se presentaron al reclusorio acontrolar un motín e intento de fuga pudieron evitar la tragedia en la celda 6, pero nunca intentaron salvar a los jóvenes.

De hecho, en vez de prestarles ayuda, los policías crearon una “calle de honor” por la que hicieron pasar a los adolescentes para golpearlos, tal como se establece en las conclusiones del caso, enviadas el 9 de mayo al Segundo Tribunal Superior de Justicia, basadas, entre otras pruebas, en el testimonio de uno de los bomberos que acudió al centro a sofocar el fuego.

En el documento, la fiscal primera superior, Geomara Guerra, pidió juicio para los 12 imputados en el proceso, entre ellos, nueve policías, dos custodios civiles y la exdirectora del centro, a los que acusa de los delitos de homicidio, tentativa de homicidio y tratos degradantes e inhumanos.

Guerra sostuvo en sus conclusiones que todos los investigados eran funcionarios y tenían el deber constitucional de proteger la vida y la integridad de los internos en el centro, pero de manera voluntaria omitieron este mandato.

También destacó que a pesar del fuego en el interior de la celda y que los demás menores recluidos se habían rendido, los policías siguieron disparándoles y golpeándolos.

La fiscal manifestó que los adolescentes de la celda 6 no representaban peligro para los policías y custodios, ya que estaban encerrados con candado, desarmados, y no participaban en el motín.

Pese a ello, los policías dispararon en su contra a través de un hoyo en la ventana de la celda y por allí mismo arrojaron las dos bombas lacrimógenas que, según se comprobó en la investigación, provocaron el incendio.

De acuerdo con las pesquisas, fue el subcomisionado Luis Carlos Ortega, a cargo del operativo ese día, quien ordenó al agenteMaikol González y al subteniente Joel Rodríguez lanzar las bombas lacrimógenas en la celda 6.

Testimonios de los sobrevivientes Cristian Mora y David Ríos Suazo detallan que después de que se desató el fuego, pidieron ayuda a los policías que estaban fuera de la celda, pero recibieron burlas para que soportaran como “hombrecitos”, y amenazas de arrojarles más bombas.

Sin embargo, durante la investigación todos los imputados negaron las acusaciones en su contra.

Además del subcomisionado Ortega, el subteniente Rodríguez y el agente González, ya señalados, la fiscalía acusó en este caso al subteniente Ernesto Blake, a los sargentos Luz María Padilla y Darío Caballero; y a los cabos Eduardo Valdés Luna, Ángel Batis Rivas y Eduardo Barreno.

También a los custodios Alexander Degracia y Guillermo Ábrego, y a la entonces directora del penal Iris Cedeño.

La averiguación del caso, que incluyó un sinnúmero de recursos legales, se prolongó durante 15 meses.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan