LEGISLATIVO

Se caen primeros temas de reforma constitucional

Las iniciativas de quitarle la nacionalidad a los hijos de extranjeros nacidos en Panamá y de crear un Tribunal Supremo Electoral ya no van.

Temas:

Los diputados acordaron que que se destine un mínimo del 6% del Producto Interno Bruto para la educación. Los diputados acordaron que que se destine un mínimo del 6% del Producto Interno Bruto para la educación. Expandir Imagen
Los diputados acordaron que que se destine un mínimo del 6% del Producto Interno Bruto para la educación.

Diputados de la Asamblea Nacional han logrado “consensos” en, al menos, 30 posibles modificaciones a la Constitución, en medio del choque de intereses entre fracciones, principalmente las de la bancada del oficialista Partido Revolucionario Democrático (PRD).

Le hicieron un cambio cosmético a la propuesta para modificar el concepto de matrimonio. Eliminaron la palabra “solamente” para establecer que el matrimonio será entre un hombre y una mujer. Una buena parte de los diputados está de acuerdo con esta iniciativa. Hasta ahora, el único que se ha mostrado en contra es el independiente Gabriel Silva. “¿Cómo puedo yo decirle a una pareja del mismo sexo que son menos, cómo puedo seguir permitiendo los abusos?”, se preguntó.

Silva tampoco está de acuerdo con que “solamente” serán panameños por nacimiento los nacidos en el territorio nacional” de padre o madre panameña”, propuesta que ya fue descartada, según lo anunció la diputada perredista Kayra Harding.

También se descartó la posibilidad de elevar las penas a 70 años de cárcel. Aquí argumentaron que esto es materia del Código Penal. También eliminaron la posibilidad de que el Tribunal Electoral sea supremo, tal como lo propuso la entidad. El debate sigue hoy, viernes.

De los gritos al ‘consenso’; la trastienda de la reforma

El de ayer fue otro día de negociaciones, tensiones, y “consensos”, en los pasillos del palacio Justo Arosemena. En una carrera contrarreloj (las sesiones ordinarias de la Asamblea Nacional clausuran el próximo 31 de octubre) los diputados de todos los partidos proponen, redactan, y tachan las primeras propuestas para modificar la Constitución, una de las principales promesas del gobierno de Laurentino Nito Cortizo.

Aunque en el pleno legislativo los diputados del oficialista Partido Revolucionario Democrático (PRD) se mostraron sonrientes y afables, puertas adentro, las divisiones siguen latentes y los ánimos estallan al momento de ponerse de acuerdo en los temas.

Los diputados tomaban recesos para ponerse de acuerdo. Expandir Imagen
Los diputados tomaban recesos para ponerse de acuerdo. Agustín Herrera

Como el proyecto se discutirá por bloques, los primeros cambios impactarán a los asuntos que están contemplados del Título I al IV, sobre derechos fundamentales, políticos, extranjería, entre otros. “Los más suaves”, según el diputado perredista Leandro Ávila, presidente de la Comisión de Gobierno, instancia que se encargó de las consultas ciudadanas sobre el documento.

Cada quien empuja para su lado. Zulay Rodríguez, por ejemplo, se aferra a los asuntos de migración. El pasado martes lanzó la controversial propuesta de que “solamente” serán panameños por nacimiento los nacidos en el territorio nacional de padre o madre panameña. Después de largas negociaciones, su copartidaria Kayra Harding informó que “en consenso” habían acordado retirar esa modificación para que se mantenga que son “panameños los nacidos en territorio nacional”.

Si bien ganaron esta batalla, el camino que les falta recorrer se tornaría aún más escabroso. Diputados del PRD afirman que Rodríguez pretendía presentar 200 modificaciones a la Constitución, y que luego de horas de reunión, lograron que bajara a 60.

Cualquier cambio no solo debe ser visto con lupa, porque se trata de la norma fundamental que regirá para varias generaciones, sino porque la propuesta fue redactada por diversos sectores convocados en la Concertación Nacional para el Desarrollo. Además, un giro brusco podría polarizar alguno de los temas y quitarle el piso político para el referéndum, que avalaría o no el acto constitucional propuesto.

El matrimonio

El matrimonio es otra piedra en el zapato. Luego de las críticas por la propuesta para que se estableciera que el matrimonio era “solamente” es entre un hombre y una mujer, decidieron eliminar la palabra “solamente”. No obstante, la mayoría de los diputados están dispuestos a que se eleve a la Carta Magna esta figura de esta forma, pese a que organismos de derechos humanos han manifestado en reiteradas ocasiones que llevar los derechos humanos a referéndum es “un error”.

Hasta ahora, el único que se ha mostrado en contra de esta moción es el independiente Gabriel Silva. “¿Cómo alguien puede luchar por los derechos humanos selectivamente?”, se preguntó ayer en el pleno. Dijo que la iniciativa va en contra del pensamiento de Ricardo J. Alfaro, de Justo Arosemena, y de que “todos los panameños somos iguales”. Presentó una propuesta para que se mantenga el matrimonio tal como está.

Otro de los consensos impacta al Tribunal Electoral. La propuesta para que se cree el Tribunal Supremo Electoral, tal como lo sugirieron los tres magistrados de esa instancia, ya no iría. Decidieron dejarlo tal como está ahora: Tribunal Electoral, a secas. Ayer, de hecho, Heriberto Araúz, Alfredo Juncá y Eduardo Valdés Escoffery asistieron a la sesión del pleno. También se acordó que esta entidad debe mantener el control previo. En la bancada del PRD se dice que “los magistrados salieron perdiendo”.

Hay más. También se pusieron de acuerdo para que que se destine un mínimo del 6% del Producto Interno Bruto para la educación, un tema que hizo ruido en la pasada campaña política, y que Cortizo consignó en su plan de Gobierno. Que la educación sea gratuita es otro punto en el que todos coinciden. Además, que el Ministerio de Salud y la Caja de Seguro Social puedan adquirir, sin control previo y sin intermediario, medicamentos, insumos e instrumentos médicos, tecnología de punta y de última generación hasta por el monto y los términos que determine la ley.

El mediador

Quien no ha faltado a las reuniones del PRD es el secretario general del partido Pedro Miguel González, quien ahora se ha puesto el sombrero de “mediador” ante los últimos choques entre copartidarios. González tiene larga trayectoria en ese arte político de amarrar y desamarrar temas fogosos.

El exdiputado Pedro Miguel González (al fondo) es el 'mediador' de la bancada del PRD. Expandir Imagen
El exdiputado Pedro Miguel González (al fondo) es el 'mediador' de la bancada del PRD. Agustín Herrera

Por lo pronto, Leandro Ávila, y Crispiano Adames, los dos diputados que dejaron ver sus diferencias ante el país, ayer se dejaron ver como dos viejos amigos. Crispiano, incluso, tuvo halagos para el trabajo de la Comisión de Gobierno que preside Ávila. Hasta lo felicitó: “Felicito a Leandro Ávila por la capacidad de entendernos en el proceso en medio de las diferencias”, dijo en el pleno. El pasado martes, cuando se definía la metodología del debate, Adames tildó a su copartidario de “cobarde”, “traidor”, y de “entregado a la sociedad civil”. Lo invitó a pelear. No precisó contra quién.

Lea aquí: Gritos y amenazas en la Asamblea

Harding hizo alarde de los buenos momentos de sus copartidario. En Twitter, la diputada publicó una foto en la que se ve a los dos perredistas revisando documentos en un escritorio. Adames mira a la cámara fijamente mientras sostiene un papel. Ávila ríe con documento en mano. “Para que no quede duda de los consensos alcanzados, los diputados Leandro Ávila y Crispiano Adames conversan en el pleno”, escribió.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan