TRAYECTORIA. Empresario y filántropo

Federico Humbert Azcárraga : el banquero de los vecinos

Federico Humbert Azcárraga era una autoridad moral en el mundo de la banca. Ayer falleció, pero su legado continúa.

Humbert, el hombre y el líder

Temas:

Humbert se anticipó siempre a la competencia y supo olfatear las oportunidades que le agregaban valor al banco. Humbert se anticipó siempre a la competencia y supo olfatear las oportunidades que le agregaban valor al banco. Expandir Imagen
Humbert se anticipó siempre a la competencia y supo olfatear las oportunidades que le agregaban valor al banco.

En otra época la mayor virtud de los empresarios era la discreción. Y Federico Humbert Azcárraga fue uno de ellos. Conservador, observador, íntegro y de apariencia impecable. Él significó uno de los pilares que hizo trascender la banca panameña.

El hombre dirigía una entidad que empezó siendo de pequeña escala, y que con el paso del tiempo se convirtió en el banco privado panameño más grande de la plaza y de la región.

Banco General fue fundado en abril de 1955 y Humbert asumió la presidencia desde 1976.

Tres años más tarde se convirtió en el presidente de Empresa General de Inversiones, tenedora de las acciones del banco, de Petróleos Delta y Empresa General de Capital y Subsidiarias.

En sus muchos años productivos, Humbert llegaba a la sucursal del banco, ubicada en avenida Cuba, desde las 6:00 a.m. y era el último en irse. Fue así como una entidad que empezó con sucursales que se asemejaban a acogedoras casas de techos de tejas, rodeadas de grandes helechos, transmitió su espíritu a sus actuales torres de cristal.

Raúl Alemán, vicepresidente de Banco General y hechura de Humbert, trabajó de su mano por más de 40 años, y hoy recuerda que su mentor siempre les insufló que no era una opción hacer negocios pensando solo en la utilidad. “Si no era íntegro, no valía la pena siquiera considerarlo”.

Alemán recuerda sobre Humbert: “Era una persona con una visión agresiva para hacer negocios, pero muy conservadora con los riesgos”. Mucho de la personalidad de Humbert es en sí misma la de Banco General.

AMOR A LO PANAMEÑO

Hace 10 años programó un encuentro periodístico con este diario. Humbert no era el banquero que intentaba acaparar las páginas sociales. Más bien era lo opuesto a ello y se consideraba casi un milagro que diera entrevistas relacionadas con la industria. Pero en esa ocasión había motivos de sobra.

Se acababa de concretar la operación compleja de la fusión de Banco General y Banco Continental. No vacilaba entonces en decir que la unión tenía mucho sentido: “La soberanía financiera no podía estar en juego. Teníamos que mantener la fortaleza de los bancos panameños”. Y así lo hizo.

Banco General puede presumir de haber dado saltos olímpicos en cuanto a su fortaleza, diversificación y atención al cliente.

Humbert creyó siempre en el esfuerzo panameño. Casi nadie lo sabe, pero en la década de la crisis política del país, en medio de una férrea dictadura militar, rondaba entre las figuras de la banca la propuesta de cambiar los nombres y aliarse a instituciones extranjeras.

Humbert se opuso y dijo que prefería regalar sus acciones. Pasó la tempestad y desde su trinchera ayudó en la reconstrucción del país.

También le apostó a la juventud. Por más de 30 años apoyó un premio que otorgó a estudiantes que fueran ejemplo de valores éticos y morales a través de su comportamiento diario. Los ganadores eran seleccionados por sus propios compañeros y profesores.

Durante los últimos años, Humbert asumió un rol de mentor con los ejecutivos que le acompañaban desde hacía décadas. En ellos dejó las responsabilidades del día a día, aunque muchas de las decisiones pasaban por su curtido y sabido olfato para hacer negocios. Sabía leer a las personas y contratar al talento.

Todo su tesón estaba en los proyectos de responsabilidad social, algo a lo que le dedicó buena parte de su tiempo cuando el tema no soñaba en ser parte de la estructura de ninguna organización en Panamá.

Con la Fundación Sus Buenos Vecinos, Humbert se anticipó a lo que dictaría un mercado hoy lleno de millennials con ímpetu de cambio.

Sus encuentros con los trabajadores del banco eran un ritual. Desayunaba cada semana con un grupo de colaboradores escogidos al azar. En conjunto, se reunió con más de mil personas. No se hablaba ni de trabajo ni del banco. Se conversaba de la vida, de sus vidas.

Ese contacto cara a cara con los trabajadores nació desde mucho antes, cuando su principal actividad profesional estaba vinculada a la industria pesquera, a inicios de la década de 1960, y a la que dedicó cerca de 20 años de su vida.

Ayer, el mundo empresarial panameño lamentaba su partida. “Fredy Humbert fue el empresario más ejemplar de Panamá. Éxito empresarial sin sacrificar ética y valores, filántropo y gran hombre de familia”, dijo Pedro Heilbron, CEO de Copa Airlines.

“Ha partido un gran panameño, Federico Humbert A. Hombre de principios, modelo de trabajo honesto, valores e integridad...”, comentó el exadministrador del Canal Alberto Alemán Zubieta.

Los colaboradores de Banco General también reconocen su liderazgo: “Fue una persona que nos enseñó con el ejemplo”, recordó una de las cajeras del banco. Probablemente este sería uno los comentarios más significativos para Humbert, el compañero de los desayunos y el banquero de los vecinos.

Humbert, el hombre y el líder

El empresario y banquero   Federico Humbert Azcárraga murió ayer a la edad de 84 años.  

Nació en la ciudad de Panamá el 18 de mayo de 1933. Viudo de Lupita Arias y casado en segundas nupcias con Layla Koroneos de Humbert. Tuvo 8 hijos, 33 nietos y 20 bisnietos.

Estudió y se graduó en el  Colegio La Salle en 1951 y continuó estudios universitarios en la Universidad de Notre Dame,  donde obtuvo el título de licenciado en Administración de Empresas en 1955.

A su regreso a Panamá, trabajó en la Compañía Panameña de Seguros. Posteriormente inició  una carrera independiente en la venta de seguros, lo que le valió de experiencia para  afincarse con liderazgo en la industria bancaria.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan