trasmallos

‘Pesca fantasma’, el asesino silencioso de la vida marina

Temas:

Especies marinas como las tortugas sufren las consecuencias de las redes abandonadas en el mar. Fotolia Especies marinas como las tortugas sufren las consecuencias de las redes abandonadas en el mar. Fotolia Expandir Imagen
Especies marinas como las tortugas sufren las consecuencias de las redes abandonadas en el mar. Fotolia

¿Alguien se ha preguntado alguna vez si los peces de gran tamaño y otras especies marinas sufren dolor al morir asfixiados a causa de redes abandonadas en el mar?

Quizás no. Pero esta es la denominada “pesca silenciosa”, que es una de las causas de muerte de muchos animales marinos y hasta de corales, los cuales se rompen a causa de los métodos de la pesca industrial, entre ellos, los camaroneros.

Esta pesca es la que se realiza con redes o trasmallos abandonados, perdidos o dejados deliberadamente en el océano por la pesca industrial o comercial.

Los responsables pocas veces son identificados por las autoridades. Sin embargo, en estas “redes fantasmas”, como se les conoce, quedan atrapados todo tipo de especies que, aunque luchan por sobrevivir, sufren una muerte lenta.

Videos de diferentes puntos del país colgados en Facebook dejan al descubierto el sufrimiento de especies como las tortugas bula, una de las más grandes de Panamá, víctimas de trasmallos y de la mano del hombre.

“Esto es un crimen, porque están matando una tortuga que está a punto de extinguirse”, denunció Hernán Arias, presidente de la Asociación Panameña de Pesca Submarina (Appes).

Arias aseguró que también está prohibido que los indígenas pesquen con arpón, “pero lo siguen haciendo”.

“Estamos acabando el ambiente marino en Panamá”, advirtió Arias.

Millones a la deriva

El problema con las redes fantasmas llega hasta los bolsillos de los contribuyentes. El Estado ha invertido en la última década un millón de dólares, a razón de 100 mil dólares por año, desde 2009, para eliminar la basura marina, específicamente estas redes de la muerte.

La información fue confirmada en junio de 2017 por la administradora de la Autoridad de Recursos Acuáticos de Panamá (ARAP), Zuleika Pinzón, que presentó ante Naciones Unidas un proyecto para eliminar “redes fantasmas”.

¿Cómo se ha invertido el dinero? ¿Cuáles son los marcos regulatorios implementados para controlar estas malas prácticas? Son algunas de las interrogantes que no fueron respondidas por la ARAP a La Prensa.

Agrupaciones sin fines de lucro se organizan para remover las redes de los océanos y hasta en las desembocaduras de los ríos, donde se pescan grandes cantidades de sardinas, corvinas y róbalos pequeños que no logran reproducirse. Se trata de una mal práctica que resume un viejo adagio: “Pan para hoy, hambre para mañana”.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Editorial por la Democracia S.A.

Newsletter