ANáLISIS

Nuevamente el principio de especialidad y otras especies

Los cuestionamientos presentados por la defensa del expresidente Ricardo Martinelli apuntan hacia acciones legales nacionales e internacionales.

Temas:

Ricardo Martinelli fue declarado “no culpable” por los jueces Roberto Tejeira, Arelene Caballero y Raúl Vergara. Ricardo Martinelli fue declarado “no culpable” por los jueces Roberto Tejeira, Arelene Caballero y Raúl Vergara. Expandir Imagen
Ricardo Martinelli fue declarado “no culpable” por los jueces Roberto Tejeira, Arelene Caballero y Raúl Vergara. Archivo

Una conferencia de prensa de 39 minutos, en la que cuatro de los principales abogados del expresidente Ricardo Martinelli en el caso de los pinchazos, presentaron su respuesta pública a las declaraciones de fiscales, querellantes y presuntamente a un medio de comunicación, esbozó la hoja de ruta que seguirán los abogados defensores.

Entre los aspectos más relevantes de la conferencia, destacó la repetición del argumento de la acusación sin imputación.

Este hecho, del que el señor Ricardo Martinelli fue objeto, es producto del artículo 492 de Código Procesal Penal, tal y como fue modificado por la Ley 55 de 2012, firmada por el expresidente Martinelli.

Otro aspecto relevante de la estrategia legal presentada en la conferencia de prensa, lo constituyó la supuesta admisión por parte de dos organismos de las Naciones Unidas en materia de Derechos Humanos, de sendos documentos presentados por el equipo legal del expresidente para denunciar las arbitrariedades cometidas en su contra.

“Limitantes. Una persona que ha sido extraditada al territorio de la República de Panamá no deberá ser procesada, sentenciada, detenida ni sometida a ninguna otra restricción de la libertad personal en el territorio de la República de Panamá[...] a menos que: 1. La autoridad competente del Estado extranjero haya dado expresamente su consentimiento. [...]

Artículo 548. ‘Código Procesal Penal’

Los entes mencionados fueron: el Grupo de Trabajo sobre Detención Arbitraria y el Comité de Derechos Humanos de la ONU. Aunque ambos son importantes entidades en la defensa de los Derechos Humanos, lo más apropiado habría sido acudir a la Comisión Interamericana de los Derechos Humanos y presentar la correspondiente denuncia, dado que las decisiones del sistema interamericano son vinculantes, mientras que las de los organismos mencionados de las Naciones Unidas son dictámenes técnicos- diplomáticos.

Quizás, la parte más relevante de la conferencia de prensa fue la divulgación pública de que existen otras siete posibles causas penales, en las que que el Ministerio Público pudiera estar solicitando al gobierno de Estados Unidos su consentimiento, como excepciones a la restricción del principio de especialidad.

Como es conocido, el principio de especialidad es una limitación que establece que aquellas personas que hayan sido extraditadas solo pueden ser investigadas, procesadas, juzgadas o sentenciadas, por aquel delito por el cual fue solicitada su extradición. Cualquier otro delito, cometido antes de la extradición, queda excluido, salvo que, como lo dice el artículo 548 del Código Procesal Penal, y el Tratado de Extradición entre Estados Unidos y Panamá, el país que extraditó a la persona, así lo consienta.

Es un misterio por qué la Corte Suprema de Justicia, cuando solicitó la extradición del expresidente, solo lo hizo por los pinchazos, si ese tribunal tenía múltiples causas en su conocimiento. Lo cierto es que una vez la Corte Suprema de Justicia “perdió” la competencia sobre el expresidente, también perdió la capacidad de cerrar todos los otros casos que no habían sido archivados o sobreseídos.

Esto significa que el Ministerio Público puede continuar casos penales existentes, o abrir nuevos por conductas cometidas antes de la extradición, si el gobierno de Estados Unidos así lo consiente.

El abogado Carlos Carrillo se mostró molesto con aquellas personas que comentan sobre el proceso y la sentencia, y no acudieron a ninguna de las 64 audiencias de este caso.

El pueblo panameño merecía ver y escuchar lo que ocurría en cada una de esas audiencias. Si los que seguimos el caso tuvimos que limitarnos a las noticias, las declaraciones de las partes y, finalmente, a las 114 páginas de contenido de la sentencia (la página 115 lleva la firma de los jueces), es por culpa de aquellos que evitaron que el juicio fuera transmitido por radio, televisión e internet.

Es a partir del estudio de la sentencia que se interponen los recursos más importantes, y se recoge la versión para la historia.

Comentarios

Cerrar

La función de comentar está disponible solo para usuarios suscriptores. Lo invitamos a suscribirse y obtener todos los beneficios del Club La Prensa o, si ya es suscriptor, a ingresar.

Suscríbase gratis por 30 días Prueba
Adquiera un plan de suscripción Suscríbase
Cerrar

Por favor introduzca el apodo o nickname que desea que aparezca en sus comentarios:

Comentar 0 comentarios

Los comentarios son responsabilidad de cada autor que expresa libremente su opinión y no de Corporación La Prensa, S.A.

¿Aún no eres suscriptor de La Prensa?

Elija plan de suscripción

Aquí usted podrá elegir uno de nuestros planes de suscripción y disfrutar de los beneficios que le ofrecemos.

Elegir plan